Cinco empresas que han cambiado la vida a millones de pobres

El poder de la empresa o la estructura empresarial para abordar los problemas sociales es impresionante. En este artículo se va a hablar de cinco de las empresas que más han contribuido a cambiar la vida de los más ‘pobres de los pobres’ en número suficiente como para de verdad marcar la diferencia.
25
Vision Spring
1 de 6

Una de las principales causas para volver a entrar en el círculo de la pobreza son los problemas médicos que pueden acabar con los ahorros de una familia, así como provocar un endeudamiento excesivo.

Según la OMS en su estudio Ceguera y discapacidad visual, la pérdida económica generada por la falta de una visión correcta se estima en 202 billones de dólares. Y más de un 90% de las personas con mala visión vive en países en desarrollo.

Tener una buena visión es clave para todos los trabajos manuales: tejedoras, sastres, mecánicos, artesanos… Trabajos de los que dependen la mayoría de las personas en este segmento. La pérdida de visión durante sus principales años laborales afecta poderosamente su capacidad de generar ingresos y mantener a su familia.

Vision Spring, fundada en 2001, se ha convertido en una de las empresas más exitosas en la base de la pirámide, vendiendo gafas graduadas en las zonas más remotas entre 2 y 4,5 dólares.

Un estudio de la universidad de Michigan ha concluido que un par de gafas de VisionSpring incrementa la productividad de sus clientes en un 35% y tienen el potencial de generar un aumento de su ingreso de un 20%. Con un coste de 4 dólares el par, el retorno de la inversión para el cliente se estima en 26 veces.

Vision Spring lleva vendidas más de 3,5 millones de pares de gafas en 40 países. La organización mundial de la salud estima que 703 millones de personas en el mundo podrían tener buena visión con un par de gafas, de ellas 544 solamente con gafas para leer. El recorrido es enorme, pero el modelo ya está listo y funcionando.

D.light
2 de 6

2.300 millones de personas en el mundo todavía no tienen acceso a la electricidad de forma continuada y segura: o no tienen conexión a la red o la red falla constantemente. La alternativa más común como fuente de iluminación es el keroseno, producto muy caro, perjudicial para la salud y muy peligroso.

Las personas de la base de la pirámide económica, aquellas con ingresos diarios de menos de 4 dólares al día, gastan un 15% de sus ingresos mensuales en keroseno para su iluminación, costándoles 40 veces más que lo que un americano medio paga por su energía, según las estadísticas de la US Energy Information Administration.

D.light, con su gama de lámparas solares de entre 5 y 40 dólares o hasta 200 dólares por un sistema solar para toda la casa y una garantía de dos años, consigue un ahorro importantísimo para su economía (un mínimo de 85 dólares al año de media), así como un incremento de los ingresos por poder realizar una actividad productiva más tiempo (un 38%, según estudios realizados en India), un ahorro de los costes sanitarios derivados de la inhalación de humos (el equivalente a dos paquetes de cigarrillos al día) y un aumento del índice de alfabetización de hasta un 74%.

D.light ha vendido desde su fundación en 2007, más de 10 millones de lámparas solares en 62 países, impactando la vida de más de 65 millones de personas, de entre ellas, 17 millones de niños en edad escolar. Ahorrando además, 5,2 billones de dólares en gastos relacionados con la energía y evitado la emisión de 23 millones de toneladas de CO2, según los datos de ventas y estudios realizados por UN y IFC.

Envirofit
3 de 6

Más de 2.600 millones de personas en el mundo no tienen acceso a una forma de cocinar limpia y sana, usando madera o carbón como fuente de energía y unas simples piedras o agujero en el suelo para cocinar, lo que genera importantes problemas de salud por la inhalación de humo así como un coste monetario o tiempo de recogida importante.

Las familias que usan madera para cocinar pasan una media de dos horas al día recogiendo leña y las que usan fuel gastan un tercio de su ingreso mensual en comprar combustible.

Envirofit junto con Burn, BioLite y otros, han desarrollado una serie de estufas mejoradas que además de suponer un gran ahorro, solucionan un problema medioambiental importante.

Las estufas de Envirofit ahorran un 60% del fuel necesario y hasta dos meses anuales de tiempo de recogida de la madera, aumentando el ingreso de la familia en un 15%. Además reduce hasta un 60% los gases de efecto invernadero que se emanan de esta actividad, según los datos de ventas de la empresa e informes la Iniciativa Global para Estufas Limpias del World Bank.

En diez años de funcionamiento, Envirotit ha pasado de ser un pequeño proyecto piloto en India con un solo modelo de estufa, a ser líder del sector con 15 modelos diferentes y más de un millón de estufas vendidas en más de 40 países, impactando a más de cinco millones de personas. Ha creado además 2.400 trabajos y no emitido más de 17 millones de toneladas de CO2. A nivel de individual ha ahorrado más de 96 millones de dólares en costes de combustible y 18,2 millones de semanas laborales en la recolección de leña (datos calculados por la empresa).

Con estos datos y haciendo cálculos, sólo comprando una lámpara de D.light por 8 dólares, una estufa de Envirofit por 40 dólares y unas gafas de Vision Spring por 4 dólares, es decir, con un coste total de 52 dólares, un cliente en la base de la pirámide podría alcanzar un 30% de incremento mínimo de su ingreso mensual, más el beneficio del incremento de su productividad: ¡un 30% de incremento de sueldo!

