Las buenas acciones, en alza

CE3 febrero 2010
0

Suena raro si escuchamos que en plena crisis económica ha nacido una nueva bolsa en Portugal. Pero así es. Lo cierto es que no se trata de una bolsa normal si no de la primera Bolsa de Valores Sociales de Europa. En el pasado mes de noviembre Portugal replicó el mismo modelo que funciona en Brasil desde 2003. Se trata de una bolsa en la que el único lucro que obtendrán los inversores es exclusivamente social. La intención inicial es que este nuevo mercado financiero funcione igual que lo hacen las bolsas tradicionales existentes en todo el mundo, con la puntualización de que en vez de empresas, en el parqué habrá instituciones de solidaridad social y organizaciones no gubernamentales.

La iniciativa brasileña buscaba expandirse en más países sin lograr ningún éxito en su intento de una «Bolsa solidaria». Pero gracias a la ayuda de la Fundación EDP y la Fundación Calouste Gulbenkian ha podido ver la luz en el país luso esta nueva bolsa, que es dependiente de la tradicional portuguesa y que se rige por Euronext Lisbon. En São Paulo los seis años de vida de la «Bolsa social» han conseguido la financiación de cien proyectos con una cuantía de 12 millones de reales (4,7 millones de euros). En Portugal van a limitar la cantidad monetaria a 250.000 euros por proyecto porque el objetivo de esta nueva forma de cotizar es que los proyectos salgan de la bolsa cuando tengan la cantidad necesaria para llevarse a cabo. Los inversores sociales se convierten en donantes y podrán hacerlo a partir de un valor mínimo de 10 euros, que luego serán deducibles en la declaración de la renta.

Esta práctica con tan sólo una semana de vida ya recibió los halagos de organismos como la ONU y la UNESCO, a los que queremos unir también los de esta revista, Compromiso Empresarial, porque como dice el lema de esta Bolsa de Valores Sociales: «Las buenas acciones siempre están en alza».

0