Nace una plataforma que clasifica 'apps' y dispositivos para personas ciegas

Esta web gratuita analiza y cataloga más de 150 aplicaciones y dispositivos valorando la funcionalidad, la facilidad de uso y las necesidades de cada persona. Destacan aquellos que benefician la comunicación e incrementan la autonomía personal.
265

La Barcelona Macula Foundation (BMF), entidad sin ánimo de lucro formada por médicos investigadores comprometidos en la investigación internacional contra la ceguera, y la consultora especializada en accesibilidad digital DRJ han creado una plataforma en la que se analizan y evalúan aplicaciones y dispositivos que contribuyen a hacer más fácil el día a día de personas que sufren ceguera o una pérdida de visión sobrevenida.

Una de las principales características del proyecto es que la validación tiene en cuenta las características de cada situación, como la edad de la persona afectada o el tipo de pérdida de visión que presenta (si es periférica o central, por ejemplo) y que ha sido realizada por expertos en tecnologías de asistencia que son, además, invidentes.

La nueva plataforma es una web de consulta gratuita en la que se ha realizado una importante labor de catalogación y selección de aplicaciones y dispositivos valorando parámetros como la funcionalidad, la facilidad de uso, el usuario al que va dirigido y el precio, entre otros muchos aspectos. La web, en la que se ha invertido un año de trabajo, incluye 40 propuestas top después de haber evaluado exhaustivamente más de 150 herramientas tecnológicas de las que actualmente ofrece el mercado en la categoría denominada “tecnologías de asistencia”.

El proyecto, que lleva como nombre SilVer (Smart Aids for Visually Impaired), nace de la experiencia del Institut de la Màcula, dirigido por el oftalmólogo e investigador en retina Jordi Monés MD, PhD, que en su trabajo diario observa el impacto que supone para los pacientes enfrentarse a una pérdida de visión inesperada. “Los médicos no solo curamos o luchamos para detener el avance de una enfermedad, sino que también tenemos la capacidad de incidir positivamente en los pacientes dándoles confianza y orientándoles, de forma rigurosa, sobre cuáles son las mejores tecnologías asistenciales para su situación, principalmente en los primeros meses que es cuando se sienten más indefensos”, afirma Monés.

Para Daniela Rubio, fundadora de DRJ y certificada como Apple Distinguished Educator, “además del impacto psicológico, que ya en si mismo es un duelo, para las personas afectadas resulta muy frustrante no poder llevar una vida como la que llevaban hasta ese momento, ya que no es lo mismo ser ciego de nacimiento y no conocer otra cosa, que sufrir el problema de repente”. “Hace 25 años todo era más difícil. Ahora, la tecnología es nuestra aliada y nos hace la vida más fácil, aunque no todo sirve para lo mismo ni para todo el mundo. Las necesidades y las habilidades de una persona joven o adulta no son las mismas que las de una persona mayor y eso hay que tenerlo en cuenta para aconsejar correctamente”, asegura José Vicente González, también fundador de la consultora.

En la actualidad, la ceguera sobrevenida es una patología principalmente vinculada a la edad. Los estudios indican que, en un futuro próximo, uno de cada cuatro personas sufrirán una pérdida grave de visión a causa de una enfermedad degenerativa. Según la OMS, en el mundo hay unos 39 millones de personas ciegas y se calcula que en el 2020 esta cifra ascenderá a 90 millones. Por otra parte, los datos que recoge la Agencia para la Prevención de la Ceguera, el 80% de las personas invidentes son mayores de 50 años. En cuanto a personas jóvenes, patologías como la enfermedad de Stargardt o la Retinosis Pigmentaria son las principales causantes de pérdida de visión en este colectivo.

Dispositivos y aplicaciones, algunos ejemplos

De entre los dispositivos seleccionados destacan aquellos que benefician la comunicación y ayudan a incrementar la autonomía personal. El Color Star es, por ejemplo, un dispositivo muy práctico que distingue hasta mil matices de colores y que ayuda a combinar la ropa en el momento de vestirse. Otro dispositivo especialmente útil es un indicador de nivel de líquidos: se coloca en el borde de cualquier recipiente y emite un sonido para señalar que el contenido ha llegado arriba, sin que sea necesario introducir los dedos con el riesgo de mancharse o quemarse.

Entre las aplicaciones, destaca Digit-Eyes que lee etiquetas de códigos de barras, permitiendo a personas con discapacidad visual escanear códigos UPC / EAN para reconocer más de 34 millones de productos de su base de datos o Be My Eyes, una forma de conectar a personas ciegas o con baja visión con voluntarios videntes para ayudarles a resolver un problema de forma puntual.

265
Comentarios