Emprendimiento juvenil sobre ruedas

‘LabEmprende’, el bus interactivo de la Fundación ”la Caixa”, viaja por España para despertar las habilidades emprendedoras de la juventud mediante talleres y actividades multimedia.
<p>Exterior del bus ‘LabEmprende’. Foto: Fundación ”la Caixa”.</p>

Exterior del bus ‘LabEmprende’. Foto: Fundación ”la Caixa”.

Ya lo decía Albert Einstein: “En los momentos de crisis, solo la imaginación es más importante que el conocimiento”. Y en unas circunstancias tan complejas como la que nos rodean desde hace casi dos años, marcadas por una pandemia mundial y su consecuente crisis económica, tener nuevas ideas y saber llevarlas a cabo es una auténtica tabla de salvación.

Una imaginación y capacidad innovadora que, en el mundo empresarial, tiene su traducción más directa en el emprendimiento. Es decir, en la iniciativa de mujeres y hombres que, haciendo gala de espíritu empresarial -y una buena dosis de valentía- diseñan, lanzan y administran su propio negocio.

Sin embargo, los últimos datos sobre emprendimiento en España, aunque resisten al duro golpe de la covid-19, reflejan la necesidad de inculcar más intensamente en la población -especialmente entre los más jóvenes- el valor del emprendimiento y la innovación empresarial.

Según el Informe Global Enterpreneurship Monitor (GEM) 20-21, nuestro país encabeza el ranking mundial del miedo al fracaso. Pese a que contamos con suficiente capital humano y capital social para emprender, el 64% de la población española percibe que el miedo al fracaso les impediría poner en marcha un nuevo negocio, unos nueve puntos porcentuales más que en 2019, y muy por encima del 47% de miedo al fracaso de la población mundial.

La crisis provocada por la pandemia tampoco ha ayudado demasiado a hacer frente a ese miedo, y ha hecho que se reduzca de forma considerable el porcentaje de españoles que perciben oportunidades para emprender: si en 2019 este grupo de ‘optimistas’ lo formaba un 36,1% de los encuestados, actualmente se ha reducido a un 16,5%.

Asimismo, aunque la figura del emprendedor se asocia normalmente a un profesional joven, en sus primeros años de trayectoria y con ganas de innovar y arriesgar, la realidad no parece ser exactamente así. Según el Informe GEM, la edad media se sitúa en torno a los 42 años, y va creciendo con el proceso de maduración de las iniciativas. La población emprendedora mayor de 55 años, de hecho, ha se ha doblado en la última década.

Por el contrario, la población más joven, entre 18 y 24 años, representa solo el 21,7% del total de emprendedores en 2020 y, como recoge el estudio, los jóvenes continúan experimentado amplias dificultades a la hora de trasladar sus intenciones en emprendimientos reales. Si en 2007 los proyectos de emprendimiento involucraban a 12 de cada 100 jóvenes, en el año 2020 apenas alcanzan a 5 de cada 100.

Aunque pueda parecer un detalle sin importancia, la edad es un elemento que puede ser determinante a la hora de emprender. Las personas jóvenes, aunque suelen carecer del mismo nivel de recursos y experiencia que las personas de edades superiores, también suelen tener menos cargas familiares y responsabilidades que limiten su capacidad de asumir riesgos, además de ser nativos digitales y contar con mayor energía y entusiasmo para emprender un negocio. Son, por tanto, quienes mejor pueden tirarse a la piscina a la hora de innovar, emprender y, si caen, volver a levantarse.

Pero para animar a la juventud a emprender, además del apoyo financiero y la simplificación de trámites y procedimientos, es necesaria una mayor formación, motivación y familiarización con los valores del emprendimiento, incluso desde etapas tempranas. Y a España, en este ámbito, todavía le queda un amplio margen de mejora.

No en vano, la educación y formación emprendedora en etapa escolar es una de las variables peor valoradas por los encuestados en el Informe GEM. Ha conseguido una nota de 2,2 puntos sobre 10; en otras palabras, la falta de formación en materia de emprendimiento es un obstáculo aún mayor que la burocracia e impuestos (3,9) a la hora de desarrollar un negocio. Algo mejor es, sin embargo, la valoración de la educación emprendedora en etapa post-escolar, que consigue el aprobado con una nota del 5,1. No obstante, queda mucho por hacer.

<p>Jóvenes en los retos propuestos por la Fundación ”la Caixa”. Foto: Fundación ”la Caixa”.</p>

Jóvenes en los retos propuestos por la Fundación ”la Caixa”. Foto: Fundación ”la Caixa”.

