Txita o cómo conseguir un mundo mejor a través del transporte sostenible

0

Txita es una empresa emprendedora seleccionada por BBVA Momentum por su proyecto y su idea: desarrollar servicios de transporte sostenible en San Sebastián y formar a otros emprendedores con iniciativas similares.

La energía y la ilusión de tres amigos de Donostia se cristalizó en el verano de 2006 con el objetivo de cumplir un sueño. Ese sueño es hoy una realidad. Una realidad que ha logrado, solo desde 2010, un ahorro acumulado de 25 toneladas de CO2, gracias a los servicios de bici-taxi en su ciudad. Compromiso Empresarial se ha acercado a un proyecto innovador y sostenible que ha recibido buenas críticas desde el Gobierno local y apoyo desde el sector privado.

Hace siete años el sueño de tres jóvenes, Gorka, su hermana María Matximbarrena y Dani Ruiz, se hizo realidad bajo el nombre de Txita en San Sebastián. Se trataba de implementar un servicio de bici-taxi en su ciudad, utilizando unos triciclos de pedaleo asistido adaptados al transporte de personas.

Txita, cuyo nombre está compuesto por «txi», de txirrinda que es bicicleta en euskera, y «ta» de taxi, es un ejemplo de un proyecto emprendedor que no nace de una necesidad, sino de un sueño. «Era un sueño compartido entre tres amigos», explica a Compromiso Empresarial Dani Ruiz, uno de los tres fundadores, catalán de origen, pero donostiarra de adopción desde hace nueve años.

Así arranca en junio de 2006 Txita, «la aventura de liderar una empresa que su objetivo fuera ofrecer un trabajo de calidad a sus integrantes, a la vez de aportar a Donostia un nuevo servicio de transporte de personas, innovador y sostenible», define Dani.

Si bien inicialmente, los ingresos del negocio provenían en su mayoría de la comercialización del espacio publicitario del propio triciclo, rotulándolo con la imagen de los anunciantes, paulatinamente los presupuestos en publicidad y comunicación actuales han ido decreciendo, de ahí que Txita tuvo que enfrentarse a la diatriba de crecer o desaparecer. «Apostamos por la primera –responde Dani– y decidimos ampliar nuestros servicios, implementando también el servicio de transporte de última milla sostenible.

Posteriormente, añadimos también el servicio de asesoramiento y acompañamiento a iniciativas como la nuestra o con objetivos parecidos. Paralelamente, por ser los primeros usuarios y compradores del triciclo que utilizamos en toda la península, el fabricante de los triciclos, nos brindó la posibilidad de ser sus distribuidores en España, tarea que aceptamos encantados».

De esa manera, Txita sale reforzado y es capaz de ofrecer el servicio de transporte de última milla –cubre literalmente la última milla del traslado del paquete– para todas las empresas de transporte y distribución que operan en San Sebastián. «Como disponemos de un almacén situado en el centro de la ciudad, nuestros clientes nos entregan sus expediciones con destino al centro urbano, y nosotros realizamos la última milla del trayecto en triciclos eléctricos y la entrega de las expediciones a los destinatarios».

Actualmente, Txita está a punto de ampliar su servicio, ofreciendo mensajería urbana en San Sebastián, también utilizando únicamente vehículos 100% sostenibles: bicicleta de carga ligera, triciclos y furgoneta eléctrica. De hecho, Dani reconoce que «son muchos los comercios y oficinas que solicitan nuestros servicios, para de esta forma contribuir activamente a la mejora de la sostenibilidad urbana, aportando así cada pequeño cliente su granito de arena a favor de la sostenibilidad».

Además de un servicio de training para otras iniciativas emprendedoras, en Txita también dispone de un servicio de bici-taxis, durante la temporada veraniega, ya que la mayor parte de los clientes de este servicio suelen ser turistas y visitantes.

Todo ello es el ejercicio de un propósito muy claro: mejorar la calidad de vida y sostenibilidad de Donostia, realizando y promoviendo el transporte urbano de mercancías de forma ecológica, con la finalidad de crear un caso de éxito replicable a otros municipios.

De hecho, «nuestro objetivo principal es conseguir un modelo de negocio de éxito en nuestra propia ciudad, para que posteriormente pueda existir el mismo servicio en otros municipios con las mayores garantías de éxito posibles», resume Dani.

Las cifras avalan la buena salud de su proyecto: desde mayo de 2010, Txita ha realizado casi 200.000 envíos, lo que ha supuesto un ahorro acumulado de unas 25 toneladas de CO2. En cuanto a quilómetros realizados, si se sumaran todos los trayectos realizados, «ya habríamos dado una vuelta al planeta», concluye uno de sus fundadores.

¿Por qué San Sebastián?

