Con el apoyo de

"España posee un ecosistema emprendedor muy fuerte; no tiene nada que envidiar"

Hace unos meses abría en Madrid el Enel Innovation Hub, un espacio dirigido a los emprendedores del mundo de la energía, que se suma a una red de centros innovadores creada por Enel, repartidos por diversas ciudades del mundo. El responsable del hub de Madrid, Fernando Sandoval, habla con ‘Compromiso Empresarial’ de la marcha y de los objetivos de esta iniciativa.
8

Madrid es una de las pocas ciudades del mundo, y la única de España, que cuenta con un Enel Innovation Hub, una red de centros innovadores enfocados al sector energético que la multinacional Enel (de la que Endesa forma parte) puso en marcha en 2016. El primero se creó en Tel Aviv (Israel), al que siguió el del área de Silicon Valley, en San Francisco (EEUU). Poco después aparecerían también el de Moscú (Rusia), el de Catania, en la zona de Sicilia (Italia), que tiene un importante foco en energías renovables, el de Santiago de Chile y el de Río de Janeiro (Brasil).

Todos ellos están interconectados y todos tienen un fin común: escuchar y apoyar las propuestas de aquellos emprendedores con ideas innovadoras que renueven el sector de la energía. Compromiso Empresarial ha podido hablar con el principal responsable del hub de Madrid, Fernando Sandoval, para conocer más a fondo esta iniciativa y los objetivos que con ella se pretenden conseguir.

¿Cómo y con qué objetivos nace el Enel Innovation Hub?

Nace de la inquietud y de la necesidad del grupo de tener un posicionamiento en el ecosistema emprendedor de Israel, uno de los más potentes del mundo. No obstante, llevábamos trabajando ya más de seis años en este campo, aunque solo desde nuestras infraestructuras locales.

Como el Grupo Enel no estaba asentado en Israel, decidimos asociarnos con un partner local que nos ayudara con este posicionamiento y con la prospección de startups en el país. El espacio funcionó muy bien desde el primer momento, por eso se toma la determinación de abrir hubs en otros puntos del globo relevantes desde el punto de vista del emprendimiento.

Se entiende entonces que España es una referencia en este campo…

Claro, tiene un ecosistema empresarial muy fuerte que no tiene nada que envidiar al de otros países: con alta formación, gran cualificación y especialización, y capacidad para desarrollar soluciones tan avanzadas como las de Tel Aviv o Silicon Valley.

España tiene un ecosistema emprendedor con alta formación, gran cualificación y especialización y capacidad para desarrollar soluciones tan avanzadas como las de Tel Aviv o Silicon Valley.

El centro de Madrid surgió de una forma muy similar al de Moscú, que fue el primero que se creó en un espacio en el que ya contábamos con estructuras previas. Allí se ha instalado en el centro de emprendimiento e innovación de Skolkovo, una apuesta del Gobierno ruso para potenciar la I+D+i próximo a la capital. Allí están concentradas no solo las startups sino también las universidades, los centros tecnológicos y las corporaciones que están trabajando por la innovación en Rusia.

Hemos aprovechado las diversas estructuras locales que ya teníamos allí y las hemos aunado bajo el paraguas de los Innovation Hub. Y este mismo sistema lo hemos repetido no solo en el de Madrid, también en el de Chile, el de Brasil y el de Catania.

¿En qué consiste exactamente la actividad que se desarrolla en estos espacios?

Para empezar, los Innovation Hub tienen tres responsabilidades fundamentales. La primera es la de desarrollar el ecosistema de emprendimiento de los mercados en los que estamos presentes. Conseguir que todos los actores de este ecosistema conozcan la propuesta de valor que tiene el Grupo Enel para las startups.

En el caso del hub de Madrid, que engloba a España y Portugal, tenemos también la responsabilidad de desarrollar una relación sólida con otros ecosistemas similares del resto de Europa. Lógicamente debemos exceptuar a Italia y a Rusia donde ya están funcionando los centros de innovación propios, centros que se marcan como objetivo esa misma responsabilidad.

