10 miradas estratégicas para el impacto social en el rediseño del futuro pos-covid

El ciudadano como coresponsable en la solución de problemas sociales, la revolución en el tercer sector, la alimentación ecológica y de proximidad, la nueva gestión del talento en las empresas o el papel de la llamada 'passion economy' en las industrias culturales son algunas de las reflexiones estratégicas identificadas por diez profesionales líderes en nuestro país en diferentes áreas de conocimiento.

Con objeto de analizar la nueva realidad surgida como consecuencia de la crisis sanitaria, social y económica provocada por la covid-19, la consultora de innovación social Innuba ha creado un Hub de Expertos que reúne a diez voces líderes en innovación social en España.

Las reflexiones estratégicas de estos diez expertos, que abordan la innovación social desde un punto multidisciplinar y desde su propia área de conocimiento, han sido recopiladas en la publicación 10 miradas para crear futuros positivos. Un documento que forma parte del proyecto Lo que vendrá después y que Innuba ha puesto en marcha para divulgar, guiar y acompañar en el nuevo reto de crear líderes y estrategias de negocio que operen desde el impacto social.

Para ello, forman parte de este Hub de Expertos María López Escorial, consultora independiente especializada en innovación social, modelos de negocio con impacto y soluciones empresariales para combatir la pobreza y presidenta de la Fundación Compromiso y Transparencia, editora de esta revista; Elena Herrero-Beaumont, abogada, periodista y consejera de varias empresas y fundaciones, entre ella Compromiso y Transparencia; Gonzalo Fanjul, investigador y activista contra la pobreza; Carlota Mateos, emprendedora de impacto, comprometida con el medio rural, la salud y el medio ambiente; José Antonio Ritoré, periodista con más de 20 años trabajando con activistas y emprendedores sociales; Marta Fontcuberta, marketer y coach de marcas y personas, con más de 30 años de experiencia; Daniel Trurán, consultor de innovación social y docente en diferentes escuelas de negocio; Lucía Velasco, economista especializada en tecnología e innovación social; Rafael Villasanjuan, director de Análisis y Desarrollo Global de ISGlobal, y José Luis Arbeo, experto en Marketing y Transformación de Negocio.

“El Hub de Expertos de Lo que vendrá después surge de la necesidad de entender, desde un punto de vista multidisciplinar y transversal, las nuevas tendencias sociales e insights en el comportamiento, tanto individual como colectivo, desde el consumidor al ámbito corporativo, que están dando forma a la nueva realidad a la que nos enfrentamos, tras el enorme impacto social, económico y sanitario que ha traído consigo la covid-19”, explica María García, CEO de Innuba.

