LIBRO: Creative Capitalism

0

A conversation with Bill Gates, Warren Buffett and other economic leaders.

Michael Kinsley Simon and Schuster, 2008

Creative Capitalism es un libro peculiar. Su impulsor, Michael Kinsley, es un conocido periodista en los Estados Unidos. Ha sido editor de varias revistas y periódicos de gran prestigio, como The New Republic, Harper’s, Los Angeles Times y de la edición americana de The Economist.

Actualmente es columnista en The Atlantic y escribe habitualmente artículos de opinión para The New Yorker, Time o The Washington Post.

El libro es fruto de un debate on-line moderado por Kinsley a raíz del discurso pronunciado por Bill Gates en la reunión del World Economic Forum en el año 2008. En la cita de Davos ese año Gates acuño la expresión «capitalismo creativo» para reclamar un rediseño del modelo capitalista que permita abordar los grandes problemas que afectan a importantes sectores de la humanidad. Ese modelo híbrido, que en ningún momento describe el antiguo presidente de Microsoft, permitiría combinar al mismo tiempo la búsqueda del propio interés con el servicio a los más necesitados. Se trataría de la mejor síntesis del pensamiento de Adam Smith, desarrollada en La riqueza de las naciones y su Teoría de los sentimientos morales.

El discurso de Gates, le sirve a Kinsley para organizar un intercambio de opiniones entre el propio Gates y Warren Buffett en la residencia del primero. En ese mano a mano, las dos mayores fortunas del planeta van desgranado diferentes temas, como el papel del libre mercado, la filantropía, la ayuda al tercer mundo o la RSC de la empresa. Kinsley transcribe la conversación entre los dos e invita a diferentes personalidades a sumarse al debate.

El libro recoge las aportaciones de más de 40 personas, entre las que se encuentran nombres tan conocidos como Gary Becker, William Easterly, Tim Harford, Steven Landsburg, Richard Posner, Edmund Phelps, Lawrence Summers o Martin Wolf. El tema que aborda el libro es demasiado ambicioso y las intervenciones de los diferentes participantes pocas veces siguen un hilo conductor común. La «conversación» constituye una excusa para abordar temas muy dispares y heterogéneos. Quien busque un discurso lineal y coherente muy probablemente se sentirá defraudado.

Los asuntos son tan variados y las cuestiones planteadas tan variopintas que, en ocasiones, uno tiene la impresión de perderse en el «parloteo» general. Pero esta aparente falta de consistencia es, al mismo tiempo, la principal virtud que tiene el libro. Creative Capitalism es, sobre todo, una prueba de la existencia de una inquietud en la que todos coinciden. ¿Cómo ayudar más eficazmente a resolver las necesidades sociales? Para unos la solución pasa por más capitalismo, sin ningún aditivo ni edulcorante.

Para otros es conveniente hacer algunos ajustes en la maquina capitalista para que ésta funcione mejor. Se puede discrepar de los primeros o matizar a los segundos, pero lo que ninguno de los dos grupos cuestiona es que sólo en el modelo capitalista (puro o suavizado) se encuentra la solución, y esto, pese al «parloteo», es todo un avance.

0