Fundación ”la Caixa” acerca el emprendimiento a la juventud

Hace falta, por tanto, acercar el emprendimiento a la juventud. Y ese es precisamente el objetivo de una de las últimas iniciativas de la Fundación ”la Caixa”: LabEmprende, el primer laboratorio móvil y multimedia para descubrir y experimentar los valores de una actitud emprendedora.

Una iniciativa impulsada por EduCaixa y que, como el resto de sus programas, tiene el propósito de crear sistemas pedagógicos destinados a los jóvenes para inspirar un cambio de paradigma en la sociedad que estimule nuevas formas de pensar y de actuar, permitiendo que las nuevas generaciones desplieguen talentos y potenciales al servicio de una profesión sentida, productiva y creativa.

Fue el pasado mes de junio cuando el bus interactivo LabEmprende empezó su recorrido por toda España para ponerse al servicio de la educación y de la formación de los jóvenes en el ámbito del emprendimiento. Desde entonces, ya ha pasado por diferentes localidades de la Región de Murcia y Andalucía, y próximamente continuará su itinerario por Extremadura. En él, alumnos y familias pueden disfrutar de actividades para aprender el concepto de emprendimiento y las características y valores de una actitud emprendedora, de forma directa y experiencial, a través de un formato sostenible e innovador.

Al bus LabEmprende pueden subirse principalmente grupos procedentes de centros educativos, de edades comprendidas entre los 14 y los 18 años; si bien pueden participar también grupos procedentes de escuelas especializadas en ciclos formativos para mayores de 18 años y de escuelas de adultos. Para este tipo de visitas académicas, el recorrido está en todo momento dinamizado por personal especializado.

Son ellos los encargados de dar la bienvenida al espacio LabEmprende, tejer el hilo conductor de todo el recorrido, conducir la puesta en común de cada actividad y animar el debate entre los participantes, potenciar al máximo la participación del público y aclarar dudas y preguntas, siempre adaptados al perfil de los asistentes.

Asimismo, durante los fines de semana y en momentos de visita libre, la campaña también se dirige al público general, principalmente familias y jóvenes. En estos casos, el personal del bus adapta convenientemente los recursos del espacio para que el recorrido pueda realizarse de forma autónoma.

LabEmprende surge tras la experiencia y el éxito del espacio original en CaixaForum Barcelona, llamado CaixaLab Experience, iniciado en 2014. Un recorrido de una hora y media de duración por un espacio multimedia y con distintas actividades interactivas orientado a alumnos de la ESO y Bachillerato, que ahora, en un formato móvil e itinerante, tiene la oportunidad de recorrer diferentes puntos geográficos del país.

<p>‘CaixaLab Experience’, en el CaixaForum Barcelona. Foto: Fundación ”la Caixa”.</p>

‘CaixaLab Experience’, en el CaixaForum Barcelona. Foto: Fundación ”la Caixa”.

Cinco ámbitos de experimentación

El espacio interior de LabEmprende incluye cinco ámbitos o fases de experimentación, a través de los cuales se invita al público a recorrer todas las etapas que conlleva el desarrollo de un proyecto emprendedor, diseñado y equipado tecnológicamente para que se descubra de forma interactiva y gradualmente la experiencia de lo que supone emprender.

La primera fase es la denominada Emprender es una actitud, una bienvenida con la que el visitante entra en contacto con conceptos asociados a la actitud emprendedora para tener una primera impresión de los que supone emprender. Para ello se utiliza una lluvia de palabras vinculadas al emprendimiento, como “reto”, “creatividad”, “formación”, “esfuerzo”, “pasión”, “oportunidad”, “confianza”, “organización” o “riesgo”.

El segundo ámbito es el bautizado como Somos emprendedores, a través del cual se invita a los estudiantes a escuchar a través de piezas audiovisuales las experiencias y motivaciones de personas emprendedoras, para generar en ellos las primeras reflexiones y debates.

Mira. Aprender a observar es la siguiente fase de la experiencia LabEmprende. Está centrado en observar todo aquello que nos rodea con una mirada emprendedora y una actitud activa y crítica. En el emprendimiento, como en tantos ámbitos de la vida, nuestro entorno es la mejor fuente de inspiración para detectar oportunidades. La actividad se desarrolla en torno a una mesa interactiva de trabajo, alrededor de la cual se disponen los participantes. Es en este nivel cuando empieza el proceso mismo de emprender, cuyo primer paso no es otro que entrenar un cambio de mirada para pasar de ver problemas a identificar oportunidades.

