Sección

“HelpUP es como el Amazon de los proyectos sociales”

HelpUP es una plataforma para democratizar la ayuda social; lo que su fundador Álvaro Hita, el protagonista de este ‘Rincón CE del emprendedor social’, denomina el ‘crowdhelping’, la manera más sencilla de apoyar proyectos sociales a través de voluntariado corporativo y de aportaciones económicas que se realizan pagando con la primera moneda solidaria de Internet, las ‘ups’.
341

Álvaro Hita es el fundador de HelpUP, una persona comprometida, positiva y convencida de que un mundo mejor es posible y que el voluntariado corporativo tendrá mucho que ver en este cambio.

Emprendedor incansable (montó su primera empresa con 18 años), se dio cuenta que le encantan los retos, como él dice “tengan o no un final feliz”. Nunca ha temido emprender, habiendo montado varias empresas, tanto en España como en Perú.

¿Qué es HelpUP?

HelpUP es una plataforma web de proyectos sociales de ONG que los une con empresas y con personas. Por compararlo con algo, siempre digo que es como el Amazon de los proyectos sociales. Las ONG proponen los proyectos, los suben a la plataforma y nosotros somos el escaparate a los particulares para hacer voluntariado o usar sus ups (moneda interna de la plataforma) para financiarlos y a las empresas para hacer donación a los proyectos o voluntariado corporativo.

¿Por qué nace HelpUP?

Nace para acercar proyectos sociales a individuos y empresas. En un inicio, surgió como un buscador de voluntariado por la necesidad de encontrar proyectos sobre todo de ONG pequeñas y medianas, que por aquel entonces ni siquiera tenían página web. La intención era que tuvieran su espacio para proponer su proyecto y que la gente, de manera sencilla, se pudiera apuntar.

HelpUP surgió hace 5 años como un buscador de voluntariado por el mundo, conectábamos proyectos sociales con personas que querían echar una mano, en total más de 5.000 personas han colaborado con alguna ONG a través nuestro. Tras 3 años nos dimos cuenta que las empresas cada vez adquirían una mayor importancia y teníamos que incorporarlos en nuestra plataforma para que adquiriesen un papel protagonista del cambio. Ha sido una gran decisión, cada vez tenemos más empresas que se suman a nosotros y multiplican el impacto dando voz a sus trabajadores. Y esto es sólo el principio, queremos que todas las empresas, grandes y pequeñas, se sientan importantes en este cambio.

¿Qué necesidad cubre?

Cubre diferentes necesidades dependiendo del público. Para usuarios finales es una manera fácil de encontrar proyectos y poder apuntarse o apoyarlos de manera gratuita, usando las ups que ganan cuando interactúan en la plataforma (son las empresas las que financian las ups). Así se contacta con el perfil de 16-35 que no tiene tantos fondos y no forma parte del donante tradicional.

Para las ONG es una forma de darles visibilidad y llegar a gente distinta de la que llegan, tener voluntarios según sus necesidades y financiación alejándose del donante tradicional.

Y a las empresas lo que les ofrecemos es financiar proyectos que estén de acuerdo con su estrategia, además de involucrar a sus empleados.

Decís que queréis cambiar el mundo proyecto a proyecto. ¿Cómo definís este cambio?

Un cambio para que la gente sea menos personalista y más colaborativa. Que se vea el impacto. Un cambio que afecte también a un planeta más sostenible que albergue a nuestros hijos y nietos, que sea más justo, que no haya esas diferencias entre países y personas dentro del mismo país o incluso ciudad.

¿De qué estáis más orgullosos?

Somos una start up que tiene un riesgo, pero en el tiempo que llevamos hemos proporcionado voluntarios a ONG y financiación para proyectos. Siempre le digo a los inversores que están dejando una buena huella en su recorrido.

¿Os consideráis empresa social?

Somos empresa social en todos los aspectos, nuestro fin es social pero además toda nuestra operación está pensada desde ese ángulo, desde cómo nos movemos al trabajo, el papel de las tarjetas que utilizamos, la conciliación familiar… Todos los meses pregunto a los empleados qué le haría más feliz en su día a día y vamos poniendo en marcha sus propuestas. Cada uno tiene su pequeño deseo al mes: café sostenible, reciclaje…

"Te llena mucho más impactar positivamente, que facturar lo máximo posible"

¿Es el emprendedor social un tipo único?

No, cada vez somos más. Al principio era como el Yeti, pero hay cada vez más, sobre todo jóvenes que quieren pegarse a esa figura de emprendedor social. Ya no solo es una cuestión de rendimiento económico. Te llena mucho más impactar positivamente, que facturar lo máximo posible.

¿El emprendedor social se hace o se nace?

En mi caso me han influido mucho mis padres. No sé si estaría donde estoy si no tuviera la educación que he tenido. A mí creo que me “han hecho”.

Siempre he estado apoyado por mi familia, mi madre me decía, haz lo que quieras, pero intenta hacerlo lo mejor posible. Ni siquiera cuando dejé Ingeniería Informática se hizo un drama en casa, confiaban en mí. He tenido mucha suerte porque el apoyo de los de alrededor es fundamental en los momentos en los que las cosas no salen del todo bien.

¿Cómo ves el ecosistema del emprendimiento social en España?

