Emprendedores sociales volcados en la salud

La escasez de financiación no ha sido motivo de desaliento para los emprendedores de la salud. Ferias como ‘The South Summit’, celebrada recientemente en Madrid, lo confirman. Y es que de su última edición ha surgido toda una cartera de compañías innovadoras que podrían cambiar la vida de muchas personas enfermas.
0

El sector salud no está falto de emprendedores ávidos de cambiar la vida de la sociedad. Grandes ejemplos se han encontrado en la feria The South Summit, celebrada recientemente en Madrid, que un año más volvió a convertirse en el mayor hervidero de startups de España. Allí se han dado a conocer, entre otras muchas, cinco jóvenes empresas españolas que van a mejorar la vida de multitud de personas que sufren patologías diversas, gracias a sus innovaciones.

Algunas, como Medicsen e Insulclock, están focalizadas en los pacientes de diabetes: desarrollando páncreas artificiales y dispositivos móviles de control de las dosis administradas.

Otras, como Isbitech y Picto Connection, se centran más en aspectos neurológicos. La primera está desarrollando unos auriculares que capturan la actividad cerebral, la procesan y la convierten en información útil para detectar y tratar desórdenes psicológicos y neurológicos.

Por su parte, Picto Connection ha creado una app sencilla para que todas aquellas personas que tengan dificultades de habla puedan comunicarse con los que están a su alrededor.

Por último, I+D Running se dedica a mejorar la calidad de vida de los atletas. Esta spin off de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla centra sus servicios en la prevención e identificación de las causas de lesiones de carrera y la mejora del rendimiento en corredores a través de un estudio biomecánico en 3D.

Aliados contra la diabetes

Medicsen fue fundada por el Dr. Eduardo W. Jørgensen hace menos de un año: “Vi como una niña de 10 años rechazaba por vergüenza el tratamiento de la diabetes a pesar de que la doctora le indicaba las posibles complicaciones que tendría a largo plazo: ceguera, amputaciones…”.

Ese fue el germen del páncreas artificial que él mismo ha diseñado y que ya pone sus miras sobre Norteamérica y Oriente Medio como mercados en los que asentarse, dos regiones en las que esta enfermedad es mucho más frecuente.

El sistema de Medicsen recogerá multitud de parámetros y variables del paciente que permitirán predecir sus variaciones en la curva glucémica. “Pretendemos así tratar al individuo, no la población de personas diabéticas en general, personalizando la terapia insulínica”, asegura el CEO de la compañía. El usuario podrá ver a través de una aplicación en su móvil sus variables más importantes y consejos para sobrellevar su enfermedad.

“Llegaremos al mercado con este producto en enero de 2016”. Y según sus previsiones, en 2019 el sistema se podrá completar con un dispositivo no invasivo capaz de administrar la insulina continuamente y en pequeñas dosis, “tal y como funciona el páncreas fisiológico”.

Para ello, Medicsen necesita financiación: “Un millón de dólares para el desarrollo a lo largo de 2016 y 4 millones para el desarrollo del proyecto al completo durante cuatro años. Estamos buscando inversión tanto pública como privada, nacional e internacional a cambio de participaciones en la compañía”, concreta Jørgensen.

Insulclock
Insulclock

Más modestas son las necesidades económicas de Insulclock, que hasta el momento ha salido adelante con fondos propios y la cuantía de varios premios conseguidos. “No descartamos buscar financiación privada, pero tenemos claro que nuestro crecimiento será gracias al cierre de acuerdo con partners a nivel comercial para la distribución de nuestro producto en varios países”, explica su CEO, José Luis López.

Diabético desde los 19 años, el fundador de Insulclock ha diseñado un dispositivo que acoplado a la pluma que el diabético emplea para inyectarse la insulina, enviará información clave al smartphone: dosis aplicada, hora de inyección, tipo de insulina… con el fin de evitar tanto olvidos como sobredosis.

