Pablo Soto: “En Madrid la transparencia es algo real, no de discurso político”

'Compromiso Empresarial' entrevista a Pablo Soto, concejal responsable del Área de Participación Ciudadana y Transparencia del Ayuntamiento de Madrid, sobre la apuesta del consistorio por esta materia.
12

El delegado de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto del Ayuntamiento de Madrid, Pablo Soto, durante el recuento de la primera votación ciudadana. Foto: Ayuntamiento de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid ha convertido el derecho de acceso a la información es su apuesta fundamental y según fuentes de la institución son “la administración local que más solicitudes de acceso a la información recibe”.

Esto se debe a la puesta en marcha de un ambicioso programa de reformas y medidas que han convertido al consistorio madrileño en un referente de la transparencia y la participación, tanto en España como a nivel internacional. De hecho, algunas de las políticas llevadas a cabo por el Área de Participación Ciudadana, Transparencia y Buen Gobierno, como la plataforma Decide Madrid, han sido adoptadas por otras ciudades como A Coruña, Barcelona o Buenos Aires en Argentina.

En el marco del II Transparency Corporate Summit, organizado por la consultora de comunicación, reputación y asuntos públicos Kreab, Compromiso Empresarial habla con Pablo Soto, concejal responsable del Área de Participación Ciudadana y Transparencia, para conocer los detalles de estas acciones que han permitido al Ayuntamiento colocarse a la vanguardia de la transparencia y llevar sus políticas más allá del marco legal estatal.

¿En qué aspectos ha avanzado más el Ayuntamiento de Madrid sobre transparencia?

Cuando llegamos al Ayuntamiento de Madrid había una ausencia total de normativa interna sobre transparencia. No había ningún reglamento, ordenanza, ni nada parecido y tampoco había un departamento específico.

Lo primero que hicimos fue aprobar la publicidad de las agendas institucionales y luego preguntamos a los funcionarios del Ayuntamiento: “¿Qué información pasa por vuestras mesas que pensáis que es necesario hacer pública y no lo es?”. Esto fue un exitazo porque tuvimos más de mil respuestas de funcionarios en 24 horas.

Con toda esa información construimos un grupo de trabajo que elaboró la ordenanza de transparencia del Ayuntamiento; la norma que necesitábamos para hacer todos los avances que están sucediendo en el Ayuntamiento.

¿Cuáles son esos avances?

Algo muy significativo es cómo garantizamos el acceso a la información; hemos creado un mecanismo paralelo para el ejercicio de este derecho sin necesidad de identificación. Somos la única institución que lo hace, a parte Consejo General del Poder Judicial. La diferencia es que para acceder a otras instituciones que aplican la norma estatal tienes que identificarte, mientras que en el Ayuntamiento basta con mandar un email solicitando la información; así es como se hace en todos los sitios del mundo donde realmente el derecho de acceso a la información pública se ejerce como un derecho fundamental.

Otro de nuestros avances trata sobre la publicidad de las agendas de todos los concejales, tanto del gobierno como los de la oposición, así como las agendas de todos los asesores y los cargos directivos. Actualmente hay alrededor de 300 personas publicando sus agendas en el Ayuntamiento de Madrid.

Actualmente hay alrededor de 300 personas (concejales, tanto del gobierno como los de la oposición, asesores y cargos directivos) publicando sus agendas en el Ayuntamiento de Madrid.

Por otra parte, hemos impulsado los portales de información, como el portal de datos abiertos y hemos incrementado el conjunto de datos que se publican. El Ayuntamiento de Madrid tiene la mejor publicidad en huella normativa -proceso de elaboración de las normas municipales- de España, porque no solo visualizamos lo que requiere la Ley de Transparencia, sino toda la parte de tramitación –enmiendas, diario de sesiones- y también la fase de elaboración del texto –las memorias, los informes, los resultados de una consulta pública previa-, es decir, no hay nada que no se enseñe.

¿Cree que estas medidas servirán para cambiar la voluntad de quienes se aprovechan de la corrupción en la Administración local?

La opinión que yo recibo de las empresas a nivel general es que están encantados con que se avance en esto, porque la corrupción y todas las irregularidades que ocurren sin límite cuando no hay transparencia, solo beneficia a unos poquitos y por lo general, la inmensa mayoría de las empresas y empresarios, lo que quieren es que haya cuanta más transparencia mejor, porque les garantiza el acceso igualitario a la contratación pública y previene que un corrupto les exija un dinero a cambio de un trabajo.