Después de mirar, toca pensar. Piensa. Soluciones innovadoras, el siguiente paso, tiene como objetivo comprender que una idea de negocio tiene posibilidades de éxito si cubre una necesidad o resuelve un problema. En este espacio se invita al alumnado a llenar de contenido el concepto ‘propuesta de valor’, asociando soluciones innovadoras a necesidades no resueltas -es decir, oportunidades.

Una vez que los participantes han observado el entorno y valorado una propuesta de valor, es el paso de materializar la idea. En la fase Haz. De la idea al negocio, se hace comprender a los asistentes que una propuesta de valor, por buena que sea, no va a tener éxito en el mercado por sí sola: es necesario un modelo de negocio. Para ello, los estudiantes deben definir el modelo de negocio de ideas y productos que ya han cosechado éxitos en el mercado, haciendo uso de tablets. De esta forma los jóvenes pueden conocer y aplicar el Modelo Canvas como herramienta para definir el suyo propio.

Por último, en Empieza. Si quieres, puedes, los participantes pueden sintetizar toda la experiencia que les ha aportado el recorrido a través de testimonios que ya han emprendido. En concreto, chicas y chicos que ya están viviendo la experiencia de emprender desde sus respectivos centros educativos. De esta forma, la visita concluye con una nueva visión de los conceptos que han encontrado al inicio del recorrido.

1 de 3
<p>Interior del bus ‘LabEmprende’. Foto: Fundación ”la Caixa”.</p>

Interior del bus ‘LabEmprende’. Foto: Fundación ”la Caixa”.

2 de 3
<p>Interior del bus ‘LabEmprende’. Foto: Fundación ”la Caixa”.</p>

Interior del bus ‘LabEmprende’. Foto: Fundación ”la Caixa”.

3 de 3
<p>Interior del bus ‘LabEmprende’. Foto: Fundación ”la Caixa”.</p>

Interior del bus ‘LabEmprende’. Foto: Fundación ”la Caixa”.

Jóvenes Emprendedores, un desafío al talento joven

La iniciativa LabEmprende se enmarca dentro del proyecto pedagógico Jóvenes Emprendedores impulsado por EduCaixa con el propósito de despertar habilidades emprendedoras en el alumnado, promoviendo su crecimiento personal, potenciando su actividad creativa y fomentando su capacidad de iniciativa. El foco principal de este programa son los alumnos y alumnas de Secundaria, Bachillerato y Ciclos Formativos.

Jóvenes Emprendedores cuenta con diferentes programaciones didácticas, además de formaciones para el profesorado y la posibilidad de acompañamiento de un Educoach -asesor en materia de educación y emprendimiento- en su aplicación. A través de su web, los docentes interesados pueden registrarse y acceder a los contenidos, recursos y actividades didácticas adaptadas a cada etapa educativa. En ella es posible elegir tanto nivel educativo con el que se va a trabajar (3º y 4º de ESO y Bachillerato y Ciclos Formativos de Grado Medio) como el tiempo del que se dispone en el aula para avanzar en esta iniciativa.

Así, a través de este programa, el alumnado puede conocer desde las bases del emprendimiento y los pasos básicos para emprender, hasta las herramientas de gestión económica y comunicación empresarial, pasando, por supuesto, por la gestión del proyecto y el proceso de presentación.

Pero el empeño de EduCaixa para motivar la capacidad emprendedora de los jóvenes españoles no se queda en las aulas y en material didáctico, sino que aspira a hacer realidad las ideas innovadoras de los adolescentes. A través de su Emprende Challenge, el programa Jóvenes Emprendedores ofrece la posibilidad de vivir el desarrollo de un proyecto emprendedor de principio a fin y de forma real, con el aliciente de conseguir una experiencia inmersiva y entrar en contacto con otros jóvenes emprendedores de toda España.

Este proyecto, como indica su nombre, parte de un desafío o challenge. Un reto que se plantea a los equipos de estudiantes -y a su profesorado- que están trabajando en el aula el programa Jóvenes Emprendedores. En la edición de 2021, por ejemplo, Emprende Challenge propuso a los equipos participantes que elaboraran el proyecto de un producto, servicio o campaña enmarcado en uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), teniendo en cuenta la nueva realidad que ha generado la covid-19.

