El patrimonio de los fondos ISR se acerca a los 170.000 millones de euros en España

En Europa, el importe es de 20 billones de euros, siendo Reino Unido, con 5,6 billones de euros, el país con más peso en este mercado. Así lo desprende el nuevo informe de Spainsif.
CE24 noviembre 2016
0

El patrimonio de los fondos gestionados teniendo en cuenta criterios ambientales, sociales y de buen gobierno (ASG) llegó a 169.359 millones de euros en 2015, según el estudio La inversión socialmente responsable en España elaborado por Spainsif y patrocinado por Cecabank.

Esta cifra supone un crecimiento del 16,3% respecto a los 125.152 millones de euros de 2013. En este mismo periodo, el incremento del mercado de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones es del 13,6%, lo que significa que la ISR ha crecido un 20% más que la industria.

Esos casi 170.000 millones de euros en activos bajo gestión que contemplan alguna estrategia ISR en sus políticas de inversión significan el 47% del total del mercado de instituciones de inversión colectiva y fondos de pensiones en España.

Durante la presentación del estudio, Jaime Silos, presidente de Spainsif, dijo que es un buen momento “para trasladar un mensaje a los inversores, tanto institucionales como particulares, respecto a la toma de conciencia de los cambios que se están experimentando a todos los niveles -económicos, sociales y ambientales-, que orientan hacia soluciones sostenibles y enfoques en el medio y largo plazo, desplazando a los puramente especulativos y ajenos a la economía real”.

Y añadió que “al igual que vamos hacia un nuevo modelo energético y económico, en el mundo de la inversión se tiene que producir algo similar, siendo la alternativa la inversión sostenible”.

Análisis por estrategias

– Exclusión: se centra en buscar aquellas empresas cuya actividad es contraria a la definida en la política de inversión para excluirlas de la cartera de inversiones. Esta estrategia también es conocida como screening negativo. Es una estrategia de mínimos, ya que es la forma más sencilla de política ISR que puede adoptar una organización o fondo. Entre los criterios de exclusión más comunes se encuentran: armamento, pornografía, tabaco, energía nuclear o explotación infantil.

Las exclusiones simples son la estrategia con más volumen del mercado ISR en España, con una media en los últimos cinco años del 74,6% del total de las inversiones ISR. A cierre de 2015, el patrimonio gestionado bajo esta estrategia alcanzó los 123.000 millones de euros.

– Screening basado en normas: va un paso más allá de las estrategias de exclusión simple. En este caso, el inversor excluye a las empresas de su universo de inversión en base a sí cumplen o no con ciertas normas internacionales. Entre las más utilizadas están las líneas directrices de la OCDE para empresas multinacionales, las normas de la OIT, el Pacto Mundial de Naciones Unidas o los Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos de la ONU.

En cuanto al importe, se situó en 24.000 millones de euros en 2015, un 30% más que en 2013. En este caso, es de destacar el incremento experimentado desde los 1.119 millones de euros gestionados con este criterio en 2011.

– Best-in-Class: es la primera de las estrategias avanzadas de ISR. El inversor a priori no va a excluir ninguna empresa de su universo de inversión, ni por la actividad de la empresa, ni porque no sea signataria de una norma internacional. Lo que se hace es evaluar las empresas con el objetivo de incluir en su cartera aquellas que, dentro de sus diferentes sectores y mercados, estén teniendo los mejores desempeños ASG.

Con respecto a los datos obtenidos para esta estrategia, el mayor alcanzó los 2.535 millones de euros en 2015 frente a los casi 2.000 millones de 2013.

– Inversiones temáticas: se caracterizan por invertir en organizaciones o proyectos de determinados sectores relacionados por una temática específica. Este tipo de inversión se ha ligado a la ISR ya que se están desarrollando rápidamente productos de inversión cuya temática es la sostenibilidad.

Este tipo de estrategia es de selección positiva, ya que en este caso únicamente se incluyen en la cartera de inversión, las empresas que se dediquen a una actividad concreta. Entre los criterios temáticos más utilizados se encuentran la lucha contra el cambio climático, gestión responsable del agua, gestión agrícola y/o forestal responsable y energías renovables.

De acuerdo con los últimos datos, el crecimiento entre 2013 y 2015 fue del 91% hasta llegar a un volumen de patrimonio bajo gestión de 300 millones de euros.

– Inversión de impacto: tiene dos características básicas y es que, por un lado, buscan la rentabilidad financiera, por lo que no son filantropía y, por otro, el impacto ambiental y social tiene que ser medible. Los principales productos que se pueden englobar son capital riesgo social, inversión en microfinanzas, financiación participativa (crowdfunding), bonos verdes y bonos sociales y, por último, bonos de impacto social.

La inversión de impacto alcanzó 267 millones de euros en 2015, que representa un porcentaje muy pequeño del total del mercado ISR en España. Sin embargo, ha sido una de las estrategias que más ha crecido, el 75% respecto a 2013.

– Engagement y voto: son de las más avanzadas en ISR y se contabilizan juntas debido a que están muy relacionadas. Los inversores están tomando cada vez más conciencia de que los criterios ASG pueden afectar, por un lado, a su reputación como inversor y por otro al binomio rentabilidad riesgo de sus inversiones.

Cada vez más están ejerciendo su derecho a voto, incluyendo preguntas relacionadas con los criterios ASG en el orden del día de la junta de accionistas, votando en contra de ciertas decisiones del consejo de administración, esto último se conoce como activismo accionarial (Vid. Nuevo activismo accionarial: ¿Está preparada su empresa?).

El engagement o diálogo activo es una modalidad que ha empezado a surgir como respuesta de las empresas a esta corriente de voto activo en las juntas de accionistas. Se centra en abrir una línea de comunicación con el inversor antes de la junta de accionistas. La empresa en muchas ocasiones, puede modificar ciertas actividades o comportamientos para ajustarse a los requerimientos de sus inversores, asegurándose, de esta forma, juntas de accionistas exitosas, fidelizando a sus principales inversores en el proceso.

En este caso, el volumen bajo gestión a cierre de 2015 fue de 10.455 millones de euros, un 7% más que en 2013.

– Integración ISR: es una de las más avanzadas y óptimas estrategias ISR. Trata de incluir un análisis extrafinanciero, dentro del análisis financiero que realiza el inversor, para seleccionar las empresas y proyectos que va a incluir en su cartera.

En España, es la cuarta estrategia más utilizada tras la exclusión simple, el screening basado en normas, y el engagement y voto. El volumen de patrimonio alcanzó los 8.283 millones de euros, con un crecimiento entre 2013 y 2015 del 6%.

La ISR en Europa

En cuanto a Europa, el importe ascendió a 20 billones de euros, frente a los 14,5 billones de euros de 2013, de acuerdo con los datos de Eurosif recogidos en el informe de Spainsif. Reino Unido, con 5,6 billones de euros (3,5 billones en 2013), se mantuvo como el país con más peso en este mercado, seguido de Francia (3,7 billones) y Países Bajos (3,4 billones).

Entre 2013 y 2015, la ISR en Europa creció un 18,28%, destacando algunos países que hasta la fecha no habían tenido un gran volumen de patrimonio en este mercado: Alemania, con un aumento del 394,5%, y Suiza, con un 388,96%.

También se debe tener en cuenta que los principales motores del mercado ISR mantuvieron una alta tasa de aumento, como en el caso de Francia, con un 29,32% y de Reino Unido, con un 26,5%.

0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.