accenture compartiendo el conocimiento

CE10 febrero 2007
0

La consultora Accenture hace de su propio trabajo el buque insignia de su acción social. Horas y horas de consultoría gratuita que la empresa aporta consiguen que organizaciones sociales sean más eficientes en sus funciones. La compañía no duda en hacer accesible a ONGs su labor de consultoría e invierte su tiempo en regalar «lo que sabe hacer».

Un ejemplo que servirá de guía a muchas compañías que tengan «inquietudes» y quieran crear valor con políticas de responsabilidad social corporativa.

¿Conoce la opinión al respecto que tienen sus empleados? ¿Le importa? ¿Le gustaría saber si le ayudarían a ser socialmente responsable? Accenture preguntó y ahora, después de cuatro años de andadura de su fundación homónima, reconoce que la satisfacción de los empleados cuando trabajan en sus proyectos es «brutal».

¿PERO CÓMO EMPIEZO? Los comienzos son difíciles. Pero los buenos resultados que ha obtenido la empresa avalan que todo aquel intento por ser mejor y realizar de forma responsable el trabajo merece la pena.

PRIMER PASO: TENER UNA IDEA, UNA INQUIETUD, Y PLANTEARLA. «Os reúno hoy aquí –el promotor de la idea se dirige al consejo de administración– porque hace algún tiempo que me invade una inquietud. La empresa funciona bien, no van por ahí los tiros, pero hay algo que se puede hacer y que no estamos haciendo.

Nos falta valor, valor añadido me refiero.

No sé, me pregunto si creéis que con las donaciones es suficiente nuestra aportación a la sociedad o por el contrario pensáis que podemos aspirar a más y que no estamos poniendo toda la carne en el asador. Necesitamos algo más imaginativo. ¿Por qué no regalamos lo que sabemos hacer? Hagamos consultoría gratuita».

¿Cuántas veces no le han asaltado grandes ideas que por miedo no se ha atrevido ni siquiera a proponer, o que con el paso del tiempo le han llegado a parecer una tontería? Hay ideas que se necesitan y que con apoyo funcionan.

En Accenture, el promotor de la idea fue un socio retirado, pero desde la Fundación, aseguran que se pudo materializar «gracias a todo el apoyo que obtuvo de la dirección».

Esta idea ha sido pionera en «todo el mundo Accenture». Así, en España nació una idea que ahora importan otros países como Portugal, Brasil, Argentina, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos.

¿Seguro que sigue mereciendo la pena guardarse las ‘inquietudes’? El comité de dirección de Accenture decidió extraer «un mayor valor» total de sus capacidades como empresa con el siguiente objetivo: «Ayudar a los que ayudan para que su ayuda sea mejor».

SEGUNDO PASO: BUSCAR MECANISMOS PARA CREAR UNA NUEVA ACTIVIDAD DE NEGOCIO. Las donaciones ya han quedado atrás. Ha quedado patente que se necesita algo novedoso y diferente. ¿Cómo podemos enfocar la consultoría gratuita? ¿La dedicamos a ONG, a asociaciones, a Fundaciones? Con los mismos parámetros que utilizamos para nuestros clientes o creamos otros diferentes?

En este apartado, Accenture lo tiene claro. La directora de la Fundación Accenture, Ana Millán, subraya que en la compañía se estructura como una línea de negocio. «Los proyectos de consultoría a las ONGs pasan por un comité, se evalúan las necesidades y la oportunidad y se trata como un cliente más». Más datos, en los últimos cuatro años, la Fundación Accenture ha dedicado más de 200.000 horas, que aproximadamente equivalen a 12 millones de dólares (9,3 millones de euros). Traducido en dedicación del personal, equivaldría a destinar 30 profesionales que trabajen al 100% en estos proyectos todos los días.

TERCER PASO: CONSEGUIR CALAR EN EL CONSEJO DE DIRECCIÓN DE LA EMPRESA. ¿Conseguido? Entonces el camino se abre solo. «Soy consciente de que una idea la puede tener sólo una persona pero para materializarla y conseguir que funcione en la práctica se necesita la ayuda de quienes dirigen la compañía. Sin el apoyo de la alta dirección sería difícil que cualquier idea prospere».

