SECCIÓN

“Revertir la despoblación rural llevará 150-200 años, pero hay que actuar ya”

Victoria Tortosa es la creadora de La Exclusiva, un emprendimiento social que trata de cubrir las necesidades básicas de los habitantes de los pueblos de Soria para combatir el problema de ‘la España vaciada’. Y hoy es la protagonista de ‘El rincón del emprendedor social’.
429

La Exclusiva tiene nombre de autobús, de la línea que unía los pueblos de Soria con su capital -“desde el pueblo se mandaban las gallinas y los puerros y de la capital los medicamentos y la ropa”-, y que cerró hace ya unos años dejando a sus habitantes sin forma de ir a comprar ni siquiera un litro de leche.

Victoria Tortosa tiene nombre de lo que es, un triunfo contra la despoblación de los pueblos sorianos. Una ‘victoria’ en la creación de una alternativa a la ruralidad existente y a que el medio rural se vea como una oportunidad.

Soria disminuye su población desde el año 1900, uno de cada tres pueblos tiene menos de cien habitantes y la provincia pierde alrededor de cuatro habitantes al día. Al entrar ‘la España vaciada’ en la agenda política todo el mundo conoce esta realidad, pero como dice Victoria, cuando empezó La Exclusiva el mundo rural era el gran olvidado.

¿Qué es La Exclusiva?

La Exclusiva es una empresa social que pusimos en marcha en 2013 después de llevar la típica tienda de ultramarinos en la provincia de Soria en siete pueblos de menos de cien habitantes.

La gente que queda en Soria es muy, muy mayor y los pueblos no tienen servicios. Con la crisis, la administración decide retirar los servicios públicos, desde las líneas de autobuses, a los médicos o las enfermeras; las farmacias cerraron al retirarlas las subvenciones; los botiquines no llegan y el medio rural empieza a ser un sitio inseguro para vivir. La gente empieza a ingresarse en residencias, a vivir con sus hijos, o a buscar quién les abra la puerta.

Cerramos las tiendas en junio de 2013, pero la gente nos llamaba para que, por lo menos, le lleváramos a casa la compra hasta que terminara el verano. No podían ni comprar leche hasta que sus hijos llegaban en agosto, ya que la mayoría ya no tiene carnet de conducir.

Hicimos un estudio de campo casa por casa en 518 núcleos de población en torno a los hábitos de compra. Comprobamos que vivir en el pueblo es más caro que hacerlo en la ciudad, como ellos dicen. Porque ir al médico, lo que en una ciudad es prácticamente gratis, a ellos les cuesta 70 euros de taxi.

Empezamos a abastecer a estos pueblos con productos de alimentación, pero después de un año nos dimos cuenta de que la alimentación no fijaba a la población. Es obligatoria, pero no suficiente.

De nuevo hicimos un estudio de mercado para preguntar qué necesitaban para quedarse a vivir en su casa. Desde entonces tenemos híper, zapatería, textil, audífonos, gafas, tintorería, servicio jurídico (no quieren dejar la herencia sin resolver a sus hijos), muebles, jardinería, cambio de baño por ducha, electrónica (las pantallas de los móviles se les rompen), electricidad, lotería, librería, electrodomésticos… todo lo que necesitan para llevar una vida de calidad en el pueblo. Todo menos transacciones financieras y medicamentos con receta que no podemos, de momento.

También llevamos los Reyes Magos de toda la provincia; ahora los abuelos pueden elegir los regalos para sus nietos; antes lo tenían que hacer los padres.

Buscamos proveedores con la misma filosofía que nosotros y les cobramos una comisión de entre el 6% y el 20% sobre el porcentaje de ventas. Se nos ocurrió cobrar el servicio de La Exclusiva al proveedor y no al cliente y creamos los que llamamos ‘logística social’. Sin saberlo rompimos la cadena de distribución de productos.

Los pedidos los hacen por cualquier medio: por teléfono, por WhatsApp, en un buzón que hemos habilitado en cada pueblo… nosotros centralizamos los pedidos, los mandamos a los proveedores y ellos se encargan de prepararlos. La Exclusiva los recoge y los reparte.

Nos pusimos en marcha con cinco pedidos y cinco clientes. Seis meses después teníamos 250 clientes fijos de una ruta. La necesidad era tan grande que teníamos que correr para que la gente no se nos fuera del pueblo. Abrimos en enero y en marzo ya estábamos en casi toda la provincia. La última que pusimos en marcha es la ruta de los jueves, la más dura porque hay un habitante por Km2.

¿Qué habéis conseguido con La Exclusiva?

Soria es la única provincia de España que no tiene ningún problema de abastecimiento. Vivas dónde vivas correspondes a un día de reparto de La Exclusiva. Ahora también en Burgos y dentro de poco en siete provincias más. Abastecemos a 15.000 familias, 50.000 personas. Tenemos 2.700 clientes fijos en 578 pueblos.

Hemos medido cuánto dinero se ahorran de media con La Exclusiva; entre 70-100 euros al mes cuando su pensión es de solo 400-500 euros. Casi un 20%, un ahorro enorme.

El 100% se ha podido quedar en su casa; un 60% mejora su salud por el cambio de sus hábitos alimenticios; un 80% aumenta la sociabilización volviendo a tener nexo con el mundo -el periódico hacía 15 años que no llegaba a los pueblos, además llevamos móviles, tablet, libros, jardinería, lana e hilos, para que se reúnan a tejer-, y el 100% mejora su seguridad ya que recibe al menos una visita semanal.