La capital donostiarra es la cuna del proyecto emprendedor Txita. Es además, una de las ciudades perfectas para el desarrollo de este tipo de servicios de transporte sostenible. «Dispone de unas infraestructuras para el uso de la bicicleta casi inmejorables, el Ayuntamiento y sus departamentos, sobre todo el de movilidad, tienen muy claro su plan de movilidad, que tiene como objetivo principal promover el uso del transporte sostenible, tanto de personas como de mercancías», explica Dani.

A eso hay que sumarle que la orografía de la ciudad contribuye y facilita el uso de triciclos, porque es una ciudad llana y de dimensiones asequibles para desplazarse en bicicleta. Asimismo, cuenta con muchas calles céntricas peatonales con restricciones de acceso para furgonetas, y una parte vieja totalmente peatonal.

Donostia/San Sebastián viene desarrollando en los últimos años una política de promoción de la bicicleta que incluye no solamente vías ciclistas, sino también medidas complementarias de diverso calado como la creación de un Observatorio de la Bicicleta, registro de bicicletas, etc.

Sin embargo, no todo son facilidades, «también nos hemos encontrado dificultades, pero creo que de no haber sido así, hubiéramos aprendido y crecido mucho menos tanto en lo personal como profesional». Sin embargo, las dificultades encontradas no han sido, por suerte, paredes infranqueables, sino «vallas que hemos tenido que aprender a saltar y hemos podido superar», resume el emprendedor.

Un ejemplo de ello es la dificultad a la hora de involucrar a algunas empresas de paquetería y distribución, para que colaboren y apoyen un reparto que no contamine, que no congestione las ciudades y respete al peatón. «Nos gustaría que pensaran en las generaciones futuras, que llegarán y se encontrarán un planeta que hubiera podido estar mejor cuidado, pero que por intereses económicos o simple egoísmo, se maltrató».

Asimismo, Txita aspira a que las empresas de transporte, ante la posibilidad de hacer un reparto sostenible al mismo coste y con la misma calidad, no tengan ninguna duda en hacerlo de forma respetuosa con el medio ambiente. «Desgraciadamente, a día de hoy, esto no es así», concluyen desde Txita.

Training, ayudando a otras empresas

Además de contribuir al transporte sostenible, Txita tiene entre sus objetivos ayudar a otros emprendedores, a través de un servicio de asesoramiento y acompañamiento para empresas y proyectos como el suyo. El resultado ha sido la puesta en marcha de empresas dedicadas al transporte sostenible, como en Barcelona: Van a pedal y Gogentle, y próximamente en Valladolid y Logroño.

Muchos emprendedores y empresas han querido conocer la experiencia de Txita. Algo que Dani, uno de sus fundadores, agradece: «Es de recibo destacar la confianza que han depositado en nosotros, aquellos proyectos, que antes de dar el salto de proyecto a empresa, han realizado el training Txita. Todos ellos han querido conocernos, trasladarnos sus ideas, para que desde nuestra experiencia, pudiéramos aconsejarles y ayudarles a evitar tropiezos o errores comunes en el arranque de un servicio de logística urbana.

Además, no hay que olvidar que hacerlo en bicicletas y triciclos, en cierta manera, te hace más vulnerable. Es un poco como la fábula de la liebre y la tortuga, donde en una carrera entre ambos, si la tortuga quiere ganar, debe ser constante, inteligente, viva, y algo muy importante: vivir la carrera con esperanza, optimismo e ilusión».

Confianza del sector público y privado

Sin duda, una de las bazas de Txita ha sido el apoyo y la confianza recibida tanto desde el sector privado como público. En el primer caso, en la línea de negocio de transporte de última milla, que es el core-business actual de la empresa, destaca la confianza depositada por clientes como Seur, Eroski, Gureak y diferentes departamentos e instituciones locales. «Aunque no queremos olvidar cada uno de los pequeños clientes, que gracias a ellos también conseguimos seguir adelante», apunta Dani.

Desde el punto de vista de la esfera pública, las administraciones locales han valorado muy positivamente la aportación de Txita como ciudadanos con ganas de cambiar el rumbo, aportando a su ciudad lo que quieren, pueden y saben hacer: promocionar y realizar el transporte urbano sostenible.

«Valoramos muy positivamente el apoyo recibido por el Ayuntamiento de San Sebastián, liderado por el departamento de movilidad. Tenemos una relación de mutua confianza, y tenemos muy claro que nuestros objetivos van de la mano, tanto ellos como nosotros queremos vivir en una ciudad más sostenible, con mayor calidad de vida para sus habitantes y visitantes, y ambos creemos que la forma de hacerlo es colaborando. A nivel europeo, enlazado por el propio ayuntamiento, también hemos recibido el apoyo de Civitas, que fue trascendental sobre todo en el arranque del servicio en 2009″.

