“Reino Unido usa los fondos de las cuentas inactivas para la inversión de impacto”

Un fondo de fondos de impacto es clave para el desarrollo de la inversión de impacto en España. Así lo explica a ‘Compromiso Empresarial’ Cliff Prior, CEO de Big Society Capital.
8

Cliff Prior, CEO de Big Society Capital.

El 8 de mayo de este año se anunciaba la creación por UnLtd Spain, Open Value Foundation y Eurocapital Wealth Management EAFI, de la Secretaría (Foro Impacto) del Grupo de Trabajo Español para la Inversión de Impacto Social en España, con el objetivo de que el país se adhiera formalmente en 2019 al Global Steering Group (GSG), organismo internacional compuesto por 18 países que fomenta la inversión de impacto social, del que España no forma parte todavía.

Esta iniciativa de la sociedad civil española cuenta también con la participación de Gawa Capital, Ship2B y Creas, como socios estratégicos para el desarrollo de comisiones de trabajo temáticas; junto con Esade, como socio académico; Cuatrecasas, como socio jurídico, y la Fundación Compromiso y Transparencia, como socia de comunicación a través de esta revista Compromiso Empresarial.

Como parte del trabajo de la Secretaría Foro Impacto se ha creado un grupo de estudio de la oferta de capital de impacto en España en la que se han integrado entidades españolas de primer nivel representando a cada tipo de oferente de capital de impacto, incluyendo banca privada, aseguradoras, family offices, sector público, fundaciones e inversores institucionales.

En este trabajo se enmarca la jornada El camino de España hacia el GSG y su oferta de capital de impacto: un segmento en alza, que el pasado 2 de Julio inauguró Cliff Prior, CEO de Big Society Capital, el primer y mayor fondo de fondos a nivel mundial para la inversión de impacto.

En este contexto, Compromiso Empresarial entrevista a Cliff Prior, una de las personas con mayor conocimiento de las inversiones de impacto así como sus mecanismos y particularidades, para entender el rol de Big Society Capital, así como sus enseñanzas y recomendaciones a la hora de desarrollar la oferta de capital para financiar las inversiones de impacto en España.

¿Qué es Big Society Capital y por qué este tipo de iniciativas son importantes para la sociedad?

Big Society Capital es una institución financiera independiente con una misión social. Es un mayorista, un fondo de fondos, diferente a un fondo de impacto, con dos objetivos principales: la actividad mayorista de inversión de impacto y tener un papel muy activo en el desarrollo del mercado.

Los mayoristas reúnen diferentes tipos de inversión que luego despliegan estratégicamente en los fondos de impacto y en los bancos sociales, que son los que asignan los fondos a los proyectos adecuados según su impacto social y su rentabilidad.

La actividad de inversión de Big Society Capital empezó en 2012 con una capitalización de GBP 400 millones de cuentas inactivas y GBP 200 millones de bancos comerciales. Según la legislación británica, las cuentas inactivas o dormant accounts son aquellas cuentas que no han tenido ningún movimiento en los últimos 15 años. Es a este capital al que accede Big Society Capital para hacer sus inversiones.

“Las cuentas inactivas o ‘dormant accounts’ son aquellas cuentas que no han tenido ningún movimiento en los últimos 15 años. Es a este capital al que accede Big Society Capital para hacer sus inversiones”.

En países con gran cultura de ahorro, muchas personas se olvidan de su dinero y se queda en cuentas sin utilizar. Se necesitan cálculos actuariales para determinar qué porcentaje hay que tener disponible en caso de que lo quieran recuperar, pero el resto es un recurso impresionante. Según nuestra experiencia, solo alrededor de la mitad se recupera. Dado el gran impacto, estamos ya mirando otros tipos de fondos inactivos, como fondos de pensiones o fondos de inversión.

Este uso de las dormant accounts es un sistema que muchos otros países están analizando.

¿Pero por qué es importante la inversión de impacto?

En este momento no nos faltan retos sociales cruciales a todos los niveles a los que dar una solución, y las fuentes tradiciones de fondos para solucionarlos se están agotando. Tanto en los países desarrollados donde los impuestos y el gasto público se hacen insuficientes, como en los países en desarrollo, con grandes retos de toda índole y población creciente.

