Siete emprendimientos sociales de éxito en México y Centroamérica

La red de Ashoka lleva más de 30 años trabajando en estas regiones, donde ha logrado vincular a 250 empresarios con proyectos de muy diversa índole: formación para niños y jóvenes en situación de pobreza, mejora nutricional a través de nuevas técnicas agrícolas, acceso a una vivienda digna, acciones para reducir las cifras de violencia o evitar emisiones de CO2 son algunos de sus objetivos.
26

México y la región de Centroamérica tienen una serie de peculiaridades que están haciendo aflorar una nueva hornada de emprendedores sociales, impulsada por las innumerables herramientas que el progreso y la evolución van dando, pero también a iniciativas como las que promueve Ashoka.

La red mundial de emprendedores sociales lleva más de 20 años abarcando todo este territorio, y más de 30 solo en México. Allí ha conectado a empresas, escuelas y universidades con valores sociales y/o respetuosos con el medio ambiente para potenciar su “poder transformador”, como comentan desde la organización.

Entre los proyectos que llevan a cabo en esta amplia región están Ashoka U, para fomentar una cultura de la innovación social desde el mundo educativo, a través de la cual se han podido crear tres Changemaker Campus en universidades mexicanas, y Children and Youth, que busca implicar a los más jóvenes en esta dinámica de cambio social a través del emprendimiento.

Por otra parte,  con el paso de los años y a través de la iniciativa Venture and Fellowship, ha logrado vincular en su red a 250 empresarios de los países de la zona, de los cuales destacan los siguientes casos de éxito:

1. ¡Échale! A tu casa (México)

Promovida por Francesco Piazzesi, esta empresa social contribuye al desarrollo comunitario, haciendo a las comunidades vecinales partícipes de la producción de sus propias viviendas “seguras, dignas y ecológicas”, como comentan sus responsables. La compañía se encarga de formar a sus constructores, asesorarles y elaborar un plan de financiación para todos los vecinos.

La iniciativa surgió para paliar el problema de vivienda existente en México, donde existe un déficit de nueve millones de viviendas dignas, sin agua potable y con otros problemas de salubridad. A través de la labor de sus asesores, Piazzesi ha podido ayudar a construir y mejorar 180.000 viviendas en 23 estados mexicanos. También han empezado a trabajar en Venezuela, El Salvador y Haití.

2. Semilla Nueva (Guatemala)

Este proyecto de Curt Bowen tiene como objetivo cambiar el desarrollo del sistema agrícola en Centroamérica. Semilla Nueva se dedica a compartir conocimientos y nuevas técnicas de sembrado para obtener un maíz (el alimento más barato que se puede conseguir) con mejores valores nutricionales que repercutan en una mejor salud de la población que vive bajo el umbral de la pobreza, un 50% en Guatemala.

Para ello, trabaja en colaboración con agricultores, organizaciones del sector ciudadano e instituciones gubernamentales, vendiendo y plantando sus semillas Fortaleza. Lleva más de diez años funcionando y ya cuenta con un equipo de trabajo de casi 20 personas. Por el momento ha trabajado con 350 familias campesinas, que han cosechado suficiente maíz para cambiar la dieta de 7,5 millones de personas.

3. Educate2Envision (Honduras)

Creada por Katia Gómez en 2010, esta iniciativa ha servido para crear una serie de escuelas secundarias que buscan facilitar el camino formativo a todos aquellos estudiantes con un buen rendimiento académico de zonas rurales, con muy pocos recursos. Para ellos acudir a la escuela secundaria significa un viaje de más de cuatro horas a pie, a lo que se suman otros gastos que, en muchas ocasiones, las familias no pueden asumir.

Educate2Envision (E2E) tiene escuelas propias con una metodología propia que promueve el emprendimiento. Además, hasta el momento ha proporcionado 220 becas a jóvenes de seis comunidades rurales para poder acceder a esta educación secundaria de una forma asequible. Una formación que mejora sus perspectivas en el futuro y que suelen repercutir en su propia comunidad, enriqueciéndola y mejorándola.

4. Circo Volador (México)

Fundado por Héctor Castillo y con más de 30 años de historia, el Circo Volador es un centro comunitario donde se reúne a jóvenes de pandillas urbanas y zonas marginadas del Distrito Federal. Tiene tres objetivos fundamentales: crear oportunidades para su educación, formarles en el plano artístico y darles habilidades técnicas que les ayudarán a conseguir un empleo.

A lo largo del tiempo, se ha convertido en todo un espacio cultural en el que se puede acceder a cursos de formación, exposiciones, mesas redondas, conferencias, programas de radio y conciertos, actividades siempre muy enfocadas al público joven. Según explican desde el Circo Volador, en la Ciudad de México viven, al menos, 12 millones de personas de menos de 29 años, de los cuales cerca del 40% están en una condición de pobreza real que les estigmatiza de por vida. Una situación que buscan mitigar con su actividad constante.

5. Asociación Mangle (El Salvador)

Promovida por Ramón Aristides, busca desarrollar una sociedad organizada, preparada para responder de forma eficiente a las catástrofes, tanto naturales como las provocadas por el hombre. Surgió al finalizar la guerra civil de El Salvador, desarrollando un modelo de auto organización democrática que permite a las comunidades superar divisiones y hostilidades, combatir la pobreza y la degradación ambiental y enfrentarse a los desastres naturales acaecidos en los últimos años.

A través de su mediación, las comunidades han sido capaces de orquestar una serie de planes estratégicos a medio-largo plazo que están ayudando a dirigir y resolver los conflictos que van surgiendo. Cuentan con programas de trabajo de organización de comunidades, de cuidado medioambiental, de producción y de infraestructura.

6. Fondo Centroamericano de Mujeres (Nicaragua)

Esta organización, fruto del trabajo de Ana Criquillon, trabaja para que las mujeres de Centroamérica tengan mayores oportunidades y puedan superar situaciones en las que su integridad física y emocional pueda verse en peligro. Busca el apoyo de los centroamericanos que residen en regiones más prósperas, como Estados Unidos, y pone en marcha acciones de apoyo y formación que promuevan la independencia económica y social de la mujer.

Cuenta con cinco líneas de trabajo: derechos laborales, derechos sexuales y reproductivos, apoyo a colectivos de jóvenes, a grupos de migrantes y a organizaciones y redes de cuidado medioambiental lideradas por mujeres.

7. Eco Eficiencia Empresarial (Costa Rica)

Es un programa de formación medioambiental que asocia al sector público con el privado para conseguir neutralizar las emisiones de carbono en Costa Rica antes de que acabe 2020. Promovido por Manfred Kopper para la Alianza Empresarial para el Desarrollo (AED), mide y regula todos los factores que pueden afectar al planeta a través de un modelo de cálculo propio y de análisis de la huella ambiental.

Los participantes en la iniciativa aprenden a identificar, medir y gestionar los impactos ambientales de su organización y a destacar oportunidades para mejorar la eficiencia y reducir las emisiones. Hasta el momento, gracias a esta iniciativa las empresas del país han dejado de arrojar al ambiente más de 34.000 toneladas de CO2, que equivales a los gases generados por más de 6.000 vehículos.

26
Comentarios