Parece fácil, pero una de los problemas con los que se encuentran estas empresas es que lo clientes no tienen ni los 8 dólares disponibles para hacer la compra, por lo que la financiación se convierte en indispensable.

M-Pesa
4 de 6

La inclusión financiera, es decir, el acceso al crédito y a productos seguros y cómodos de ahorro es clave para desarrollar cualquier economía. Y más para las personas en la base de la pirámide económica que no tienen otra alternativa, o es prohibitiva en manos de usureros. Se calcula que todavía existen 2.000 millones de adultos en el mundo sin acceso a productos financieros.

M-pesa fue lanzada por Safaricom, la marca de Vodafone en Kenia en 2007. Empezó solucionando el problema del envío de remesas de una forma mucho más barata, rápida y sobre todo segura que la forma tradicional a través de amigos o familiares, conductores de autobús, la red de correos o Western Union.

En este momento M-Pesa no sólo atiende a 25 millones de clientes (21 millones de ellos sólo en Kenia) en 11 países y tiene 261.000 agentes, sino que además ha desarrollado otros productos clave para mejorar la inclusión financiera y la economía de este segmento:

– M-Shwari Service: M-Shwari es una cuenta bancaria que ofrece una combinación de productos de crédito y ahorro emitida por el CBA (Commercial Bank of Africa).

En este momento, uno de cada cinco millones de adultos keniatas son clientes activos de M-Shwari, un tercio de los clientes activos de M-Pesa, cuyas cuentas sólo son accesibles desde esta plataforma. La mitad de los clientes de M-Shwari no tienen una cuenta bancaria en ningún otro banco, por lo que este servicio accesible desde el teléfono, supone un paso importantísimo para la inclusión financiera de este segmento de la población.

– Lipa na M-pesa: servicio para comerciantes en dónde puede pagar productos y servicios a través del teléfono que ya ha alcanzado más de 36.000 clientes.

M-Pesa maneja fondos equivalentes al 42% del GDP de Kenia y supone un 20% de las ventas de Safaricom. Ha eliminado el envío de remesas a través de las oficinas postales y Western Union. M-Shwari tiene más titulares de cuentas bancarias que todos los bancos de Kenia juntos.

Aravind Eye Care Hospital
5 de 6

Desde su creación en 1976 en India, Aravind ha crecido de un hospital de 11 camas en Madurai a 4.000 camas en 10 hospitales que realizan 350.000 operaciones de cataratas al año, con la misión de erradicar la ceguera innecesaria.

Según un estudio de la WHO, hay 39 millones de personas ciegas en el mundo de las que 80% son prevenibles, tratables o curables. La mitad de esta ceguera se debe a cataratas que pueden ser curadas con una operación de 5-10 minutos.

La mayoría de los clientes de Aravind son personas de bajos recursos a los que el centro les opera de forma gratuita o a muy bajo precio. A los que pueden pagar les cobra un precio de mercado. Son los mismos clientes los que deciden una modalidad u otra dependiendo de las comodidades que quieran, y sobre todo puedan, tener en la operación (habitación propia, comida, acompañante…).

El beneficio obtenido de los clientes más pudientes sufraga el coste del servicio gratuito a los que no lo pueden pagar. Las economías de escala por volumen, así como la optimización del modelo de atención de Aravind, hacen que el precio a pagar por los primeros siga siendo inferior al de mercado.

Aravind ha operado ya más de 30 millones de pacientes.

Otros emprendimientos
6 de 6

Estas empresas han conseguido cambiar la vida de millones de personas y hay muchas más. Ziquitza, empresa que presta servicio de ambulancias en India ha atendido ya a casi seis millones de personas, la mayoría de ellas en la base de la pirámide; Solarnow ha instalado sistemas solares en más de 12.000 casas en Uganda; Spring Health provee agua potable asequible diariamente a más de 150.000 personas en 250 pueblos en la India; casi 40.000 personas usan diariamente la red retretes franquiciados de Sanergy en Kenia, y IDEI ha vendido sistemas de irrigación y bombas de agua a más de 1,3 millón de agricultores en las regiones más pobres de la India generando conjuntamente 11.900 millones de dólares en ingresos adicionales.

Algunas otras han empezado más tarde y el potencial todavía no se ha realizado, para otras los volúmenes no son tan altos porque no están en mercados tan globales o la fórmula de adopción del producto de manera masiva no se ha encontrado; aun así existe un futuro extremadamente prometedor.

Como dicen desde UNDP: “No solo estamos en un momento en el que el potencial es enorme; también podemos corroborar que el progreso alcanzado ha sido impresionante. El trabajo es duro, pero el futuro es brillante”.

La clave no es vender un producto que satisfaga una necesidad de este segmento, que es condición indispensable, la clave está en poner el querer solucionar un problema en el centro de la actividad de la empresa. No se trata de vender lámparas solares, se trata de mejorar la forma de iluminar la vida de las personas de la base de la pirámide. Para ello, la misión y el objetivo social deben estar en el ADN de la empresa.

Los negocios en la base de la pirámide empiezan a dar sus frutos de manera masiva a problemas acuciantes. Se necesita esfuerzo, paciencia, cambio de paradigma y visión a largo plazo, pero se está en un punto de inflexión dónde los aprendizajes generados se pueden aplicar en otros ámbitos y multiplicar exponencialmente los resultados.

Como dicen en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la empresa tiene que -y puede ser- parte importe de la solución.

Artículo publicado en El País

25
Comentarios