La Exclusiva en realidad no es logística, La Exclusiva ha creado una comunidad en un sitio donde la gente es muy mayor, donde no hay medios de comunicación de ningún tipo, ni por carretera, ni Internet, ni a veces cobertura móvil, ni tiene edad para saber cómo funcionan las comunidades virtuales. Una comunidad que nos ha demandado una serie de servicios y se los hemos ofrecido. Aún quedan muchas cosas por hacer: la movilidad es nuestro siguiente reto para que la gente se pueda desplazar a algo tan esencial como puede ser el médico.

¿Cuál es tu sueño?

Que La Exclusiva estuviera en todos los sitios que hagan falta. Que toda ‘la España vaciada’, por lo menos, no tenga ningún problema de abastecimiento. Que nadie se marche de casa porque no puede comprar un litro de leche.

¿Mayores logros y mayores meteduras de pata?

La mayor metedura de pata ha sido la réplica en Burgos con un modelo de expansión. La Exclusiva funciona con un modelo de emprendedores de franquicia social, no con un modelo de expansión. No se puede contratar a alguien, comprar una furgoneta, y que termine a las ocho horas de trabajo y se queden pedidos sin repartir. En cada provincia hay que identificar ‘una Vicky y un Hugo [su socio]’ que luchen por la empresa y sus clientes, que decidan crear un modelo de vida alrededor de esta.

Mayores logros: Que Soria sea la única provincia de España que no tiene problemas de abastecimiento.

Crear un modelo de negocio que funciona, que soluciona el problema social y que es sostenible y replicable.

¿Es La Exclusiva sostenible financieramente?

La empresa da beneficios con un retorno muy bajo, un 2%. Ha llegado al break-even al tercer año, en 2017. Necesitamos 3.000 euros al día de venta media al año para ser rentables.

¿Qué lo que más te gusta de tu trabajo?

Es un proyecto de vida, es mi familia. Es un trabajo muy pasional. En vez de tener una abuela tengo 2.500, que me llaman cuando estoy de vacaciones para ver cómo me lo estoy pasando.

El porcentaje de impacto positivo es el 100% porque todos han podido quedarse en su pueblo. No estarían en su casa si no fuera por La Exclusiva y eso cambia su vida totalmente.

¿Qué es para ti emprendiendo social?

Una persona que identifica un problema social que le afecta y busca una manera innovadora de resolverlo.

Pero que tú tengas un impacto social en el territorio no quiere decir que seas una empresa social. Abrir una empresa crea puestos de trabajo y atrae gente, pero su objetivo es vender, el de La Exclusiva es que la gente no se marche de su casa.

¿Qué características tiene un emprendedor social?

Es sensible, ético, trabajador y con una capacidad increíble de ver el vaso medio lleno en vez de medio vacío. Tiene que tener muy claro cuáles son sus objetivos en la vida, ilusión, ganas y fuerza. Es una manera de vida.

¿Se hace o se nace?

Antes pensaba que se hacía, pero nunca he sido tan feliz como trabajando en La Exclusiva; creo que nací para esto.

Hay que despertar las habilidades emprendedoras y la confianza, pero hay que nacer para ello.

¿Qué crees que tiene que pasar para que haya más emprendedores sociales?

Que la Admiración ayude a los emprendedores; que haya un modelo de empresa social, y que se valore el impacto social que se crea. Hay que desarrollar políticas a largo plazo porque no puede ser que el mundo rural tenga las mismas leyes que en mundo urbano en muchos aspectos.

La Administración no tiene que hacerlo todo, sino apoyar aquellos que lo están haciendo, que nos faciliten las cosas y valorar La Exclusiva de otra forma. Por inverosímil que parezca hay un pueblo con 50 habitantes a diez minutos de Soria sin agua potable.

¿Qué consejo les darías a los emprendedores sociales que empiezan?

Que trabajen mucho; que no se vengan abajo; que encuentren su ecosistema emprendedor en el que se encuentren a gusto; que se rodeen de personas que les puedan aportar, y que adelante. Si el objetivo está claro, ya encontrarán la manera de conseguirlo, aunque no sea la que han pensado inicialmente.

¿Mayor virtud?

Nunca hablo de lo que no sé.

¿Mayor defecto?

Hablo de lo que sé, pero mucho.

¿Qué harás cuando Soria este poblado?

No lo voy a ver. Si lo veo, seré muy mayor, iré a mi pueblo a bañarme en la piscina y a tomar el sol.

Revertir el proceso de despoblación llevaría 150-200 años si lo hacemos bien desde ahora, si no actuamos no sucederá nunca.

¿Qué mensaje les darías a nuestros lectores?

Que este es el camino. El que no esté en este camino dentro de diez años ni será empresa, ni emprendedor, ni tercer sector.

Hay que medir el impacto, hacer las cosas diferentes, y ser sostenible siendo empresa social o no. Formar parte del camino para conseguir el objetivo. Y siempre desde la sociedad civil y de abajo a arriba y no de arriba a abajo.

Mil gracias, Vicky, Hugo y La Exclusiva, por cuidar de nuestros mayores; por hacerles felices al poder quedarse en su casa y en su pueblo, y por ahorrarnos a todos el dinero de que no estén en una residencia, donde seguramente además aumentarían sus problemas de salud.

Gracias por hablar de repoblación y no de despoblación. Gracias por cambiar el relato y crear una nueva ruralidad donde el pueblo se vea como una oportunidad para las nuevas economías, y que la gente no piense que va a tener que vivir del campo. Como dices, no se puede vivir del campo, pero se puede vivir de una manera extraordinaria en el campo.


429
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.