Cada vez más potente. Hay más aceleradoras sociales, premios al emprendimiento social… se está incentivando mucho. Además, los ODS también están permitiendo descubrir muchas oportunidades de negocio con impacto positivo.

¿Mayores logros y mayores meteduras de pata?

Los mayores logros son nuestra relación con las ONG; nos aprecian mucho. Tener la cantidad de ONG que tenemos, 657 en este momento, es un buen indicador de que hacemos las cosas bien y que las ayudamos en su labor.

Meteduras de pata muchas, y es bueno porque de eso se aprende. Hay veces que hemos ido en una dirección y nos hemos dado contra una pared, y lo aceptamos con ganas de aprender. Metemos la pata todos los días, pero relativizamos y seguimos adelante aprendiendo.

Lo más significativo ha sido elegir perfiles de gente que luego no han cuadrado con lo que necesitamos. También hemos publicado en la web cosas que no se entienden del todo. Comunicar la idea es muy complicado y cuando tienes varios tipos de clientes se complica mucho más.

¿Qué has aprendido y qué consejo les darías a los que vienen?

Que fallar es bueno. Ahora en España empezamos a entender el sentido positivo de fracasar. Así como en Estados Unidos no pasaba nada, aquí si fracasabas nadie te quería ver. Es bueno, hay que aceptarlo y hay que aprender. Los fracasos son los que van a hacer que tengas éxito en el futuro.

Hay que lanzarse, no solo imaginar y decir eso de “lo pensé yo hace tiempo”. Mejor hacer las cosas mal que no intentarlas.

"Fallar es bueno. En España empezamos a entender el sentido positivo de fracasar"

¿Cuál es vuestro modelo de negocio?

Nos pagan las empresas; en un modelo de cobrar poco y apostar por tener volumen en la plataforma. El fundador de Contaplus dice que hay que pensar la siguiente ecuación: ¿cinco empresas que te pagan 100.000 euros o 100.000 empresas que te pagan cinco euros? Nosotros preferimos lo segundo, sobre todo porque tenemos efecto rebote. Para generar más impacto, mejor que lo hagamos muchos. No es cuestión que lo hagan cinco grandes sino millones pequeños.

También estoy en contra de no decir que la gente dona. Por efecto imitación, si todos mis amigos donan yo voy a donar. Hagamos públicas las cosas buenas.

Además, cobramos si el proyecto se financia con éxito. Cobramos un porcentaje para publicitar el proyecto, labor comercial, analizar la ONG y el proyecto, y poder sobrevivir.

¿Habéis tenido alguna reticencia por parte de vuestros clientes?

Lo entienden bastante bien. Al ser una cuota baja, somos más baratos que otras plataformas que les ofrecen solo una parte de nuestro servicio; el precio no es un freno porque es muy bajo. Vamos a desarrollar un servicio premium que nos permitirá ser sostenibles y una modalidad ad hoc con servicios específicos como reporting y otros.

Si el precio no es una barrera, ¿cuál es el mayor obstáculo?

La burocracia interna en las empresas. Les gusta el producto, les facilita muchas cosas, pero tiene que pasar por muchos departamentos: recursos humanos, comunicación, legal… incluso administración, aunque sea un precio bajo. Para 495 euros pasa por todos los departamentos: tocas empleados, tocas estrategia y eso es muy complicado.

Por parte las ONG: el tiempo y la falta de manos y recursos.

Otra de las barreras es la ley de protección de datos para los particulares, aunque nosotros no utilizamos los datos individualizados.

¿Cómo ves el futuro del voluntariado corporativo?

Con mucha proyección. Antes solo lo hacían las ONG grandes y ahora las pequeñas y medianas lo ven como una forma de diversificación de sus fuentes de ingresos frente a los socios. Aportan valor a la empresa y la empresa les aporta valor.

¿Mayor virtud?

Soy muy amigo de mis amigos, muy fiel a mis amistades.

¿Mayor defecto?

Soy muy perfeccionista y a nivel emprendedor eso me hace ir más lento de lo que debería. Doy muchas vueltas a las cosas.

¿Qué huella quieres dejar en el mundo?

Ayudar a los emprendedores y que más gente pueda aprender de mi experiencia y mis consejos para emprender.

¿Qué harás cuando todas las empresas ya estén en la plataforma?

Buscar que esos clientes que ya están fidelizados puedan sumar un poco más. Darle la vuelta a sus necesidades y que podamos aportar otras cosas.

¿Que mensaje le darías a nuestros lectores?

Optimismo. Cada vez se pone más en valor la responsabilidad social tanto corporativa como personal.

A los emprendedores, que se animen a luchar por las cosas con las que sueñan. Hay que tener paciencia porque las cosas no van a salir de la noche a la mañana; es una montaña rusa y hay que intentar nivelarlo. Ni eres tan bueno cuando las cosas te han salido bien, ni tan malo cuando te han salido mal.

Intentar las cosas, aportar valor teniendo en cuenta que vivimos en un mundo que hay que compartir entre muchas personas y durante mucho tiempo.

Gracias, Álvaro, por tu sencillez, tu sinceridad y por seguir luchando para que cada vez más gente, ya sea a nivel personal o a través de su empresa, pueda ejercer su impacto social.

341
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.