Pymes españolas líderes en sostenibilidad

La sostenibilidad se va imponiendo poco a poco en la forma de hacer de la empresa española. Y cuando se habla de sostenibilidad se tiene en cuenta su triple vertiente: económica, social y medioambiental.
183

Por un lado, la empresa se va dando cuenta de que en el futuro ser sostenible va a ser una “licencia para operar”. Ya no se puede permitir seguir minando los recursos naturales que existen y la sociedad no lo va a consentir. Cómo dice el lema Ecoalf, la marca líder en fabricación de tejidos y prendas de ropa con productos reciclables, “porque realmente no hay un planeta B”.

Por otro lado, cada vez hay más empresas y casos demostrando que “la sostenibilidad es un buen negocio”. Y que una vez que se contabilizan todas las externalidades generadas al no ser sostenible, no salen los números.

Por eso desde 2005 en el que sólo había cinco empresas españolas en el Dow Jones Sustainability Index, hoy hay 13 más. La gran empresa española lo tiene muy asumido y en muchos casos tiene departamentos de Sostenibilidad, reportes, memoria de Sostenibildad específica y está evaluada por ello por los inversores.

Para las pymes el camino está siendo mucho más arduo. Con estos últimos años centradas en capear el temporal de la crisis, pocas han podido apostar por invertir en ser más sostenibles. Sin embargo aunque son las menos y la mayoría poco conocidas en España existen pymes referentes a nivel mundial en sostenibilidad en sectores en los que lo fácil hubiera sido actuar de otra forma. Su ejemplo es una fuente de inspiración para muchas otras.

Ternua, ropa de montaña que respeta el medio ambiente

Ternua nace en 1994  inspirado en el espíritu aventurero, de superación y respetuoso de los balleneros vascos. Es una marca de ropa de montaña y de actividades de outdoor, que como ellos mismos definen en su página web: “Habla de montaña, naturaleza, aventura, solidaridad y respeto al medio ambiente”.

Ofrece productos de altas prestaciones técnicas, polivalentes y de diseño único, sostenible y respetuoso a la vez con el medio ambiente. Ternua ha sido calificado como “el Patagonia español”.

Desde sus inicios, Ternua apostó por la innovación y por ser cada vez más respetuoso con el planeta tanto en sus procesos como en los tejidos que utiliza. Desde 2009 todas sus prendas son fabricadas con algodón orgánico y desde 2013 toda la pluma que utilizan es reciclada Neokdun® FP 700, erigiéndose como pionera en la utilización de pluma reciclada, dando como resultado chaquetas-plumíferos de montaña realizadas con un material natural y 100% biodegradable.

En 2015, consiguen la eliminación total de los PFOA/PFOS de sus productos y en 2016 la exclusión del PFC en el 80% de sus prendas, sustancias químicas perjudiciales para la salud y el medio ambiente. Logros muchos de ellos pioneros en el sector.

Su objetivo: eliminar totalmente los PFC (fluorcarbonos) de sus prendas y aumentar el porcentaje de aquellas que utilicen tejidos certificados Bluesign, 100% de algodón orgánico o reciclados. Viendo su trayectoria, seguro que lo consiguen y volverán a dar la siguiente vuelta de tuerca.

“Ese es nuestro camino, hoy y siempre: devolver al planeta lo que él nos ha dado, protegiendo a la naturaleza y las personas, sin destruir ni una mínima parte esencial de ellas”, concluyen.

Muebles Lufe, el Ikea vasco

Muebles Lufe se ha ganado el apelativo del “Ikea vasco”. Esta empresa creada hace tres años en Azkoitia (Guipúzcoa) por el empresario Enrique Arrillaga, resurge de las cenizas de la antigua empresa familiar, también dedicada a la fabricación de muebles. Como él mismo dice en una entrevista concedida al diario El País: “La crisis nos llevó a la ruina, perdimos todo, hasta la casa, por culpa de los impagados. Decidimos poner fin a aquella forma de trabajar, basada en el mueble a medida con unos costes añadidos que no daban margen, y optamos por cambiar la filosofía de la empresa”.

Ya el nombre es un manifesto de su filosofía: L de “local”, U de “universal”, F de “funcional” y E de “ecológico”. Sus camas, mesas, sillas, estanterías, cómodas… están creadas con madera maciza procedente de bosques autóctonos que han recibido la certificación ecológica PEFC, que garantiza a los consumidores que sus productos provienen de bosques gestionados sosteniblemente. El origen de la madera es ecológico, evitando la tala ilegal, fomentando la diversidad, sustentando poblaciones locales y manteniendo intactos numerosos ecosistemas.

La clave de su éxito reside en la simplificación del producto y en la venta directa por Internet, lo que les permite eliminar los gastos de intermediarios y distribuidores y colocarse en el mercado con unos precios muy asequibles. El montaje de forma extremadamente sencilla por el cliente, hace el resto. La compañía va doblando ventas todos los años y alcanza ya una facturación de 1,2 millones de euros, recibiendo pedidos tanto de España como del extranjero. Su producto estrella es una cama de madera de pino que se puede montar en cinco minutos y cuesta 30 euros.

Como dice su fundador “proponemos la belleza y la armonía como estilo de vida, diseñando muebles bonitos y cómodos, pensados para favorecer el bienestar de las personas. Queremos simplificar, revitalizar, hacer del mundo un lugar más habitable”.

