Juntos por el empleo, un concierto muy particular

0

Un total de 165 personas procedentes de 86 organizaciones (34 ONG, 38 empresas y 14 representantes de la administración pública) se dieron cita en el Espacio de Fundación Telefónica para asistir a un concierto muy particular: Un año juntos.

Se trataba de dar cuenta de los resultados del primer año de trabajo de la iniciativa Juntos por el empleo que se lanzó oficialmente el 26 de junio de 2012 por las Fundaciones Accenture, Fundación Compromiso y Transparencia y Fundación Seres.

Aquel día las fundaciones convocantes reunieron por vez primera a más de sesenta profesionales de cincuenta organizaciones del sector empresarial, el sector público y del tercer sector para impulsar una estrategia colectiva en favor del empleo de los sectores más vulnerables.

Al finalizar la intensa jornada de trabajo, los asistentes acordaron priorizar cuatro líneas de acción para los próximos años: mejorar la formación impartida a los colectivos vulnerables para adaptarla a las necesidades del mercado de trabajo, unir esfuerzos en la intermediación entre la oferta y la demanda de empleo, impulsar el emprendimiento de los colectivos vulnerables y mejorar los sistemas de financiación y medición de resultados de los programas de inserción.

Faltan orquestas

La iniciativa de Juntos por el empleo nació de la convicción de que era necesario conjuntar los esfuerzos de todas las organizaciones implicadas si se quería resolver el problema de la falta de empleo de los colectivos más vulnerables.

“Existen organizaciones muy buenas y contamos con buenos proyectos. Efectivamente, tenemos muy buenos solistas, pero nos faltan orquestas: esfuerzos concertados y objetivos colectivos. Si el proceso de globalización nos está enseñando algo, y ciertamente durante esta crisis lo estamos experimentando con una virulencia particular, es que los problemas de uno hoy son problemas de todos. Son de todos porque son interdependientes y, precisamente porque los problemas son interdependientes, se necesita el concurso de todos los actores para resolverlos: sector público, sector privado y tercer sector. Resulta urgente compartir los esfuerzos, los éxitos y también los fracasos, que dejan de serlo, precisamente, cuando se transforman en aprendizajes colectivos”, comentó Javier Martín Cavanna, director de la Fundación Compromiso y Transparencia, durante la presentación de Un año juntos.

Los propósitos no han quedado en saco roto. Durante este último año 95 organizaciones, procedentes del sector público, privado y tercer sector, han trabajado conjuntamente en nueve proyectos para impulsar el empleo y el autoempleo de los colectivos más vulnerables.

“Se han destinado cerca de 70.000 horas de trabajo al desarrollo de proyectos dirigidos a mejorar la empleabilidad de los colectivos más vulnerables. Un esfuerzo colectivo nunca visto hasta ahora”, según Ana Millán, directora de la Fundación Accenture.

1. Formar en las necesidades del puesto de trabajo. Una de las prioridades que se identificó más rápidamente fue la necesidad de adecuar y ajustar la formación impartida a las demandas del mercado de trabajo. Ese objetivo se concretó en tres proyectos: el Observatorio de Empleo, la herramienta Emplea+ y la Guía de buenas prácticas en formación para el empleo.

El Observatorio de Empleo, es un portal, en cuyo desarrollo han participado seis organizaciones sociales (Fundaciones Exit, Tomillo, Integra, FSG-Inserta y Norte Joven), seis empresas (InfoJobs, Fundación Manpower, Fundación Randstad, Fundación Seres, Fundación La Caixa y CEET) y el Ayuntamiento de Madrid.

El portal permitirá conocer los perfiles de empleo más demandados, tanto a corto como a largo plazo, para que las instituciones formativas puedan ajustar mejor sus ofertas de enseñanza. Esta herramienta ayudará a conocer mejor la demanda laboral (organizada por sectores, actividades económicas y ocupaciones), así como las tendencias de futuro, las previsiones, la estacionalidad, etc.

Emplea+ es una herramienta que permite medir las competencias técnicas y transversales que posee el candidato para ocupar un puesto de trabajo. La herramienta no se limita a evaluar las capacidades, sino que también diseña el itinerario formativo y pone a disposición los materiales de formación online necesarios para completar esas competencias.

