SECCIÓN

“Hemper pide a los jóvenes que cambien la forma de consumir”

Hemper la fundaron cinco jóvenes buscando seguir apoyando un país del que se habían enamorado, Nepal; fomentando su desarrollo a través de la producción local integral de mochilas, a la vez que impulsan un cambio de mentalidad en el consumidor hacia la sostenibilidad. Carlos de Sandoval, cofundador de Hemper, es el protagonista de este nuevo ‘Rincón del emprendedor social’.
14

Hemper la fundaron cinco amigos pensando que la transformación también se puede hacer desde dentro de la empresa, que las compañías tienen recursos y poder transformador y buscando ser un ejemplo de cómo hacer las cosas bien en el sector textil, el segundo más contaminante del mundo.

Hablando a un consumidor joven, intrépido e inconformista de tú a tú. Como dicen desde Hemper “Queremos capturar la esencia del país en nuestro producto y contribuir al desarrollo de comunidades desfavorecidas. Todo el proceso de producción en Hemper se hace utilizando las técnicas textiles tradicionales y los materiales de Nepal”.

Carlos de Sandoval es cofundador de Hemper, uno de los que se unió antes de terminar la carrera y responsable de la producción de las mochilas en un destino tan difícil como encantador como es Nepal. Una persona comprometida y muy concienciada con la labor que puede hacer Hemper a todos los niveles. Una persona que busca siempre la solución más sostenible, aunque esto implique que el camino sea más largo, las dificultades más grandes y la transformación, en un país como Nepal, mucho más difícil y a veces “desesperante”. No se conforma con hacer las cosas a medias y busca reducir el impacto medioambiental de su producción hasta el mínimo posible; un camino costoso en un país con tan pocos recursos.

A pesar de ser una empresa muy joven, Hemper ha estado desde el principio muy comprometida con el impacto social que puede generar, buscando un sueldo y condiciones laborales dignas para sus trabajadores nepalís, reservando un porcentaje de sus ventas para este fin y tratando de generar una transformación en la forma de trabajar de sus proveedores.

¿Qué es Hemper?

Hemper es una marca de mochilas y complementos hechos en Nepal, utilizando cáñamo como material principal. A la vez es una herramienta que nos sirve para mandar el mensaje de sostenibilidad hacia gente joven, para que en un futuro pueda cambiar la forma de hacer las cosas.

¿Por qué nace Hemper?

Nace a raíz de un viaje de voluntariado a Nepal en 2015, en el que nos dimos cuenta las necesidades de desarrollo que tenía el país. Creamos ese vínculo y queríamos que este trabajo nos sirviera para prorrogarlo en el tiempo.

¿Qué queréis cambiar con Hemper?

Dividimos nuestro impacto en Nepal y en España. En Nepal nuestro impacto se traduce en trabajar en toda la cadena de valor, que implica a toda la gente que está involucrada en el proceso de fabricación de la mochila, desde el hilado y tejido hasta la confección, y trabajar para que todos ellos tengan unas condiciones de empleo dignas con el máximo respeto al medio ambiente.

Nepal es un país dónde no hay conciencia social ni medioambiental, ni medidas para protegerlo. Durante mucho tiempo se han hecho las cosas muy mal y todos esos procesos es lo que queremos cambiar. A nivel medioambiental, hemos logrado cambiar los tintes químicos por naturales; hacer mochilas de cáñamo 100%, uno de los materiales textiles más sostenibles; emplear mejor algodón en los forros; usar cremalleras certificadas; utilizar material reciclado para dar consistencia a las mochilas, o cambiar nuestra forma de envío, sustituyendo las cajas de cartón tradicionales por bolsas de arroz recicladas de Nepal. Un montón de mejoras y cambios en muy poco tiempo, convenciendo a nuestros proveedores que este era el camino correcto.

1 de 2

Producción de las mochilas Hemper.

2 de 2

Producción de las mochilas Hemper.

A nivel social, estamos trabajando en generar beneficios adicionales a los empleados de nuestros proveedores y colaborando con ellos para que se certifiquen. Además, llevamos a cabo varios programas sociales. También tenemos una responsabilidad en España, donde queremos transmitir este mensaje de sostenibilidad, sobre todo a los jóvenes. Inspirar con nuestro trabajo a que más gente haga cosas para cambiar el mundo.

¿Cómo va Hemper a nivel empresarial?

Sacar una empresa adelante es muy difícil, si encima le quieres meter los componentes de triple balance (sostenible a nivel social y medio ambiental además de económicamente) complica todo mucho más, porque tienes que tener en cuenta muchas otras cosas en la toma de decisiones. No todo vale y desde el día uno siempre hemos sido muy cuidadosos con los pasos que damos. Eso tiene que dar un resultado económico positivo y es en lo que estamos trabajando.

¿Qué es un emprendedor social?

El emprendedor social es el que tiene la vocación de cambiar ciertas realidades que en la mayoría de los casos le han tocado vivir de cerca. Cosas que puedes ir viviendo al final te hacen ver cosas que hacen despertar en ti esas ganas de querer cambiar algo.

