Un nuevo modelo de banca ética

Foto de CE
CE23 diciembre 2007
0

EL MODELO OPERATIVO DE LA ACTUAL BANCA COMERCIAL es un modelo basado casi exclusivamente en la maximización del beneficio económico que conduce a la superación de expectativas ligadas al aumento del precio de la acción en bolsa.

Así las cosas, el banco trabaja fundamentalmente para el accionista, dejando en un segundo plano al ahorrador. Determinados esquemas de compensación variable, ampliamente utilizados en la banca comercial y de inversión, recompensan a los directivos con opciones sobre acciones de la compañía, alineando el esfuerzo de los directivos con el objetivo de maximizar el benefi- cio económico, que al mismo tiempo maximizara la compensación variable del directivo en cuestión.

OBSERVAMOS DOS MODELOS DE NEGOCIO BIEN DISTINTOS en la industria bancaria en territorio español: el de la banca comercial y el de las cajas de ahorro. Dicen algunos que la fundación de Bill y Melinda Gates supone un revulsivo a la actividad filantrópica de las grandes fortunas. La obra social conjunta de las cajas de ahorro en España supera el montante que el que la fundación del cofundador de Microsoft dedica anualmente a filantropía.

LAS CAJAS DE AHORRO CENTRAN SU ACTIVIDAD EN SU LUGAR DE ORIGEN, en la actividad cultural, de remodelación de monumentos, de patrocinio de eventos sociales, de subvención de coste de estudios. Quizás va siendo hora de que la banca comercial mire hacia el mundo en vías de desarrollo para conseguir «bancarizar» a sociedades alejadas de toda suerte de servicios financieros básicos.

En esta línea de argumentación la reciente iniciativa del BBVA que acarrea la creación de una Fundación para las Microfinanzas, confirma el giro sostenible que las nuevas modas de gobierno corporativo están imponiendo en el devenir de las políticas de gestión corporativas de los grandes bancos.

MIREN EL ENDOWMENT DE DETERMINADAS FUNDACIONES que se erigieron hace décadas como Carnegie, Rockefeller, Ford, y vean que su actividad continua a día de hoy, porque el endowment consiste en un patrimonio que se invierte y genera intereses a lo largo de décadas, que se reinvierten en la sociedad de acuerdo a los criterios de los visionarios fundadores que tuvieron la habilidad de hacer historia cambiando la historia que les sucedió.

ME GUSTARÍA VER COMO LA INDUSTRIA FINANCIERA crea un gran fondo al que vaya a parar una parte de sus beneficios que permita la acumulación de recursos hoy para su inversión mañana en el mundo necesitado.

Una evolución, la que apunta a la creación de un fondo inspirado en los grandes endowments norteamericanos, que sólo es posible bajo la presión continuada y asfixiante de accionistas o clientes. Los accionistas difícilmente van a renunciar al suculento incremento en el precio de la acción, particularmente aquellos accionistas institucionales o representantes de fondos de pensiones o de inversión, que tienen participaciones importantes, muy superiores a las del inversor individual y a menudo pequeño inversor, que podría agregar influencia si une sus fuerzas a la de otros inversores.

Sin embargo, el cliente de la banca comercial sí que está en posición de influenciar positivamente, presionando a su banco tradicional de la forma más sencilla a la vez que poderosa: dejando su entidad para marcharse a otra entidad bancaria con un modelo de negocio que invierta parte del beneficio en obra social, como ya hacen las cajas de ahorro, una obra social sin embargo que debe volcarse en paliar la pobreza extrema que azota a una mayoría de la población mundial.

QUIERO VER COMO LAS EMPRESAS COTIZADAS A LO LARGO DE ESTE SIGLO VEINTIUNO adquieren un modelo de financiación sostenible, en el que los mercados financieros permitan la diversificación del riesgo gracias a la compra de acciones y deuda corporativa y a la diseminación de la misma entre cientos de miles de pequeños accionistas.

Quiero ver como los grandes bancos comerciales crean un gran fondo cuyos intereses se dediquen a ayuda al desarrollo, una ayuda al desarrollo que se tiene que invertir de forma inteligente y global por un panel de expertos en desarrollo económico, para evitar las pifias y meteduras del pasado y no hacer mas valido el famoso dicho de que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra.

Pues ya no se trata de una actividad caritativa accesoria y colateral, pues la bondad se ha convertido en obligación, pues la redistribución a nivel global es una asignatura pendiente que tendremos que aprobar si pretendemos pasar de curso, si pretendemos que el mundo pobre que tanto nos ayuda y nos beneficia en ciertos aspectos como el de la atracción de mano de obra barata que trabaja en la construcción o la agricultura, nos de un aprobado raspado que nos permita evolucionar en un modelo social necesitado de innovación, de imaginación, y de ilusión.

Por Jaime Pozuelo-Monfort 
0