La mayoría de las organizaciones sociales encuentran enormes y crecientes dificultades para encontrar capital que financie sus modelos de desarrollo y poder generar su impacto. La pregunta es si podemos cambiar eso con la inversión social.

Esto es lo que está demostrando Big Society Capital. Apoyado además por las nuevas tendencias, porque los millennials tienen un gran interés en poner su dinero, ahorros, fondos de pensiones… en los valores que defienden; eso es abrumador. Necesitamos construir este ecosistema donde el interés de los inversionistas individuales cuente con fondos en los que invertir, a través de intermediarios, en las organizaciones de impacto social que pueden ayudar a resolver estos problemas y potenciar estos valores.

¿Cuáles han sido sus mayores logros?

Los logros han sido impresionantes en los dos objetivos que tenemos marcados, tanto en el desarrollo del mercado, como el impacto de las inversiones per se.

A nivel de mercado hay muchos más intermediarios. Muchos han conseguido la sostenibilidad; la calidad de la actividad es mucho mayor; el entendimiento de esta forma de financiación entre las organizaciones sociales es más profundo, y hay mucho más capital disponible. Si hay una cantidad suficiente y amplia de fondos se genera confianza en el mercado, se atrae talento y se desarrolla todo el ecosistema.

A nivel de las inversiones per se tenemos muchos ejemplos, desde aquellos que son muy poderosos, pero con una escala muy pequeña, a aquellos con una escala muy amplia.

Con una escala pequeña, pero un impacto espectacular tenemos por ejemplo la ONG Common Wheel, una fundación que desarrolla vivienda especializada. Una organización pequeña, pero que ataja los problemas más difíciles, entre ellos la creación de vivienda para todos aquellos refugiados que están en situación de limbo en UK porque han perdido todos sus papeles en su viaje. Vienen de países en zona de guerra a los que no pueden retornar, pero al estar sin papeles no tienen acceso a servicios públicos: no pueden trabajar, no pueden estudiar y no tienen ningún medio de apoyo. Common Wheel ha desarrollado un esquema de vivienda que permite no cobrarles renta, basado en el retorno de otros esquemas de vivienda exitosos de la fundación.

Otro ejemplo es el problema del alto desempleo de los jóvenes de nivel medio-bajo que salen de la escuela con muy bajas calificaciones académicas, empeorado además si tienen algún tipo de antecedente penal. No pueden encontrar trabajo en ningún sitio a pesar de no existir prácticamente desempleo en Inglaterra. Trabajan con ellos y los reconducen a itinerarios de empleo que no requiera de formación académica, como en la construcción, en la que existe un gran déficit en Inglaterra.

Cliff Prior durante la entrevista.

Uno de los proyectos de mayor escala que hemos abordado es el financiamiento de viviendas sociales asequibles. Existen asociaciones de vivienda social reguladas en el Reino Unido, pero los requisitos de deuda y los ratios de capital/deuda les impiden seguir creciendo, por los que hemos desarrollado productos a los que no les impacte el balance. Nuestra inversión de GBP 15 millones se ha convertido en GBP 200 millones al probar el modelo y hacerla conjuntamente con bancos comerciales. Ahora muchas empresas privadas están copiando este modelo, por lo que el volumen de capital disponible se ha multiplicado exponencialmente.

Uno de los productos más exitosos que hemos desarrollado son los charity bonds (bonos ONG) que dan la oportunidad a ONG de recaudar dinero de fuentes de capital alternativo y está permitiendo a muchas de ellas escalar sus proyectos de forma sostenible.

Esta iniciativa ha funcionado muy bien en UK, ¿cómo de replicable es en otros países?

Algunos países están usando distintos enfoques. Este año veremos fondos de fondos para inversión de impacto en Japón, Portugal y, probablemente, Corea del Sur; el año que viene en Canadá y Australia. Japón tiene un volumen enorme de cuentas inactivas mientras que en Australia estos fondos los tiene el Gobierno transferidos al Tesoro Público, por lo que tiene que buscar otra fuente de fondos.