¿Cómo habéis conseguido avanzar tanto en tan poco tiempo, solo dos años?

Nos encontramos con un equipo de gente dentro del Ayuntamiento con mucho nivel, muchos conocimientos y muchas ganas de cambiar la transparencia de la institución. Esto nos ha permitido abordar más fácilmente el cambio radical que ha convertido a Madrid en una ciudad donde suceden cosas interesantes sobre transparencia.

Además, participamos bastante en órganos internacionales y estatales, como la Red de Entidades Locales por la Transparencia de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y a nivel internacional hemos firmado la Carta de datos abiertos, siendo la primera ciudad europea en hacerlo.

También somos una de las 15 ciudades elegidas por la Alianza de Gobierno Abierto –Open Government Partnership-, para su programa piloto de instituciones subnacionales, como reconocimiento a todo este impulso de la transparencia y la participación.

Madrid es una de las 15 ciudades elegidas por la Alianza de Gobierno Abierto –Open Government Partnership-, para su programa piloto de instituciones subnacionales.

¿En qué consiste este proyecto piloto de la Open Government Partnership?

La OGP es una organización internacional que te acompaña, te ayuda, te supervisa, te indica que aspectos debes mejorar si no lo haces lo suficientemente bien y certifica que estás haciendo lo correcto; esto último es muy importante para nosotros porque significa que Madrid es un lugar donde están ocurriendo cosas reales y de verdad, no de discurso político.

En este proyecto piloto la OGP se abre a instituciones que no son estados nacionales; somos 15 organizaciones subnacionales las seleccionadas.

¿Qué otras ciudades están en este programa piloto y por qué han sido elegidas?

De Europa, estamos París y Madrid y de otros países, por ejemplo, están el estado de Ontario, de Canadá, y la ciudad de Austin, en Texas. Estos sitios han sido elegidos porque tienen políticas de transparencia especialmente avanzadas o innovadoras, y por eso son seleccionadas por la OGP. Uno de los aspectos más positivos de este programa es que nos permite compartir experiencias con todos esos agentes de vanguardia a nivel internacional y compartir nuestras experiencias de Madrid con las de otros sitios. Gracias al marco de la OGP algunas instituciones internacionales utilizan actualmente la plataforma Decide Madrid en sus respectivas ciudades, como por ejemplo Buenos Aires, París, la región de La Libertad de Perú o Nariño en Colombia, y hasta cerca de 40 ciudades de todo el mundo.

¿Quedan retos pendientes en el Ayuntamiento de Madrid en cuanto a materia de transparencia?

¡Absolutamente! El reto de la transparencia es ponerla a funcionar, porque cuando hay una norma de transparencia y se aborda con fuerza un proyecto como éste, el objetivo no es solo que la sociedad tenga acceso a la información, sino que la propia institución se convierta en el principal consumidor de sus datos.

El reto de aquí a un año es que el Ayuntamiento de Madrid pueda consumir su propia información de una manera muy sistematizada en toda la institución y que la transparencia se implante a nivel interno de una manera total.

¿Qué le gustaría destacar a los lectores de CE sobre el área de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto del Ayuntamiento de Madrid?

Lo que está ocurriendo en el Ayuntamiento de Madrid desde hace dos años, en cuanto a participación ciudadana y transparencia, desmiente el hecho de tener que elegir entre instituciones muy burocratizadas pero poco eficaces, o instituciones muy eficaces pero con poca carga burocrática para someterse a la transparencia o a mecanismos de participación ciudadana.

El camino que está recorriendo el Ayuntamiento de Madrid desmiente esto totalmente, porque precisamente la transparencia ayuda a detectar y desactivar focos burocráticos que impiden a la institución cumplir con su finalidad y fin social, igual que la participación viene a convertir las decisiones y los procesos de toma de decisión en más eficaces. Si las decisiones se toman en pequeños despachos por grupos reducidos de personas, normalmente son peores que si se toman por cientos de miles o millones de personas, y esto lo estamos demostrando día a día desde el Ayuntamiento.


12
Comentarios