10 voces expertas, 10 claves estratégicas

  1. El ciudadano como coresponsable en la solución de problemas reales. El coronavirus nos ha hecho darnos cuenta y ser mucho más conscientes de que nuestros actos tienen una repercusión directa en la sociedad y en el medio ambiente, así como de la interdependencia de unos y otros y nuestra alta vulnerabilidad. Esto ha hecho madurar al consumidor, que se haga más consciente y responsable de sus actos y de que asuma que tiene una responsabilidad directa sobre los problemas sociales que nos afectan a todos.
  2. La covid-19 como aceleradora de las empresas con propósito. Como consecuencia de la pandemia, las grandes compañías han incrementado significativamente su adopción de un propósito con impacto social como hoja de ruta estratégica. Entienden, ahora más que nunca, que “dar la espalda” al compromiso con la sostenibilidad destruye valor a largo plazo. En este sentido, el coronavirus ha acelerado de forma significativa una tendencia que venía dándose ya desde hace algunos años.
  3. Alimentación ecológica y de proximidad vs. desperdicio alimentario. El desperdicio alimentario en nuestro país se traduce en que entre el 30%y el 40% de los alimentos que se producen acaban en la basura en un punto u otro de la cadena, lo que provoca un grave problema social y medioambiental. La crisis de la covid-19 también ha contribuido a acelerar tres tendencias en el sector de la alimentación que combaten de forma directa este problema: un incremento en el consumo de productos ecológicos, de productos de proximidad y de productos de temporada. Nuestra creciente preocupación por la salud y la conciencia ciudadana de ayudar a los que tenemos cerca, incluido el comercio de barrio, han contribuido a ello.
  4. Una revolución en el tercer sector. La pandemia es un obstáculo para el tercer sector en la medida en que dispara las necesidades a las que hacen frente las ONG y reduce los recursos disponibles para trabajar. Pero esta problemática está sirviendo, a su vez, para acelerar algunas reformas en la estrategia de las propias empresas de este sector y en el marco legal que las acompaña, de modo que se fortalezca la vinculación entre estas y los ciudadanos.
  5. El papel de la passion economy en las industrias culturales. La responsabilidad colectiva e individual nos está ayudando a superar la crisis sanitaria y será fundamental para afrontar la crisis económica que afecta, de forma muy acusada, a las industrias culturales. Las artes escénicas perdieron un 90% de facturación en 2020 y la música un 76%. Ante ello, aflora la denominada passion economy, que tu pasión sea tu negocio. Miles de creadoras y creadores en español llevan años regalando a sus fans contenidos gratis en las redes sociales. Pero no solo a sus fans, sino, sobre todo, a Instagram, Twitter o Youtube, que son los verdaderos amos y dueños de la experiencia creativa. Ante ello, están emergiendo nuevas plataformas y proyectos que buscan ayudar al creador a que el público reconozca su talento no solo con aplausos o “likes”, sino con dinero.
  6. El avance del egoless en la cultura corporativa y la gestión del talento. El coronavirus ha acelerado procesos de transformación en las empresas donde se ha puesto a la familia, al equipo de trabajo y al propio empleado en el centro del corazón de la compañía, en detrimento de las jerarquías o la competitividad individual. Incluso en compañías que han arrastrado sin ganas la necesidad de cambio, la pandemia les ha hecho enfrentarse de cara a la transformación digital, por una parte, y a la gestión del talento en remoto, por otra.
  7. El teletrabajo, una tendencia más allá de la pandemia. La pandemia ha supuesto un impulso del teletrabajo a nivel global, y en España se ha acelerado su adopción de forma particular. Antes, España se encontraba entre los países de la UE a la cola en cuanto a la adopción de teletrabajo. El 91,7% de los ocupados en España nunca teletrabajaba frente al 85,6% en la media de la UE27 en 2019 (Eurostat, 2021). Si continuase esta tendencia una vez superada la crisis sanitaria, se flexibilizará la posibilidad de combinar oficina y hogar como modalidad laboral. Las experiencias previas de adopción de teletrabajo, unido al desarrollo normativo del Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia que regula la posibilidad de optar por el teletrabajo, hacen esperar que este modelo laboral se consolide en el futuro, al igual que en el resto de los países de la Unión Europea.
  8. Fake news vs. periodismo veraz. Frente a la desinformación y el auge de las fake news en los últimos meses relacionadas con la covid-19, los medios de comunicación están desarrollando un extraordinario periodismo de datos, innovando en productos periodísticos a través de newsletters diarias, informando a través de blogs en tiempo real, poniendo en marcha podcasts, etc. Junto a ello, la pandemia ha sido también un catalizador esencial en el proceso de digitalización de los medios, una asignatura pendiente en muchos de ellos desde hace años.
  9. El cambio climático, un problema que no se puede posponer. Desconocemos si surgirán otras epidemias en el futuro, pero lo que sí parece cada vez más evidente es la posible relación entre estas y la degradación medioambiental. La salud planetaria es, en este sentido, una nueva estrategia para expandir el estudio de las causas y encontrar nuevos mecanismos de control vinculados a las principales enfermedades que afectan a la población humana. Cada vez  resulta más difícil imaginar personas sanas en un planeta enfermo.
  10. Gestión del riesgo vs. procesos de innovación. El miedo al error es una de las principales razones por las que la mayoría de las empresas, en lugar de atreverse a innovar, deciden ir a una gestión de riesgo, más conservadora y aparentemente más segura. Pero la crisis de la covid-19 ha derribado muchas de estas barreras de protección y ha abierto la mente de muchas compañías al verse irremediablemente sacudidas por la incertidumbre. Esto ha acelerado, en muchos casos, procesos de innovación, que van ganando terreno frente a la opción conservadora de la gestión de riesgo.
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.