El patrocinio del deporte femenino empodera a las mujeres

Iberdrola se ha marcado una nueva línea de estrategia de patrocinio, apostando decididamente por el deporte femenino a través de acuerdos con el Consejo Superior de Deportes y la Real Federación Española de Fútbol. Carmen Cabrera, responsable de patrocinios de la compañía, explica a ‘Compromiso Empresarial’ cuáles son sus objetivos.
19

Carmen Cabrera, responsable de patrocinios de Iberdrola, con jugadoras de rugby.

En los Juegos Olímpicos de Londres 2012, por primera vez en la historia del deportes español, las mujeres cosecharon más medallas que los hombres. Once para ellas y seis para ellos. Un cambio de tendencia que se terminó de confirmar en Río 2016: nueve contra ocho. Sin embargo, el dominio de las mujeres en los Juegos Olímpicos no se refleja en el día a día, donde el deporte masculino sigue teniendo mucha mayor presencia mediática, un destacado impacto social y, por lo tanto, más marcas comerciales a su alrededor.

Un escenario que Iberdrola se ha comprometido a cambiar a través de una nueva línea de patrocinio, cuyo objetivo es “ser el motor del deporte femenino en España”. “Desde Iberdrola  no hablamos de patrocinio, sino de impulsar los éxitos del deporte femenino y su práctica, favorecer la igualdad de género y fomentar hábitos saludables desde edades tempranas”, resume Carmen Cabrera, responsable de patrocinios de Iberdrola, en la entrevista con Compromiso Empresarial.

Y lo hacen a través del programa Mujer, salud y deporte, una aportación de la compañía española al programa Universo Mujer, del Consejo Superior de Deportes (CSD). La acción llega a federaciones como el bádminton, el balonmano, el fútbol, la gimnasia, el piragüismo, el rugby, el triatlón, la natación y el voleibol. “Las deportistas ya están teniendo éxitos, solo hay que impulsar el reconocimiento, que cada vez sea más y que las condiciones de trabajo que tienen sean las mejores para obtener más resultados”, explica Carmen Cabrera sobre este programa.

“En Iberdrola queremos impulsar los éxitos del deporte femenino y su práctica, favorecer la igualdad de género y fomentar hábitos saludables desde edades tempranas”, Carmen Cabrera

Fútbol femenino

Un gran esfuerzo se está realizando en el fútbol femenino. España jugó por primera vez un Mundial en 2014 y poco a poco están surgiendo grandes estrellas, aunque casi todas ellas han tenido que salir fuera de España para poder vivir como profesionales. Así ha sido la carrera de Vero Boquete, el gran referente del fútbol femenino español. Una jugadora de impacto internacional, con una larga trayectoria en los mejores equipos de Europa y Estados Unidos, país donde el fútbol femenino tiene más seguimiento que el masculino.

Desde este pasado verano, Vero Boquete juega en el PSG. Para ella, iniciativas como la de Iberdrola son muy importantes “porque es lo que nos puede dar el impulso que necesitamos”. La mejor jugadora española de todos los tiempos pone de ejemplo su propia experiencia para recalcar el peso que puede tener la presencia de un patrocinador tan importante en el fútbol: “Todas las ligas potentes en las que he jugado han tenido un patrocinador importante. Allianz en Alemania o Swedbank en Suecia, y siempre con el apoyo fuerte de la Federación o alguna institución. Ahora mismo en España tenemos las tres cosas: Iberdrola, Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y LaLiga”.

La entrada de estos tres actores en el fútbol femenino ha permitido crear lo que es, sin duda, el gran factor diferencial: la profesionalización. Como destaca Carmen Cabrera “cada jugadora tiene asignado un salario como profesional”, un hecho que permite que puedan centrarse exclusivamente en su deporte, y no compaginar fútbol y trabajo como ocurría antes. “Lo más importante es que tengan buenas condiciones, independientemente de si su ficha indica ‘profesional’ o ‘amateur’. Ser profesional es poder dedicarte a algo al 100% o con buenas condiciones para poder dar tu mejor nivel”, añade Boquete sobre este aspecto.

Todos los actores están dando pasos de gigante, aunque, como advierte la jugadora española “todavía hay mucho por hacer, pero estamos poniendo una buena base. Con el apoyo de la Federación e instituciones, el empujón de los patrocinadores, la visibilidad que empiezan a darnos los medios, el compromiso de los clubes y de las propias jugadoras, estoy convencida de que pondremos la rueda a girar y el futuro del fútbol femenino español será buenísimo”.

