Acuerdo de colaboración para impulsar el hidrógeno como combustible en el transporte

La Asociación Española del Hidrógeno y la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio firman un acuerdo de colaboración para cooperar en la organización y desarrollo de actividades e investigación en materia de energía, movilidad sostenible y uso del hidrógeno en el transporte.
11

La Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) y la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (Ceees) han firmado un acuerdo marco de colaboración en materia de energía, movilidad sostenible y uso del hidrógeno en el transporte.

Con este acuerdo, ambas instituciones manifiestan su voluntad de cooperar en la organización y desarrollo de actividades de fomento de la investigación, innovación y el desarrollo tecnológico, todo ello en beneficio de la sociedad en general (Vid. El (lento) avance del hidrógeno como combustible alternativo)

El objetivo es la creación de sinergias entre ambas entidades para la realización de actividades conjuntas, además de otro tipo de iniciativas como la organización de conferencias, coloquios o seminarios, así como otras actividades de transferencia y promoción de tecnologías de interés común.

José Javier Brey Sánchez, presidente de la AeH2, afirma que “este acuerdo supone un importante paso en el camino hacia la descarbonización de España, donde la movilidad sostenible y el uso de vehículos impulsados por energías alternativas va a ser fundamental. El empleo del hidrógeno como combustible puede jugar un papel clave en la transición hacia un sistema energético sostenible”.

Por su parte, Jorge de Benito Garrastazu, presidente de la Ceees, asegura que “la firma de este acuerdo va a permitir colocar a los asociados de la Ceees en una posición de referencia y vanguardia al promover e impulsar el desarrollo de infraestructuras para el suministro de hidrógeno vehicular, que es una magnífica alternativa energética para propulsar coches con motor eléctrico de cero emisiones”.

El hidrógeno y la movilidad sostenible

El pasado mes de noviembre, el actual ejecutivo presentó el borrador que dibuja algunas de las líneas maestras de lo que será la futura Ley de Cambio Climático. En este documento, entre otros temas, se especificaba que a partir de 2040 no se permitirá la matriculación y venta en España de turismos y vehículos comerciales ligeros con emisiones directas de dióxido de carbono, es decir, gasolina, diésel e híbridos.

En este sentido, los vehículos propulsados por hidrógeno cobran una especial relevancia como transporte alternativo a los turismos actuales. Los automóviles de hidrógeno, que basan su funcionamiento en la generación de electricidad a través de una pila de combustible, cuentan con el distintivo “cero emisiones”. Este nivel está compuesto por automóviles que no emiten C02 a la atmósfera y no resultan perniciosos para la contaminación del aire.

Además de suponer un importante impulso para el medio ambiente, la industria del hidrógeno podría tener beneficiosas repercusiones en el terreno económico, social y medioambiental. De esta manera, se estima que, en 2030, podría alcanzar un volumen de negocio de 1.300 millones euros al año, y la creación de 227.000 puestos de trabajo.

En el terreno medioambiental, su utilización conllevaría el ahorro de 15,12 millones de toneladas de C02 anualmente, gracias a la estimación de 14.000 vehículos que poblarán las carreteras españolas dentro de doce años. Así, se confirma el papel esencial de los vehículos eléctricos de pila de combustible (FCEV, por sus siglas en inglés) en la descarbonización del sector transporte.

11
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.