El Comité de dirección de Accenture aprueba cada año un presupuesto anual de alrededor del 0,5% de las horas disponibles en un año para dedicarlas a la consultoría gratuita, unas 60.000 horas.

Todas las áreas de las empresas del grupo contribuyen con horas de consultoría o bien con soporte administrativo.

En la actualidad son ya 40 organizaciones, entre ONG y fundaciones, quienes se benefician de la consultoría gratuita de Accenture para ser más eficientes en su trabajo. Cruz Roja, Intermón Oxfam, Cáritas, Fundación ONCE, Médicos sin Fronteras, Fundación Codespa y la Fundación Empresa y Sociedad, son algunos ejemplos.

CUARTO PASO: LA APLICACIÓN. Aquí ya sólo tienen cabida los ejemplos. Accenture dentro de su programa de consultoría divide su actividad en cinco proyectos. El primero se dirige a elaborar estudios de difusión tecnológica; le siguen proyectos de optimización de procesos y procedimientos (reingeniería de los procesos más críticos de la organización, cuadros de mando de seguimiento de la actividad, nuevos modelos de desarrollo de la actividad social, planes de sistemas, de comunicación, de seguridad…). Asimismo, ofrece proyectos de estrategia y proyectos sociales con clientes.

También cuenta con iniciativas de desarrollo informático, donde se incluye el portal de intranet para compartir el conocimiento dentro de la organización y del trabajo en equipo, el portal web, la aplicación de asignación de puestos de trabajo a perfiles de personas con discapacidad o la gestión de tiempo.

En definitiva, Accenture se centra en lograr que las organizaciones sociales aprovechen todo el potencial que ofrecen las tecnologías de la información y en mejorar los procesos de funcionamiento interno de las asociaciones, así como en la formulación de estrategias. La directora de la Fundación asegura que los trabajadores incluso recuperan la vocación de consultoría que no resulta difícil perder.

«Es un reto muy bonito porque tratamos de ayudar aplicando nuestro conocimiento», concluye.

IMPLICAR A LOS EMPLEADOS. Accenture España trabaja con una plantilla de 11.000 empleados. Los trabajadores aportan sus conocimientos y capacidades para conseguir mejoras sustanciales en las organizaciones sociales mediante la consultoría gratuita o ‘probono’. Los consultores que trabajan en estos proyectos lo hacen en su horario laboral y en las mismas condiciones que en las iniciativas de la actividad empresarial de Accenture. Son 600 los profesionales que han participado ya en este programa.

Sin embargo, su labor no termina ahí. Unos 2.000 trabajadores, aproximadamente un 20% del total de empleados, también muestran su compromiso con los «ideales» de la compañía en la que trabajan con el redondeo de su nómina; cantidad que la empresa «dobla y dona a una ONG». Cada seis meses, la firma envía un correo electrónico a sus empleados en el que pide puntos de vista sobre proyectos solidarios, después se selecciona una iniciativa y cada semestre realiza la donación doblando la aportación de los empleados por el redondeo de nóminas.

Pero los donativos continúan. En caso de situaciones de emergencia a nivel mundial (terremotos, desastres naturales, etc.) la compañía pone a disposición de sus empleados «todo lo necesario» para facilitar las donaciones a los proyectos de ONG españolas que estén ejecutando.

La empresa agiliza los trámites y deduce de la nómina la donación que cada trabajador quiera realizar. En cifras, son más de 500 personas las que se apuntaron a ofrecer su granito de arena a las víctimas del terremoto de la isla de Java.

En las donaciones, la compañía suele recaudar 500.000 euros anuales para proyectos sociales.