¿Cuáles son los otros dos puntos a lograr?

El segundo probablemente sea el más importante: hacer la prospección de startups que sean capaces de resolver los retos de innovación que tienen nuestras líneas de negocio. Hace más de diez años que estamos promoviendo un modelo de innovación abierto en el que participan emprendedores, universidades, centros tecnológicos, centros de investigación, proveedores… Todos los actores con los que nos tenemos que relacionar para fomentar esa innovación abierta.

Y el tercero, que estamos trabajando para que fructifique, es el de acelerar startups. No queremos ser una aceleradora corporativa al uso, sino dar un impulso a aquellos casos en los que la línea de negocio case con nuestros intereses y que les falte por desarrollar alguna capacidad específica para poder empezar a trabajar con nosotros. Es decir, les ayudaríamos a corregir ese déficit. Y siempre teniendo en cuenta que sería una aceleración ad hoc, sin convocatorias ni selecciones previas.

O sea, que es el hub el que llama a la puerta de las startups y no al revés.

No, tenemos las dos variantes. Parte de este trabajo de posicionamiento en los ecosistemas emprendedores sirve para darnos a conocer entre las startups. Si alguna de estas empresas incipientes cree que tiene una solución o servicio que sea interesante para Enel, puede ponerse en contacto con nosotros y presentárnosla. Es una forma de trabajar proactiva.

Pero también tenemos una forma de trabajar reactiva: cuando una de nuestras líneas de negocio nos plantea una serie de retos nosotros salimos al mercado a buscar a las startups que pueden ayudarnos a resolverlos.

Fernando Sandoval, responsable del Enel Innovation Hub de Madrid.

Para realizar ese primer contacto con las empresas, ¿tenéis acuerdos concretos con universidades, centros tecnológicos o de investigación?

No, no buscamos el cerrar acuerdos específicos con centros específicos, pero sí mantener una relación fluida con todos ellos. Que sepan que pueden contactar en todo momento con nosotros si cuentan con una startup afín a nuestros intereses.

Lo cierto es que hace unos años cerramos varios acuerdos con el Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Circe), localizado en Zaragoza. Y con su colaboración hemos sacado adelante algunos de los desarrollos innovadores presentados por Endesa.

¿Cuántas iniciativas han entrado a formar parte de los Innovation Hub?

A nivel global tenemos en marcha unos 150 proyectos que están en diferentes fases de desarrollo, y unos 35 están en la fase final de despliegue comercial. De estos últimos, por lo menos la mitad se han hecho en España, fruto de esa actividad previa que Endesa puso en marcha años antes de la inauguración del hub.

Ha comentado cómo se buscan nuevas soluciones de puertas para afuera. ¿No se intenta fomentar el intraemprendimiento desde Enel?

Por supuesto, pero no desde el Innovation Hub, que solo trabaja de puertas para afuera. Pero sí que dentro de Endesa y del Grupo Enel tenemos funciones de desarrollo de la cultura de la innovación, adquiriendo un compromiso de impulsar aquellos proyectos que puedan surgir a nivel interno que casen con las necesidades de la compañía.

Los siete Enel Innovation Hub forman una red conectada entre sí. ¿Es exclusiva para los emprendedores?

No, también forman parte de ella fondos de inversión, business angels, centros tecnológicos… una red de relaciones a la que pueden acceder nuestros emprendedores. Nosotros queremos ser el mejor socio industrial para estas startups. Nuestra relación con ellas dependerá del grado de desarrollo que tengan sus proyectos y del enlace que tenga con nuestro negocio.

Eso sí, no somos inversores. Nuestros principios nos impiden entrar en su capital. Pero como socio industrial ponemos en su mano todo nuestro conocimiento, a nuestros expertos a nivel tecnológico y regulatorio, nuestros laboratorios y nuestras infraestructuras reales para que los emprendedores hagan pruebas. Y, por supuesto, le ofrecemos la oportunidad de escalar con nosotros, llegando a un mercado de 65 millones de clientes repartidos en 30 países.

8
Comentarios