El valor de los rankings

Se acaban de publicar en España dos rankings de organizaciones, en el ámbito de la responsabilidad y sostenibilidad. Pero, las grandes preguntas siguen siendo: ¿Realmente aportan valor estos rankings a las empresas evaluadas? ¿Son comparables los resultados?
John Scade28 Septiembre 2015
0

El primero, de origen español, Merco Responsabilidad y Gobierno Corporativo 2015, tiene como propósito identificar a las 100 empresas más responsables y con mejor gobierno corporativo que operan en España.

Para ello han recogido opiniones, sobre diferentes empresas, de más de 4.500 personas que representan nueve grupos de interés. Aunque desde una perspectiva estadística, la muestra es importante, este tipo de encuestas, por su propia naturaleza, se enfrentan a tres importantes cuestiones:

– Las personas que responden, difícilmente, disponen de un conocimiento profundo de cada organización;

– Necesariamente se incurre en un sesgo cuando se tiene en mente a las empresas más conocidas, que no necesariamente significa que sean las más responsables;

– Difícilmente se puede comparar la responsabilidad y el gobierno corporativo de una gran multinacional con el de una organización sin ánimo de lucro, principalmente de ámbito autonómico en España.

Por lo anterior, sin ser experto en el mundo de las encuestas, aunque veo que los resultados del Merco pueden tener cierto interés para las organizaciones evaluadas, estos más bien apuntan a un aspecto anecdótico. Por este motivo, pienso que los consejos de administración prestan poca importancia a este ranking.

El otro ranking que se acaba de publicar es el Dow Jones Sustainability Index (DJSI) que, aunque por su nombre podría entenderse que proviene de los EEUU, se realiza desde Suiza.

El DJSI es muy diferente, al estar enfocado exclusivamente a las empresas con mayor cotización bursátil en el mundo, a quienes se invita a participar en ello. Cuando una empresa acepta la invitación tiene que cumplimentar un cuestionario, para proporcionar a los analistas del DJSI la información necesaria para llevar a cabo el análisis y rating de cada empresa.

No se basa en opiniones personales, sino en un análisis estricto y homogéneo, basado en información pública de la empresa complementada con aquella adicional que los analistas puedan solicitar.

El DJSI trata de analizar el desempeño económico, ambiental y social de las empresas; y evalúa cuestiones tales como el gobierno corporativo, gestión de riesgos, la marca, la mitigación del cambio climático, las normas de la cadena de suministro y las prácticas laborales.

La tendencia es rechazar a aquellas empresas que no operan de manera sostenible y ética. Incluye criterios generales, así como de sostenibilidad, y específicos para 58 sectores industriales diferentes.

Desde su creación en 1999 el fin principal del DJSI es proporcionar un benchmark para ayudar a los inversores interesados en la sostenibilidad y a las empresas en la toma de decisiones. Han aparecido otros índices, como por ejemplo el FTSE4Good, pero el DJSI se puede considerar el más prestigioso.

Para las empresas, aparte de la visibilidad entre los inversores, que proporciona su inclusión en el índice, un grupo de interés relevante para cualquiera de ellas, el DJSI puede ayudarlas a identificar mejoras en su gestión sostenible. Un ejemplo de la importancia de esto es que incluso en algunas de ellas parte de la remuneración variable de sus ejecutivos está condicionado con su puntuación en el DJSI.

Desde luego se puede considerar que el DJSI aporta valor y es un referente tanto para los inversores como para las propias empresas evaluadas.

Finalmente, en relación con la cuestión de si los resultados de estos rankings son comparables, decir que claramente no lo son. Sus propósitos y alcances son tan diferentes que no se pueden comparar.

Merco trata de medir la reputación basada en la percepción de los grupos de interés acerca de las empresas, mientras que el DJSI trata de evaluar los riesgos para un inversor derivados del comportamiento de las empresas.

Por otro lado, el DJSI solo alcanza a empresas de alta capitalización. No se aplica más que a las grandes y en todo el mundo. Ni siquiera sirve de instrumento para el resto de empresas que cotizan, que son además un grupo reducido si tenemos en cuenta al resto del universo de las que no cotizan (un caso similar son las recomendaciones de buen gobierno de la CNMV).

Lo único que podría hacerse es comparar la posición y puntuación de empresas que estén en ambas listas y se vería que, primero, miden cosas diferentes, segundo, que están claramente sesgadas por la metodología y, tercero, que no coincide el universo de las organizaciones contempladas.

Ahora bien, sorprende ver que una entidad española incluida en el DJSI ni siquiera está incluida en el Merco. La razón estriba en que es una empresa desconocida para la opinión pública y que tampoco es muy reconocida en los foros profesionales de RSE en España. Pero también esto demuestra que la opinión pública tiene sus problemas cuando se trata de identificar y calificar las buenas prácticas en RSE y sostenibilidad.

0
Comentarios