“Todavía hay mucho por hacer, pero estamos poniendo una buena base. Estoy convencida de que el futuro del fútbol femenino español será buenísimo”, Vero Boquete

Boquete sabe bien de lo que habla. Su biografía deportiva es también el mapa histórico del fútbol español. Cuando apenas era una niña se le prohibió jugar al fútbol ya que no había equipos femeninos y la Federación no le dejaba participar con los chicos. Barreras que, afortunadamente, ya están ampliamente superadas, pero que no se remontan a tiempos tan pretéritos.

En estos años han crecido las libertades para ellas y el número de aficionados que las siguen. “Las deportistas están demostrado que son grandes profesionales, y eso lleva a los aficionados al campo. Antes era muy difícil ver que un partido de fútbol femenino pudiera llegar a los 2.000 espectadores, y ahora tenemos partidos con cerca de 4.000 como en La Romadera (Zaragoza) o los 14.000 del Vicente Calderón (Atlético de Madrid)”, señala la responsable de patrocinios de Iberdrola, quien destaca también el crecimiento de “las audiencias en televisión (los partidos son televisado por Bein). No cabe duda de que la audiencia crece cada vez más”.

Pero Iberdrola no solo llega a la punta del iceberg. En su línea de actuación también está participar en la selección absoluta española de fútbol femenino y, con la Federación, fomentar el deporte en los colegios, creando una ecuación perfecta donde el “deporte de base genere mayores federadas y, por lo tanto, mayores participantes. Tener mayores participantes significa más posibilidades de conseguir grandes estrellas. En otros deportes se puede observar que tener grandes estrellas atrae a más afición, repercutiendo así en el beneficio de los clubes y, por ende, dando mayores ingresos para el deporte de base. El objetivo, al final, es que todos los estamentos deportivos se vean beneficiados”.

“Tener grandes estrellas atrae a más afición, repercutiendo así en el beneficio de los clubes y, por ende, dando mayores ingresos para el deporte de base”, Carmen Cabrera

Deporte y salud, de la mano

Dentro de esa línea de conseguir referentes para atraer afición, el programa Mujer, salud y deporte cuenta con cuatro grandes deportistas en otras modalidades: la campeona olímpica de bádminton Carolina Marín; la nadadora Ona Carbonell; la exjugadora de waterpolo Jennifer Pareja, y la tenista Sara Sorribes. Todas ellas han participado, además, en la campaña de Iberdrola para sensibilizar y poner fin a la violencia de género.

“De este modo, Iberdrola refuerza su compromiso con la promoción del talento, la igualdad efectiva y el desarrollo social, que forman parte de los pilares de la compañía”, señala Carmen Cabrera, añadiendo que buscan “acercar el mundo del deporte y la vida sana a la mujer; es uno de nuestros pilares y lo llevamos como bandera. La concienciación no es solo deporte por el deporte, sino también incluir la salud dentro de los buenos hábitos”.

Las estadísticas señalan que cada vez es mayor la participación de la mujer en el deporte amateur (50% en el running), aunque aún está lejos de la cifras de los hombres. “Hemos observado que hay un rango de edad, desde la adolescencia a la etapa posuniversitaria, donde la mujer deja de hacer deporte, ya sea por falta de tiempo o interés en otros temas, perdiendo así constancia y, por lo tanto, la vinculación a una vida más saludable. Creemos que la práctica del deporte, de manera profesional o ‘amateur’, es beneficiosa tanto para la mente como para el cuerpo”.

Más repercusión en los medios

La base para que crezca el deporte femenino, sin duda, está asentada, pero ahora falta la implicación de los medios de comunicación. “La apuesta por el deporte femenino se ponía en duda porque se creía que no iba a tener resultados, pero en estos últimos años se ha visto que es al revés. Los medios tienen que ser uno de los principales protagonistas para el crecimiento del deporte femenino”.

Es cierto que cada vez se retransmiten más competiciones deportivas femeninas, y las chicas tienen más espacio en los periódicos, pero, como advierte Carmen Cabrera, “aún queda trabajo. Igual que nosotros estamos concienciados con el mundo de la mujer, poco a poco los medios irán creyendo también”.

19
Comentarios