Sin embargo, para poder valorar el apoyo recibido por las administraciones públicas, es importante tener en cuenta el contexto socioeconómico actual y ser consciente que no son comparables los apoyos recibidos actualmente con los de años anteriores.

Es por ello, que con un análisis enclavado en la situación actual, Dani apunta: «A día de hoy, creo que hay que buscar los apoyos en las propias relaciones con las instituciones, es muy importante que conozcan y comprendan los valores y objetivos del propio proyecto, para que en la medida de lo posible, si les gusta (que en nuestro caso no estamos encontrando dificultades en esto), cuenten contigo, te apoyen, y a la vez, hasta busquen también ellos apoyo en ti».

Desde Txita, tienen muy claro que en una situación económica como la actual, «no existen salvadores, sino que la forma de darle la vuelta, nace en cada individuo, desde cada «pequeño» mundo. Nosotros elegimos la opción de contribuir en el medio ambiente, trabajando en conseguir un caso de éxito para la posterior réplica y crecimiento también de su impacto social de forma exponencial».

El objetivo último de Txita es conseguir un cambio social, y andar juntos hacia un mundo más humano, generoso y respetuoso. Además, hacerlo de forma económicamente sostenible.

El ecosistema BBVA Momentum

Momentum Project es una iniciativa de Esade y BBVA dirigida a promover el emprendimiento social en España. Para cumplir con este propósito Momentum cuenta con dos líneas de trabajo: el desarrollo de un programa para consolidar y aumentar el impacto de estos emprendimientos y la creación de un ecosistema de apoyo al emprendedor social.

El apoyo consiste básicamente en tres líneas. Por un lado, la parte formativa, consistente en una especie de MBA, donde el objetivo es que los emprendedores (dos integrantes por empresa), se «despeguen» de su día a día durante dos ciclos semanales para recibir una formación multidisciplinaria en gestión, liderazgo, comunicación y planificación empresarial.

Durante la segunda parte, el objetivo es desarrollar un plan de crecimiento, con la ayuda de dos estudiantes de Esade, que estén a punto de terminar el MBA y dos mentores, uno proveniente del mundo laboral y exalumno de Esade, y otro proveniente del BBVA (normalmente directivo de oficina o región).

Durante esta etapa, y paralelamente, PwC realiza una investigación al emprendimiento, para confirmar que la base legal, fiscal y laboral donde apoyar el crecimiento es firme.

Esta segunda parte culmina con el Social Investment Day (SID), evento destinado a que los diez emprendimientos presenten su plan de crecimiento a inversores del BBVA y detallen sus necesidades de financiación para llevar a cabo el plan descrito.

Después del SID, el comité técnico de BBVA Momentum decide qué proyectos financiar, y arranca la tercera parte que consiste en una financiación muy beneficiosa por parte del BBVA, con el objetivo principal de lograr que los emprendimientos sociales logren sus fines sociales y económicos.

Seleccionados por BBVA Momentum para recibir la formación y el programa de apoyo, Dani lo recuerda con ilusión: «Cuando nos dijeron que estábamos seleccionados, tardamos unos días en terminar de creérnoslo. Era una iniciativa que conocíamos y a la que teníamos mucho respeto».

Para Txita, ser seleccionado Emprendimiento Momentum 2012 les ha aportado un ecosistema muy amplio y fructífero. «Al principio, no entendía muy bien a qué se referían con los beneficios del ecosistema –se sincera Dani–, ahora sí lo entiendo. Se trata de formar parte de una red de contactos de todo tipo financiero, formativo, profesional, los propios emprendimientos de nuestra u otras ediciones, los mentores, los estudiantes… Se trata de no sentirte solo, de sentirse que no estás loco o, al menos, que estás junto a otros locos».

Por Marina Sanz

0
Noticias relacionadas
Más noticias
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. XICLO ÚLTIMA MILLA

    !Somos «activistas del transporte sostenible» tambien! Desde Valladolid, hemos arrancado nuestra actividad empresarial hace muy poco:XICLO ULTIMA MILLA S.L. Eso no hubiera sido posible sin el gran apoyo y eferurzo de nuestros amigos de TXITA y les damos las gracias.

  2. Francisco Ventura Bancalero

    Muy buenas estaria interesado en que me mandaran informacion de precios y caracteristicas de triciclo pues estoy intentando montar una pequeña empresa de transporte ecologico en badajoz muchas gacias y perdone las molestias mi tl. 669490828 si fuera posible llamen por fvor gracias

  3. Mitaxi.net

    La verdad que es una idea estupenda, sostenible y totalmente necesaria. Otra visión de las cosas. Me gusta la idea.