Y sigue. «Vamos a ir proponiendo programas según las necesidades de los empleados. Si una persona tiene una inquietud solidaria hay que ayudarla. Regenerarse y reinventarse es vital dentro de las políticas de responsabilidad social de una compañía. Accenture ofrecerá a sus empleados tres nuevos programas de cara al próximo año. El primero consiste en apoyar mediante donaciones económicas y consultoría de ordenadores a proyectos de empleados con ONGs con las que colaboren.

Otra iniciativa que se materializará en breve es facilitar a los trabajadores una base de datos con todas las actividades de voluntariado que se pueden realizar los fines de semana, «dando oportunidades y facilitando el acceso a las mismas».

Por último, la posibilidad de desarrollar consultoría gratuita en los países en vías de desarrollo. Así, la compañía facilitará que los consultores puedan acogerse a una excedencia de seis meses para llevar a cabo proyectos de consultoría ‘in situ’. Esta idea, reconocía la directora de la Fundación, es «copiada de Accenture Internacional». No hay nada mejor que trasladar al terreno propio lo que otros ya han implantado y con buenos resultados.

Cambios en la presidencia

El Consejo de Administración de Accenture nombró el pasado mes de enero a Vicente Moreno nuevo presidente de la compañía, en sustitución de Carlos Vidal, quien se centrará en su rol internacional de director de Operaciones y Estrategia. Con este nuevo nombramiento Moreno asume la máxima responsabilidad de las operaciones de todas las compañías del grupo Accenture en España.

Asimismo, seguirá manteniendo su cargo de consejero delegado, que asumió el pasado 28 de febrero de 2005. La facturación de Accenture España se situó en 725 millones de euros durante su último año fiscal, que finalizó el pasado 31 de agosto.

Reconocimiento medioambiental

El grupo Accenture, en su compromiso de incorporar las mejores prácticas ambientales en el desarrollo de su actividad, consiguió el verano pasado la certificación de su sistema de gestión ambiental bajo la norma ISO 14001. Las oficinas de la Torre Picasso en Madrid han sido las primeras en las que se han implantado prácticas medioambientales dirigidas a lograr una mayor eficiencia en el consumo energético y la separación y adecuada gestión de residuos. E

stas prácticas irán extendiéndose progresivamente al resto de oficinas con las que la compañía cuenta en España.

Esta certificación supone el reconocimiento a la labor realizada por la compañía que implantó un sistema de gestión ambiental, enmarcado dentro de su plan de RSC.

La compañía se comprometió así a trabajar de forma respetuosa con el medioambiente, fomentar la responsabilidad entre los empleados, proveedores y clientes, identificar los impactos medioambientales de su negocio e implantar un programa de mejora continua. Asimismo, a minimizar el consumo de recursos naturales, eliminar residuos y reciclar los materiales utilizados y por último, revisar los objetivos medioambientales para asegurarse de que siguen siendo adecuados y viables.

Premio periodismo solidario

La Fundación Accenture también cuenta con la colaboración del Premio de Periodismo sobre Economía, Innovación y Tecnología que cada año convoca la compañía y que en esta ocasión celebra su VIII edición. Por cada trabajo presentado la empresa donará seis euros al proyecto solidario que el autor del proyecto elija. La donación aproximada rondará los 2.400 euros.

Este año el dinero recaudado irá dirigido a dos programas: uno primero dirigido al desarrollo infantil de niños y adolescentes en Temprano (Paraguay) en colaboración con la ONG Plan y un segundo, a la prevención de explotación sexual, recuperación psico-social y reintegración económica de las víctimas supervivientes del tsunami en colaboración con la ONG Anesvad.

Este premio de periodismo goza de prestigio entre la prensa general y especializada y cada año más de un centenar de periodistas presentan sus trabajos para acceder al galardón, dotado con 10.000 euros y a uno de los dos accésit dotados con 2.000 euros cada uno. Para presentarse al premio hay que seguir las indicaciones de participación de la página web ‘www.premioperiodismoaccenture.es’ con trabajos publicados entre el 1 de septiembre de 2006 y el 31 de mayo de 2007, día en el que concluirá el plazo.

Por Lidia Soria
0