Hemper además se ha certificado B Corporation, un reconocimiento que habla de nuestro impacto social y medioambiental.

¿Cómo ves el ecosistema del emprendimiento social en España?

A mí me inspira mucho. Si empiezas a indagar, a conocer a gente, te das cuesta que se está haciendo mucho más de lo que pueda parecer. En todos los diferentes campos, ya sea educación, moda, tecnología… siempre hay alguien haciendo algo, y eso motiva mucho.

¿Los millennials vais a cambiar en mundo?

Sí, debemos. Tampoco tenemos tiempo de dejárselo a otra generación. O actuamos ya, o vamos tarde.

¿Qué tiene que pasar para que haya más Hemper o más empresas sociales?

Debemos afrontar la realidad tal y como es; estamos en una situación muy crítica y debemos querer ver que hay muchos problemas a los que hay que dar solución. Estamos muy acomodados en el “alguien hará algo” o “que la situación no es tan grave”. Si todos tomamos conciencia, mucha gente va a encontrar la motivación para crear empresas que solucionen problemas.

¿De qué estáis más orgullosos?

A pesar de todo el trabajo que hemos hecho en Nepal y que es nuestro foco, siendo realistas el mayor impacto que hemos podido tener hasta ahora es que jóvenes como nosotros se hayan introducido en la moda sostenible o conocido el problema de la industria textil gracias a nosotros, y haber creado esa comunidad que nos escribe con mensajes de ánimo, y que sabemos quieren cambiar las cosas con nosotros.

¿El emprendedor social se hace o se nace?

Se hace según las cosas que te van pasando en la vida.

Carlos de Sandoval durante la entrevista.

¿Mayores logros y mayores meteduras de pata?

Meteduras de pata… sobre todo sobredimensionar la empresa con una estructura y un equipo que no se ajustaba a lo que realmente necesitábamos o, por ejemplo, no haber invertido en cosas según la caja que estábamos generando.

Logros: dentro de que sabemos todo lo que tenemos que mejorar en el producto, hemos hecho muy buena investigación en materiales, procesos, diseño, que se ha traducido en un producto mucho más sostenible del que, creo, podemos estar orgullosos. También posicionar una empresa y producto en tan poco tiempo es un logro importante, como haber creado una marca con unos valores tan claros que se ven y reconocen desde fuera. Por último, la comunidad Hemper, afín a nuestros valores, es cada vez más grande, y hemos conseguido mantenernos en esos valores a pesar de las dificultades.

¿Qué consejo les darías a los que vienen?

Algo que estoy intentado interiorizar y que me cuesta mucho es la paciencia. Todo, todo lo que te propongas va a llevar más tiempo del que crees inicialmente. Requiere mucha paciencia y ser muy constante, y eso me está costando un montón. Tampoco valoras lo que has hecho; te cuesta parar y valorar: hemos llegado hasta aquí, vamos a ver el siguiente paso. Trabajar con Nepal te pone a prueba la paciencia.

¿Qué huella quieres dejar en el mundo?

Me gustaría haber podido inspirar a toda la gente con la que he trabajado en algún momento de mi vida. Que todos hayan podido aprender algo conmigo.

¿Mayor virtud?

Creo que tengo una sensibilidad hacia causas sociales/medioambientales que me permiten ser muy crítico con lo que estoy haciendo y tratar de mejorarlo. Creo firmemente que las cosas no se pueden hacer de cualquier manera, tienes que tener en cuenta siempre cómo está afectando esto a tu alrededor.

¿Mayor defecto?

Muchos. Por un lado, la poca paciencia, y por otro, calentarme la cabeza con muchas cosas y no saber priorizar qué es lo importante y a qué le tenemos que dedicar el esfuerzo ahora.

¿Qué haréis cuando toda la moda sea de materias primas sostenibles?  

Queda… Seguir impulsando la industria textil lo que esté en nuestras manos para que todo llegue a un impacto cero real.

¿Qué mensaje le darías a nuestros lectores?

Últimamente pienso mucho que, aunque todos estemos trabajando en diferentes causas hacia algo positivo, tenemos que empatizar más con el otro, entendernos y trabajar juntos. Siempre hay muchos temas de egos y cada uno tira por su lado. Si trabajáramos de verdad unidos, que es difícil, el impacto se multiplicaría. En Nepal hay muchas ONG llevando a cabo proyectos distintos en comunidades diferentes; deberíamos ir en la misma dirección.

Gracias Carlos, por ser tan crítico y “calentarte tanto la cabeza” para buscar siempre la solución más sostenible, el proveedor más adecuado y no el más fácil; gracias por seguir intentándolo, aún con poca paciencia, cuando las lluvias torrenciales de Nepal parece que nunca vayan a acabar.

Gracias Hemper, por hacer vuestros los valores de la sostenibilidad, por no claudicar a ellos en los momentos más complicados y, sobre todo, por mostrar que este camino es posible a los de vuestra generación, que sois los que vais de verdad a cambiar el mundo.

14
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.