Para dar respuesta al desafío, los participantes deben asumir el rol de un equipo emprendedor para idear, diseñar y comunicar su proyecto, en el que explican la necesidad detectada y la propuesta de solución que han ideado. Estos equipos, formados por tres o cuatro alumnos mayores de 14 años, han de plasmar su idea en un único documento siguiendo el modelo de la ficha NABCH (necesidades, aproximación, beneficios, competencia y gancho) y presentarlo a través de la plataforma de convocatorias de la Fundación ”la Caixa” en su respectivo plazo.

Aunque actualmente los plazos están cerrados, se prevé que durante este otoño se publiquen las bases de la nueva edición de Emprende Challenge, cuyo plazo estará abierto aproximadamente hasta marzo. Entre todas las propuestas recibidas, EduCaixa seleccionará a 25 equipos, cuyos integrantes podrán participar en un Campus Virtual formado por más de 350 alumnos y 80 docentes de España, Portugal y Colombia. En él, los equipos reciben asesoramiento de educoaches para evolucionar y mejorar sus análisis y proyectos; entrenan competencias clave a través de talleres, charlas y trabajo autónomo, y se fomenta el encuentro y el espíritu de comunidad.

Y ahí no acaba todo. Después del Campus Virtual, los 19 equipos seleccionados entre todos los EduCaixa Challenge son premiados con un viaje formativo al bootcamp de Mallorca. Un viaje que, a través de tres expediciones de seis días de duración cada una, permite una experiencia de inmersión total para evolucionar en sus proyectos y empoderarse como emprendedores. Todo ello en un entorno seguro donde aprendizaje y diversión están garantizados. El último bootcamp tuvo lugar entre el 28 de junio y el 17 de julio.

En definitiva, con Emprende Challenge, la Fundación ”la Caixa” ofrece la posibilidad de vivir de manera experiencial la evolución de un proyecto propio: de empezar a trabajar en un reto en clase a acabar siendo agentes de cambio social.

<p>Participantes del programa ‘BeCritical’. Foto: Fundación ”la Caixa”.</p>

Participantes del programa ‘BeCritical’. Foto: Fundación ”la Caixa”.

EduCaixa: el compromiso con la comunidad educativa

Tanto el bus interactivo LabEmprende, como el programa Jóvenes Emprendedores y su challenge son iniciativas de EduCaixa, que engloba toda la oferta educativa de la Fundación ”la Caixa”, promoviendo e impulsando la transformación educativa con el fin de responder a las necesidades de la sociedad del siglo XXI.

EduCaixa parte de la convicción de que la educación es uno de los motores sociales más relevantes y el medio para garantizar el desarrollo sostenible. Por esta razón, ”la Caixa” lleva décadas centrándose en este ámbito, facilitando a equipos directivos de escuelas, profesorado y alumnado múltiples recursos para hacer el aprendizaje más rico, más significativo y más integral.

La nueva oferta educativa diseñada por EduCaixa se basa en tres grandes ejes: por un lado, el desarrollo competencial del alumnado, a través de una amplia oferta de recursos y actividades educativas, de eficiencia demostrada, orientados a favorecer las competencias y habilidades de los jóvenes.

En segundo lugar, el desarrollo profesional de equipos directivos y docentes, a los que se les proporcionan metodologías y contenidos que favorezcan la transformación educativa, poniendo especial énfasis en el liderazgo para el aprendizaje del alumnado.

Y, por último, en la generación y transferencia de evidencias, promoviendo la evaluación como herramienta clave para detectar iniciativas, métodos y modelos educativos efectivos, y transferir las evidencias de estas evaluaciones, escalables a toda la comunidad educativa, con el fin de convertirlas en la base del cambio.

Además de Jóvenes Emprendedores, EduCaixa cuenta con otros seis programas adaptados a las diferentes edades y necesidades.

Se trata de Emociona, dirigido a fomentar el desarrollo social y emocional del alumnado de Infantil y Primaria; Comunica, centrado en desarrollar las habilidades comunicativas en Primaria y Secundaria; HelloMath!, para promover el pensamiento computacional y matemático entre el alumnado de Primaria; BeCritical, dirigido a alumnos de ESO, Bachillerato y CFGM y orientado a desarrollar el pensamiento crítico; BigData, con el que pretende hacer entender a alumnos del último ciclo de Secundaria, Bachillerato y CFGM la implicación de esta tecnología en nuestra vida, y, también para esa franja de edad, STEAMxChange, centrado en la divulgación y reflexión de los relación con las disciplinas STEAM.

Contenido apoyado por La Caixa.
Esta noticia se adhiere a los criterios de transparencia
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.