'Pesadilla en tu startup': Un ‘teléfono de urgencias’ para emprendedores en apuros

Hace unos meses, Josep Coll decidió dejar la presidencia de Red Points, una compañía que fundó hace unos años para ofrecer servicios de protección contra la piratería de contenidos digitales y de propiedad intelectual. Aunque sigue vinculado a la empresa, ha decidido darse un año sabático para dedicar a su vida personal y al proyecto ‘Pesadilla en tu startup’, ‘mentoring’ solidario para despejar las dudas de los emprendedores.
49

Josep Coll se ha pasado varios años “enterrado”, como él dice, levantando de la nada la gran empresa que hoy es Red Points. Se trata de una compañía pionera que ofrece servicios de protección antipiratería, tanto de contenidos digitales de propiedad intelectual como de marca, que ya cuenta con 170 empleados y una oficina en Nueva York.

Desde hace unos meses, Coll ha pasado de ser su presidente a uno de sus socios, consiguiendo tiempo para dedicar tanto a su vida personal como a diseñar una nueva etapa profesional, cocinada a fuego lento, para la que pone una fecha tope: junio de 2019. Hasta entonces, ha decidido ofrecer sus servicios de mentoring a través de la iniciativa Pesadilla en tu startup.

En concreto, ofrece su ayuda para resolver dudas a aquellos emprendedores que lo necesiten, concertando citas de 45 minutos por videoconferencia. Como pago, Coll invita a sus ‘alumnos’ a realizar un donativo a la ONG barcelonesa Sense Sostre, que da apoyo a los ‘sin techo’ de Barcelona. “El objetivo es conseguir un encuentro cada día”, se marca el creador de la iniciativa.

¿Cuándo, cómo y por qué decide crear Pesadilla en tu startup?

Todo surge a finales de junio 2018. Tras años de dura pero apasionante lucha, dejé la presidencia y salí del día a día de Red Points. Ahora vivo en Nueva York, donde estoy cocinando con calma mis nuevos sueños; aprendiendo inglés; conociendo a fondo el mercado americano y pasando un año intenso con mi familia, que ha sufrido muchas ausencias.

Decidí que era el momento de ayudar a otros emprendedores. Creo que a mí me hubiera venido muy bien tener un teléfono rojo de urgencias para hablar con empresarios que hubiesen pasado por el mismo sitio que yo, por el mismo desierto.

"A mí me hubiera venido muy bien tener un teléfono rojo de urgencias para hablar con empresarios que hubiesen pasado por el mismo sitio que yo, por el mismo desierto".

¿En qué consiste exactamente el proyecto?

Cualquier emprendedor puede escribirme para concertar una cita. Le pido que me detalle los problemas específicos en los que puedo ayudarle y documentación anexa. Una vez estudiado el caso, hablamos por videoconferencia. Acabada y resueltas sus dudas, el emprendedor, si lo cree oportuno, ingresa lo que considera directamente a la ONG Sense Sostre.

¿Qué objetivos se ha marcado?

Principalmente ayudar al mayor número posible de startups, recaudar el mayor número posible de dinero y dar la mayor visibilidad posible a la ONG. Quiero dar luz, mucha luz y ayudar sin ánimo de lucro. Pero también reflejar que, como decimos en el mundo de la música, hay mucho ‘patillero’ en el entorno del mentoring. Hay personas que no han montado ni un viaje de fin de curso; no han emprendido nada desde cero, pero dan lecciones de emprendimiento.

¿Se dedica también a la música?

Ha sido mi gran pasión, llevo desde los 17 años grabando discos y haciendo conciertos, y cuando acabé la carrera de Derecho me especialicé en propiedad intelectual. Quería ayudar a otros artistas y hacerlo por mi cuenta, mi objetivo vital era ser libre y dueño de mi propio destino. De hecho, fundé un despacho que funcionó muy bien durante varios años: La Asesoría Jurídica de las Artes.

¿En qué consistía?

Nos dedicábamos a asesorar empresas del mundo del espectáculo y del show business. Todo iba muy bien hasta que en el 2004 llegaron Napster y otras plataformas de descarga gratuita de contenidos. Es decir, la piratería de descargas en masa. El consumo de contenido pirata pasó del 20% al 83% en pocos años. Me surgió la idea de crear una empresa para buscar soluciones contra la piratería digital juntando derecho y tecnología. Fue así como nació Red Points.

¿Cómo nació esta cruzada contra la piratería?

La piratería fue una lacra, el tiempo nos ha dado la razón. Por culpa de la mala gestión de entidades como la SGAE mucha gente se posicionó a favor, pero la piratería solo ha traído miseria. Han cerrado muchas empresas por culpa de ella, los cines casi desaparecen y las falsificaciones de productos cada vez estaban más extendidas. Quería darle solución a eso, lo convertí en mi pasión.

"Por culpa de la mala gestión de entidades como la SGAE mucha gente se posicionó a favor, pero la piratería solo ha traído miseria".

Ha cerrado una etapa, y ahora se ha centrado en el mentoring. ¿Cuáles suelen ser los problemas más habituales por los que le consultan?

Los clásicos: búsqueda de gasolina o financiación, cómo preparar un ronda de inversión, problemas con socios, no tener un modelo claro para ‘pescar’ clientes… Pero sobre todo veo ‘la duda’, eso es lo que más trabajo con ellos. La duda es lo que mata al emprendedor. Intento darles confianza, darles la solución a sus problemas y les animo a seguir la ascensión de la montaña por el camino adecuado. En cada reunión les intento dar 10 o 15 directrices, pequeños cambios de rumbo, y les pido que intenten probar alguno para ver si la marejada mejora.

¿Y cuáles suelen ser sus principales consejos?

Siempre intento darles luz. Sobre todo les pido que escuchen, especialmente a otros ‘escaladores’ que ya hemos pasado por sus mismos problemas. Que hagan cambios de rumbo cuando las dinámicas de trabajo no sean buenas. Que tengan paciencia, nada sale al primer intento. También intento transmitirles mi pasión: emprender es una fiesta, es un acto de riesgo y libertad inigualable.

¿A cuántos emprendedores ha ayudado hasta el momento?

Una decena, aproximadamente. Un par de ellas han repetido en varias sesiones.

¿Y a usted, qué réditos le está reportando esta empresa?

Este programa me está poniendo un desafío delante: ¿soy capaz de transmitir bien el conocimiento a los emprendedores? Cada reunión es un reto, creo que cada vez lo hago mejor. Aprendo día a día de ellos, y eso es lo que me llevo.

¿Cómo está repercutiendo económicamente sobre la ONG beneficiaria?

Me consta que se han hecho varias donaciones, y esperamos que vaya a más, tenemos un año por delante. A nivel de comunicación está siendo una iniciativa muy buena, muchas personas están conociendo a la ONG, que era uno de los objetivos.

¿Ha elegido Sense Sostre por algún motivo concreto?

Llevo años colaborando con ellos de forma directa: les he ayudado en varias campañas, también a conseguir material como ordenadores, impresoras, etc. Son un grupo humano fantástico y hacen un trabajo increíble, pero su tamaño es pequeño y necesitan apoyo.

Les he acompañado muchas noches y, entre las personas que se encuentran durmiendo en la calle he encontrado historias increíbles, te das cuenta de que puede pasarle a cualquiera. Salir una noche a repartir comida con ellos te hace replantearte valores, prioridades y conceptos, es una experiencia muy recomendable para todos.

49
Comentarios