“Será de especial ayuda para los padres con niños pequeños en el colegio, que no saben cuándo y cómo les ponen la insulina, o para quien tiene familiares mayores que también necesitan atención para llevar bajo control su diabetes”, asegura López.

Después de más de un año de desarrollo, la compañía tiene un segundo prototipo listo para ser testado. “Varios hospitales y asociaciones de pacientes serán los primeros en probarlo antes de que termine el año para poder salir al mercado antes del primer semestre de 2016”, anuncia el CEO. Además, acaba de arrancar un ensayo clínico en Estados Unidos y mantiene conversaciones para su distribución en Rusia, Turquía e Israel.

El poder de la mente

Uno de los proyectos con mayor proyección internacional es el de los auriculares neurológicos de Isbitech, capaces de transmitir a dispositivos móviles resultados precisos para tratar determinadas patologías. “Es más que probable que tengamos que cambiar nuestra sede para tener una localización mejor como Sillicon Valley, en San Francisco, o el MIT de Boston”, asegura Alejandro de Vicente, COO de la compañía.

Y no es para menos, ya que Isbitech parte en breve hacia San Francisco, a la lanzadera de startups Rocket Space, donde participará en un programa de aceleración en conjunto con Spain Tech Center para sacar adelante su prototipo. Allí buscarán la financiación que necesitan, ya que es en esta región donde “se invierte más en hardware y en empresas de base tecnológica”.

En este momento, cuenta con un plan de futuro a dos años que cubre la realización de un prototipo, marketing, investigaciones de fiabilidad… “El objetivo principal es tener el dispositivo en el mercado en dos años como máximo, con una buena capa de clientes y una facturación que como mínimo cubra los gastos del inversor y sus beneficios”, concreta de Vicente.

Picto Connection
Picto Connection

Un poco más cerca, aunque también a nivel internacional, se mueve Picto Connection, una app ideada por Meritxell Molina, dirigida a personas con dificultades en el habla: “Ahora mismo nuestro equipo se encuentra en Nijmegen, en Holanda, participando en el Rockstart Accelerator Program”, asegura Laura Raventós, marketing manager de la compañía.

Según ella, el empujón que les ha dado esta aceleradora holandesa les está permitiendo focalizarse en la captación de clientes. “Puede que en un periodo de seis a ocho meses busquemos una gran inyección de capital, pero no en este momento”.

El software de Picto Connection ha sido diseñado de forma específica para personas que, debido a una enfermedad, un accidente o un trastorno neurológico, no pueden comunicarse. “A través de un análisis neuropsicológico online se genera de manera automática una herramienta adaptada a las patologías y necesidades de cada usuario”, explica Raventós.

Menos miedo a la lesión

Otro tipo de tecnología es la que emplea I+D Running, una empresa fundada por Pablo Floría, doctor e investigador en Biomecánica Deportiva en la Universidad Pablo Olavide de Sevilla.

Según éste, diversos estudios han demostrado que más del 50% de los corredores habituales se lesionan todos los años. Por eso creó esta empresa, centrada en la prevención e identificación de las causas de esas lesiones, y en la mejora del rendimiento de los corredores a través de un análisis biomecánico de la carrera con cámaras de captación de movimiento en 3D.

“Durante 2015 hemos construido nuestro laboratorio de alto rendimiento para los runners de la calle, que se encuentra en el Centro de Investigación en Rendimiento Físico y Deportivo de la propia Universidad Pablo de Olavide”, puntualiza Carlos Floría, cofundador de la compañía. Pero no ha sido hasta este otoño cuando han empezado a recibir a sus primeros clientes.

“Adicionalmente, estamos empezando a tramitar un nuevo centro en Madrid y en desarrollar nuestro negocio online, que esperamos lanzar en el corto plazo”, añade. Tampoco descartan ampliar sus servicios a otros deportes.

0
Comentarios