15 'startups' que destacan en South Summit 2018 por su foco social

La compañía vallisoletana Amadix, que ha diseñado un sistema de detección precoz del cáncer, ha sido la ganadora absoluta de la ‘Startup Competition’, promovida por la gran feria de los emprendedores tecnológicos, que acaba de cerrar sus puertas en Madrid. Por ella han pasado 16.000 visitantes, 450 ponentes y 175 fondos de inversión, entre los que se han celebrado 2.500 reuniones con las que se forjarán negocios innovadores.
30

Bodyplanet innova en el campo 'Edtech' con una nueva metodología para aprender el cuerpo humano.

South Summit, la feria de las startups, ha vuelto a Madrid. Del 3 al 5 de octubre, La Nave ha dado cobijo a más de 16.000 visitantes, 450 ponentes, 2.500 reuniones, 175 fondos de inversión… Y, como en años anteriores, ha ofrecido la oportunidad a 100 jóvenes empresas a posicionarse y a presentarse frente a potenciales inversores a través de su tradicional StartUp Competition.

La ganadora absoluta de la ‘contienda’ (en la que los finalistas han tenido que defender sus proyectos no con uñas y dientes, sino con un argumentario bien preparado en diversos elevator pitch) ha sido Amadix. Una compañía vallisoletana de la categoría de Salud liderada por Rocío Arroyo, que ha desarrollado una serie de test no invasivos para el diagnóstico temprano del cáncer de colon, pulmón y páncreas.

“Contamos con una red de colaboradores que abarcan a unas cien universidades, hospitales y centros de investigación en más de 20 países”, comentó Arroyo durante su intervención. El galardón le permitirá realizar una campaña de crowdfunding en la plataforma Seedrs y competir por un millón de dólares en financiación en la Startup World Cup de Silicon Valley.

María Benjumea, fundadora de Spain Startup-South Summit; Pedro Sánchez, presidente del Gobierno; Claudia Rejón Fernández, ganadora del premio ‘The Next Big Thing’; Rocío Arroyo, CEO de Amadix; Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, y José Lladó, fundador y presidente de Técnicas Reunidas.

Sector energético, protagonista

Además de Amadix, entre los cien finalistas había un buen número de proyectos de corte social y medioambiental, un buen síntoma de que la responsabilidad corporativa se va imponiendo desde el origen en las empresas innovadoras.

En la categoría de Energía y Sostenibilidad participaron compañías como la barcelonesa Alternative Energy Innovations, que está entrada en el desarrollo de soluciones para generar energía eléctrica para autoconsumo a partir del calor residual que, por ejemplo, puede obtenerse de las calderas de una fábrica.

La navarra CO2 Revolution presentó su sistema de plantación y reforestación masiva, incluso en zonas de difícil acceso, de semillas inteligentes, llamadas iSeed, a través del vuelo de drones. Este proyecto reduce el coste respecto al método tradicional y mejora las perspectivas de crecimiento de la planta: hasta un 80% de las semillas tienen posibilidad de arraigar. “Queremos plantar 10.000 millones de árboles en los próximos diez años”, asegura Juan Carlos Sesma, fundador y CEO de la empresa.

Finalmente, se mostraron tres propuestas valencianas en la categoría de Energía y Sostenibilidad. Una es Datakorum, cuyo objetivo es desarrollar dispositivos electrónicos inalámbricos, insertados en espacios inteligentes, capaces de optimizar el uso de recursos y mejorar la sostenibilidad a través del análisis de datos en campos como el gasto energético o de agua.

La segunda, Green Urban Data, monitoriza y mide los datos medioambientales de las ciudades para obtener información acerca de los problemas existentes y los previsibles. Por el momento ya han trabajado con los Ayuntamientos de Valencia, Alcoi, Torrent y Gandía, con dos softwares: uno que monitoriza y mide la temperatura por zonas con el objetivo de adelantarse a posibles problemas y plantear acciones de choque preventivas; y otro para fomentar rutas saludables: con menos ruidos, menos alérgenos, etc.

La tercera es MatMap, una aplicación que conecta a las empresas que generan restos de materiales procedentes de trabajos de demolición o materiales reciclados con profesionales creativos capaces de reutilizarlos. “En 2016 se desecharon 26 millones de toneladas de residuos solo en el sector de la construcción, de los cuales el 86% se fue al vertedero. Es importante cambiar esta tendencia”, comenta María Martínez, creadora de la plataforma.

