Cinco emprendedores sociales sénior que desprenden talento

José Manuel de Ben se alza con el galardón dirigido a emprendedores sociales sénior, creados por Aquarius, que este año están dando soporte tanto a su proyecto como a los de los otros cuatro finalistas. Cada uno ha recibido 2.000 euros en concepto de capital semilla, además de diversos incentivos por retos conseguidos durante su etapa de mentoría.
96

José Manuel de Ben tiene 68 años y muchas ganas de seguir aportando beneficios a la sociedad que lo rodea. La jubilación no solo no ha frenado su actividad, sino que le ha servido como empujón para crear 3DImpact, un proyecto con el que busca reciclar residuos de impresión 3D y, al mismo tiempo, dar trabajo a personas en riesgo de exclusión social.

Su idea le ha convertido en el ganador de la tercera edición de Imparables, un premio al emprendimiento social en mayores de 60 años creado por Aquarius, con una dotación total de 5.000 euros. Según Beatriz Osuna, jefa de Relaciones Públicas de Coca-Cola Iberia y responsable de la iniciativa, este año han sido más de 70 las candidaturas presentadas a concurso. “Más proyectos que nunca de gran calidad y creatividad y con propósitos más diversos”, apunta.

El objetivo principal del programa es “fomentar la colaboración intergeneracional, romper estereotipos y subrayar que la edad no marca los años”, explica Osuna. Desde su punto de vista, “emprender no es solo cosa de jóvenes. La combinación de experiencia y ganas de vivir puede ser la clave para el éxito”. De hecho, según el estudio Un país con ganas, elaborado por la marca de bebidas y Metroscopia, uno de cada tres mayores de 55 años ha emprendido o tiene intención de emprender durante 2019.

Esta última edición ha tenido otros cuatro finalistas. Cada uno de ellos, incluyendo a 3DImpact, se ha llevado 2.000 euros de capital semilla, además de formación específica para que sus iniciativas tengan mayores posibilidades de éxito y un espacio predefinido en un coworking de Madrid para llevarlas a cabo.

Aunque el beneficio más innovador de Imparables son las jornadas de convivencia y consejo profesional entre los finalistas y jóvenes emprendedores de éxito. Estas son sus historias.

José Manuel de Ben y María Fernández.

José Manuel de Ben, María Fernández y 3DImpact

El ganador de la presente edición está levantando 3DImpact, una red de puntos limpios para recoger los residuos plásticos de la impresión 3D. “Es un proyecto colaborativo de economía circular con un fuerte componente social y medioambiental”, comenta de Ben.

Aunque aún está en una fase incipiente, este sevillano de 68 años ya está dándolo a conocer en los foros y redes sociales en las que se mueven las empresas, profesionales y aficionados a esta novedosa tecnología. Ese es, por el momento, el lugar de encuentro de clientes y de puntos de reciclaje eficaces.

“Nuestro ámbito geográfico no tiene fronteras, y el horizonte a medio plazo está en Europa. Pero hay que comenzar con los pies en el suelo. Por eso estamos levantando la planta piloto en Sevilla, con idea de extendernos pronto hacia Madrid, Barcelona y Bilbao, donde la impresión 3D está más extendida”, explica.

Tanto la recogida como el procesado de los residuos están siendo realizados por personas en riesgo de exclusión. “Lo hacemos en colaboración con las entidades especializadas en esa labor social, a través de empresas de inserción o centros especiales de empleo”, como Aturem, en Sevilla.

De Ben ya está en comunicación constante con María Fernández, creadora de la firma de calzado Uniqshoes. “Contar con una nativa digital como ella nos permitirá estar al día en cuanto a tecnologías para la comunicación online, además de en otros aspectos estratégicos”.

Pablo Ruibal y Georgina Regas.

Georgina Regas, Pablo Ruibal y Diandé Africa

Georgina es la finalista de mayor edad de la historia de Imparables (86 años). Aunque su vida cotidiana gira en torno a Girona, pasa mucho tiempo en Senegal, en la región de Ziguinchor, donde está enseñando a sus mujeres a elaborar confituras y jaleas con frutas autóctonas como el mango.

El proyecto nació en marzo de 2015, de la mano de Mamadou Saliou Diallo y su Asociación Diandé Africa-Educación para todos. La labor de Regas, que lleva 40 años dedicada a la elaboración de confituras, se incluye en su actividad. “A través de nuestro trabajo, buscamos mejorar las condiciones de sus familias y asegurar que la educación que se dará a sus hijos e hijas les procurará un futuro mejor y más digno”, explica.

A través de Imparables ha conocido a Pablo Ruibal, cofundador de la plataforma online de alquiler de barcos Boatjump. Él es el joven mentor que se le ha asignado y con el que ha intentado coordinarse en las últimas semanas para aprender de su experiencia emprendedora. “Es importante recibir información y nuevos conocimientos para mejorar”, reconoce.