Emplea+ ya está en funcionamiento en algunas organizaciones, como la Fundación del Secretariado Gitano, y en vías de implantación en otras, como Cruz Roja y Cáritas. Al igual que en el caso del Observatorio de Empleo, para el desarrollo de este proyecto han prestado su ayuda varias empresas, como Grupo Eulen, Grupo Vips, Konecta, Acciona o NH Hoteles.

Por parte de la administración pública ha participado la Unidad Administrativa del Fondo Social Europeo dependiente del Ministerio de Trabajo.

Grupo Siro, Coca-Cola, Cuatrecasas o DKV son algunas de las empresas que han colaborado junto con un grupo de organizaciones sociales, como la Fundación Pinardi Carmen Pardo Valcarce o Entreculturas, en la elaboración de una Guía de buenas prácticas en formación para el empleo.

Gracias a la estrecha colaboración de estas organizaciones se ha podido diseñar una guía que documenta los casos de éxito en las prácticas de inserción profesional estructurados de acuerdo con las diversas fases (planificación, selección, formación, prácticas e inserción) y completados con unas fichas resumen muy prácticas que proporcionan información de la organización, una breve descripción de la experiencia, los resultados alcanzados, etc.

2. Facilitar el acceso a la financiación. Uno de los problemas más graves que enfrentan las organizaciones que imparten formación para el empleo y el autoempleo es la falta de tesorería o la necesidad de apalancar fondos privados para obtener financiación pública. Para intentar paliar este problema se ha comenzado a trabajar en el desarrollo de un mercado de cofinanciación y anticipos privados.

Con este proyecto se pretende desarrollar un punto de encuentro entre organizaciones sociales que o bien ya cuentan con un compromiso de pago por parte de la administración pública pero necesitan que alguien les anticipe la financiación para dar comienzo al proyecto, o cuentan con el compromiso de una financiación pública pero condicionada a una cofinanciación privada.

El punto de encuentro pretende poner en contacto a inversores o donantes privados que disponen de fondos y buscan apalancar su ayuda o identificar organizaciones con proyectos sólidos ya en marcha, pero necesitados de una financiación adicional.

Nantim Luk, Ayuda en Acción, Acción contra el Hambre o Plan Internacional son algunas de las organizaciones sociales que están participando en este proyecto junto con algunas entidades financieras como Bankia, Banco Popular, Fundación Microfinanzas BBVA o Barclays.

3. Youth Business Spain. Los jóvenes son uno de los colectivos más castigados por la situación de desempleo en España y la iniciativa de Juntos por el empleo ha querido prestarles una atención especial impulsando la implantación y desarrollo de la organización internacional Youth Business Spain, que ha desarrollado un interesante programa de mentoring con jóvenes que quieren emprender una aventura empresarial. Empresas como JP Morgan o el despacho de abogados Hogan Lovells están apoyando este proyecto, que también cuenta con la ayuda del Injuve (Vid. Convertir a jóvenes sin trabajo en creadores de empleo).

4. Fomentar el autoempleo. El empleo por cuenta ajena no siempre resulta factible, de ahí que la iniciativa colectiva haya querido también empujar la alternativa del autoempleo desarrollando proyectos dirigidos a estimular el espíritu emprendedor con organizaciones sociales reconocidas como Ashoka, Asociación Semilla o Junior Achivement y la ayuda de Fundación Telefónica. Para impulsar el emprendimiento las organizaciones participantes están trabajando en diversos proyectos que, al igual que en el empleo por cuenta ajena, contemplan acciones de formación y financiación.

Medir y comunicar. Ninguna orquesta tiene calidad si no ensaya constantemente hasta ejecutar con precisión la partitura. Por eso uno de los elementos esenciales de Juntos por el empleo es medir el desempeño y compartir los aprendizajes.

El conocimiento es un activo que tiene una característica muy peculiar: es un bien que crece al compartirlo. Compartir el conocimiento en el campo social exige ponerlo a disposición de toda la colectividad. En este sentido, el proyecto contempla el desarrollo de una futura plataforma, no solo para difundir los conocimientos sino también para generarlo.

Se trata, en definitiva, de crear un verdadero ecosistema de colaboración en el que todos los que están, participan y en el que no existe más jerarquía que el propio conocimiento puesto al servicio de los demás.

Estos son algunos de los acordes de un concierto que apenas acaba de comenzar, pero que ya puede mostrar algunos frutos. “Por eso –como señaló Ana Sainz, directora de la Fundación Seres–, la palabra más repetida es gracias, muchas gracias a todos”.

@compromiso_empr
0
Comentarios