Ecoalf o cómo hacer moda sostenible

Ecoalf nace en 2012 con la idea de crear una compañía de moda realmente sostenible que no siguiera utilizando recursos naturales del planeta de una forma indiscriminada, puesto que según la compañía, todos los estudios resaltan que actualmente se están usando cinco veces más recursos naturales de los que el planeta es capaz de autogenerar.

Por ello, se propuso crear una marca de moda sostenible y para ellos lo más sostenible es no seguir utilizando los recursos del planeta. Pero los materiales reciclados, para tener éxito en el exigente mundo de la moda, tenían que tener la misma calidad, diseño y propiedades técnicas que los mejores productos no reciclados.

Sin embargo la oferta era muy escasa, de muy baja calidad y con unos porcentajes de materia reciclada muy bajos. Por lo que Ecoalf tuvo que invertir en I+D y crear alianzas para, a través de la inversión en sofisticados procesos de innovación, desarrollar tejidos, forros, cintas, suelas, etiquetas o cordones con materiales reciclados que enamoraran al consumidor y permitieran crear un producto de alta gama.

Hoy Ecoalf es líder a nivel mundial tanto en la fabricación y venta (con puntos de distribución en todo el mundo), como en el uso de estos materiales generados a partir de botellas de PET, granos de café, redes de pescar o neumáticos usados.

Además, con su proyecto Upcycling the Oceans, de la Fundación Ecoalf, se ha embarcado en una aventura sin precedentes que ayudará a limpiar los océanos de basura gracias al apoyo de los pescadores. Un proyecto único, complejo y pionero cuyo objetivo final es transformar el plástico del Mediterráneo en hilo para hacer tejidos y que pretende replicarse en otras partes del mundo, estando ya en proyecto en Tailandia.

Imagen de la pasada edición de Sustainable Brands 2016 en Barcelona.

Sustainable Brands, creando ecosistemas

Estas no son las únicas empresas líderes en sostenibilidad. Empresas como Cosentino, Aqualogy, o Axioma Solucions, también tienen soluciones pioneras en su campo y son un ejemplo para el mundo entero.

Pero no es fácil, y aunque en la empresa española va calando poco a poco, es indispensable tener ejemplos en los que poder mirarse y un ecosistema que les apoye.

Para dar a conocer todos estos ejemplos, compartir casos buenos y malos y sobre todo aprendizajes en un tema en el que los estudios de caso y literatura todavía brilla por su ausencia, surge Sustainable Brands. Se trata de una comunidad a nivel global para “compartir y acelerar el camino a la sostenibilidad”, comenta a Compromiso Empresarial Sandra Pina, directora de Sustainable Brands España.

El encuentro de Sustainable Brands, el mayor evento en materia de sostenibilidad, se celebra cada año en distintas ciudades del mundo y este 2017 tendrá lugar en Madrid los días 8 y 9 de mayo. En él intervendrán los casos más punteros de sostenibilidad a nivel mundial, entre ellos: Ben & Jerry’s, Timberland, Cambell, Mondelez, Unilever o Ideo.org. Contará además con el Ayuntamiento de Madrid como partner institucional.

El lema de este año es Activación del propósito y la programación de las conferencias profesionales estará dividirán en cuatro grandes bloques: El panorama macro del propósito; Construyendo una organización con propósito; Involucrar a los consumidores a través del propósito, y La innovación orientada a la sostenibilidad.

Y como la sostenibilidad es cosa de todos, incluyendo a la administración y a la ciudadanía, Sustainable Brands organizará dos eventos especiales en ese sentido. Sustainable Sunday cortará el tráfico del Paseo del Prado para que todos los que quieran puedan participar en actividades cuya finalidad es la sostenibilidad y un evento de cocreación, Co-creating cities, con la colaboración del Ayuntamiento de Madrid, para dejar un buen legado en la cuidad.

El tema de la responsabilidad de la empresa con la sociedad ha sido siempre controvertido. Es fácil tomar una decisión sostenible cuando es económicamente rentable. ¿Pero qué pasa en el momento que esa decisión tiene un coste para la empresa? Por un lado la responsabilidad empresarial debería ser tal que la empresa primara el bien común frente al individual, pero son conocidas por todos las presiones a las que son sometidos los resultados de las compañías, y la primacía del corto plazo sobre el largo. Pero si la empresa incluyese en la coctelera tanto el largo plazo como los intangibles que su decisión puede acarrear a nivel de reputación, el impacto en el valor de su marca, la percepción del consumidor, y el valor económico de la no sostenibilidad en el futuro para su actividad, la decisión será fácil de tomar.

Cómo dice Sandra Pina, “en este momento la sostenibilidad es sí o sí; la cuestión está en la velocidad con la que seamos capaces de incorporarla en nuestro día a día tanto personal como empresarial”. Y se cuestiona: “¿Seremos capaces de cambiar a la velocidad suficiente para que nuestros hijos puedan salir a la calle sin mascarilla?”.

Para ello será necesario que todos los actores se pongan manos a la obra ya, y que los consumidores recuerden que siempre tienen la última palabra.

183
Comentarios
  1. Gisela

    Excelentes ejemplos de cómo la sostenibilidad puede ayudarte a que tu empresa triunfe.