Xaime Fandiño y Daniel Jiménez.

Xaime Fandiño, Daniel Jiménez y Vulnerables

Con Vulnerables, el exprofesor de Comunicación Audiovisula Xaime Fandiño y su equipo están fomentando el envejecimiento activo e intergeneracional en Santiago de Compostela. Como es el caso de la iniciativa Deteriorados, una banda de música cuyos componentes tienen entre 20 y 70 años y que es la punta de lanza del proyecto.

Con el apoyo de la Universidad Santiago de Compostela (USC), se están poniendo en marcha actividades lúdicas, artísticas y empresariales en las que colaboran personas de diferentes edades y generaciones.

“Estamos empezando a diseñar un Living Lab con acciones de innovación social en comunicación intergeneracional dentro de la línea llamada ‘comunicación sin barreras’, que se desarrolla en el Grupo de I+D Estudos Audiovisuais de la USC”, asegura. Además tienen intención de desarrollar un proyecto para compartir viajes en autocaravana entre generaciones.

Junto a él como mentor está Daniel Jiménez, fundador de la plataforma de viajes y experiencias Waynabox. “Estamos trabajando de forma activa, tanto a través de reuniones como de relaciones en la red”. Desde el punto de vista de Xaime, ser sénior no significa que “no podamos transmitirles nuestros excedentes de conocimiento a los jóvenes. Junto a ellos podemos crear proyectos de cara a desarrollar una vida plena e intergeneracional”.

Gala Freixa y Paco Estrella.

Paco Estrella, Gala Freixa y Nuss

El creador de Nuss, Paco Estrella, tiene 63 años y vive en Mataró (Barcelona). A través del proyecto que está levantando quiere ayudar a pequeños artesanos y diseñadores de ámbito local a mantener vivo su oficio tradicional de una manera innovadora. Realizan el diseño y edición de productos de iluminación sostenible apoyándose en oficios tradicionales locales para su montaje, embalaje y envío.

“Queremos con ello preservar, reconocer, dar visibilidad y constatar la vigencia y contemporaneidad de una cultura tradicional”, afirma Estrella. En estos momentos, Nuss trabaja en el entorno de Cataluña, “aunque nos gustaría contar con otras expresiones del resto de España”, comenta su creador.

Junto a Paco Estrella está Gala Freixa, fundadora de Sheedo, una marca de regalos de empresa ecológicos, caracterizada por hacer papel que incluye semillas de plantas útiles en su composición. “Hemos analizado el proyecto y ya estamos trabajando en todo lo relacionado con la marca. Nos estamos planteando trabajos y objetivos a cumplir para avanzar en el plan de negocio”, puntualiza el emprendedor sénior.

Desde su punto de vista, en cualquier momento de la vida hay que tener sueños, “y cada mañana cuando te levantas, un propósito. Existe un excedente de experiencia y conocimiento que no se puede perder, tenemos mucho que aportar”, considera.

Rosa María Sadoril y Jaime Garrastazu.

Rosa María Sadoril, Jaime Garrastazu y Creando Puentes

Rosa María Sadoril es una burgalesa de 62 años que ha puesto en marcha la iniciativa Creando Puentes, con la que busca sensibilizar al colectivo empresarial de su ciudad para incentivar la inserción sociolaboral de jóvenes en riesgo de exclusión social. La idea es implicar a sus trabajadores en el desarrollo profesional de estos jóvenes “como mentores, empoderándoles, motivándoles para emprender su propio proyecto de vida”, explica.

El proyecto surge de la experiencia profesional de Sadoril, que ha trabajado durante más de 15 años con jóvenes en casas de acogida. “Al llegar a la mayoría de edad, necesitan trabajar para alcanzar a una óptima autonomía e independencia. Son jóvenes de entre 16 y 29 años que no tienen fácil acceder al mundo laboral por carecer de herramientas y habilidades, poca cualificación profesional, escasa experiencia, abandono escolar a temprana edad, familias con escasos recursos, etc.”.

Por el momento ha conseguido convenios de colaboración con varias empresas y ETT, “pero hace falta mucho más para conseguir alianzas con empresarios de la ciudad. Contactar con ellos y plantearles el proyecto como una acción social donde sus trabajadores sean beneficiarios”, comenta.

Jaime Garrastazu, cofundador y responsable de marketing de la compañía online de zapatillas Pompeii, es su mentor. “Hemos comenzado a planificar cómo seguir implementando este proyecto para que sea viable económicamente a lo largo del tiempo”. Con su ayuda, ha sido consciente de la importancia de las redes sociales para darse a conocer.

Desde su punto de vista, no hay que perder nunca las ganas de seguir emprendiendo. “No podemos mirar para otro lado mientras podamos contribuir al cambio social, tenemos todavía fuerzas, sueños por seguir siendo ciudadanos activos, agentes de cambio y de transformación”.

96
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.