Sudáfrica e India están utilizando el porcentaje de beneficio de RSC obligatorio. En estos países existe la obligatoriedad de invertir una parte de las ganancias empresariales en proyectos sociales. Debería existir una mezcla de dinero regulado comercial y gubernamental, pero toda fuente de capital viene con sus problemas.

¿Qué recomendaría a España para el desarrollo de la oferta de capital destinada a inversión de impacto?

Lo que se está haciendo ahora investigando sobre la oferta, la demanda y los intermediarios es muy importante. Debes entender el punto en el que te encuentras, tanto a nivel regional como a nivel nacional. También analizar la cultura como punto de partida: ¿Qué piensa la gente que tiene que resolver los problemas sociales? ¿Gobierno, ONG, sociedad civil? ¿En qué nos podemos apalancar?

Hay que analizar cómo es el sistema regulatorio en detalle. En muchos países, las organizaciones sociales no pueden realizar su misión y obtener beneficios, y si no puede obtener beneficios, entonces está muy limitado en cuanto a la inversión que se puede realizar. En este caso habría que impulsar cambios legislativos.

Por otra parte debe haber un sistema por el cual el dinero público llegue a las organizaciones sociales, pero no en forma de donación.

“Debe haber un sistema por el cual el dinero público llegue a las organizaciones sociales, pero no en forma de donación”.

Una agencia gubernamental mayorista de desarrollo del mercado tiene enormes ventajas y como hemos visto en el Reino Unido puede marcar la diferencia. Poder acceder a fondos ya sea de cuentas inactivas, de beneficios empresariales o de otro tipo es clave. No va a resolver todo, pero va a hacer una gran diferencia en áreas donde la inversión social es útil.

Hay dos grandes tipos de inversión; áreas en los que el mercado falla y donde estamos probando mecanismos de inversión que luego se pueden trasladar al sector privado, como el ejemplo de productos de inversión fuera de balance para el sector de vivienda social y otro área de inversión en problemas en los que el sector privado nunca va a poder entrar. Pero en ambos casos hemos visto que el impacto es enorme.

¿Cuál son los siguientes pasos para el sector de inversión de impacto?

Una de las cosas que realmente tenemos que hacer en el próximo año o dos es obtener un control real sobre los diferentes tipos de impacto e integridad sobre cómo hablamos de ello y asegurar que no estamos prometiendo algo que no podemos cumplir. Ya estamos trabajando en esto con el Global Steering Group y muchos otros tipos de organizaciones para categorizar la inversión de impacto.

The impact management project convention es una gran ayuda. El trabajo en la integridad del impacto tiene tres partes:

  • Ser honesto con respecto a dónde nos encontramos.
  • Definir los comportamientos y conductas adecuados para la inversión de impacto.
  • Establecer la mecánica de la inversión de impacto: informes adecuados, auditoría, KPIs en todo el sistema…

Todavía necesitamos herramientas y valores fundamentales en el ecosistema. El tema de los valores es clave: ¿Quién decide qué está bien, qué el impacto es positivo? ¿Son los inversores? ¿Los beneficiarios? ¿Organizaciones sociales? ¿Intermediarios? The impact management project está trabajando en esto. Va a llevar mucho tiempo, pero es el tipo correcto de proceso.

A medida que se desarrolle, habrá una escasez de capital humano y talento. Nosotros podemos atraer personas y capacitarlas, pero la mayoría de los intermediarios con los que estamos trabajando no tienen los recursos para hacerlo. Por lo que también estamos tratando de sistematizar un proceso de formación para que después de trabajar con nosotros puedan pasar al sector.

A nivel mundial, está habiendo un desarrollo enorme en el ámbito de la inversiones de impacto y un alto nivel de innovación, desde la introducción de un fondo de inversión de impacto por Goldman Sachs usando inteligencia artificial para entender las preferencias de los inversores internos y luego alinearlas con una gama de empresas sociales o fondos de inversión, hasta el primer bono de impacto social blockchain en Corea del Sur.

8
Comentarios