El sector salud innova

En esta categoría han destacado cuatro proyectos, entre los que está Amadix, pero también CreatSens, una compañía de Tarragona que quiere poner en el mercado un dispositivo de diagnóstico rápido, sencillo y barato para el seguimiento de pacientes de enfermedades renales crónicas. “Permite medir los niveles de creatinina, que marca cómo están funcionando los riñones, en orina y en sangre directamente en casa o en el centro de salud, sin tener que pasar por los laboratorios”, explica Francisco Andrade, CINO de la empresa.

Wivi, finalista en la categoría de 'Salud', permite evaluar las disfunciones visuales de los niños a través del 3D.

La bilbaína E-Health Technical Solutions puso sobre la mesa su dispositivo Wivi, un sistema inmersivo e interactivo basado en la visualización 3D que permite evaluar las disfunciones visuales de los niños de una forma cómoda. Además funciona como apoyo para diseñar e implementar un tratamiento eficaz que permita al niño una visión adecuada.

Por último, la plataforma madrileña WorkingMinds ha diseñado un sistema que permite realizar consultas online de psicología o psiquiatría, facilitando el acceso a estos servicios médicos a través de su abaratamiento y de la discreción que le aporta al paciente. “He visto a demasiados pacientes que, por falta de tiempo o dinero, no han podido realizar psicoterapia. Este proyecto está dedicado a ellos”, apunta Antonio Lains, CEO de la iniciativa.

Tecnología smart y educación

En la categoría Smart Mobility se han desmarcado dos iniciativas. La primera, ChainGo, es una plataforma madrileña que, a través de tecnología blockchain, garantiza la realización de transacciones verificadas y transparentes en las operaciones de tráfico marítimo. Según los portavoces de la compañía, esta modalidad logística “representa el 90% del comercio mundial, una gran industria que se ve afectada de forma habitual por la ineficiencia burocrática y el riesgo de fraude”, problemas que pueden solventarse a través de este sistema.

También NaviLens se ha colado entre los proyectos finalistas de mayor impacto social. Se trata de una app de manufactura murciana que tiene como objetivo hacer accesible la señalización y otras formas de escritura pública a personas con discapacidad visual.

NaviLens ha sido una de las 'startup' finalistas por su 'app' que persigue la señalización accesible para personas con discapacidad visual.

Otra de las categorías en la que mayor número de iniciativas responsables se han encontrado ha sido en Edtech, enfocado a educación y formación. Bodyplanet, su muñeca Amparo y sus camisetas han sido uno de ellos. A través de una aplicación móvil y enfocando la cámara del dispositivo sobre la muñeca o sobre la camiseta distribuida por la empresa, se pueden aprender muchos de los secretos del cuerpo humano: órganos, huesos, músculos…

O Cerebriti, una solución dirigida a colegios y docentes para que sus alumnos puedan aprender a través de la gamificación. A través de su plataforma se pueden configurar, en siete idiomas diferentes, miles de actividades de cualquier asignatura desde 1º de Primaria hasta 4º de Educación Secundaria Obligatoria. Según sus responsables, este sistema fomenta la creatividad de los alumnos y mejora su motivación, su atención y su rendimiento.

Una oportunidad para los más pequeños

El concepto de RSC también ha aparecido entre los proyectos seleccionados para el premio The Next Big Thing, un galardón promovido por la Fundación Créate. Su objetivo es divulgar la cultura emprendedora y fomentar el beneficio y el impacto social, la innovación, la comunicación y la viabilidad entre jóvenes de entre 9 y 15 años.

Este año se han entregado dos premios. Uno en la modalidad Kids, que ha recaído en el proyecto Imancamob, liderado por Claudia Rejón, del Colegio Internacional Aravaca (Madrid). El equipo ha diseñado una máquina controlada por una aplicación móvil que limpia los fondos marinos de desechos, basada en un circuito magnético.

En la categoría Teenager, el ganador ha sido Eco Original, del Colegio Público Gonzalo Fernández de Córdoba (Madrid), liderado por Paula Marugán. Este grupo ha trabajado en un contenedor de basura que clasifica de manera interna los residuos en diferentes departamentos según su tipo.

30
Comentarios