Sostenibilidad de la empresa española durante la marea baja

0

Para evaluar si una compañía es socialmente responsable, las agencias de rating realizan análisis extrafinancieros, evaluando criterios económicos, sociales y ambientales. El criterio pasa a conformar los índices de sostenibilidad más prestigiosos. Entre esos índices destaca el Dow Jones Sustainability Index (DJSI), que el pasado año 2009 cumplió diez años.

Los resultados de las empresas españolas en el DJSI son excelentes. España es el país con más compañías en el índice mundial de sostenibilidad que elabora Dow Jones. Un total de 19 empresas revalidaron su presencia en ese índice, integrado por 317 valores de 27 países, que destacan por sus buenas prácticas en responsabilidad corporativa. Además, en los tres últimos años bastantes empresas europeas han sido expulsadas del índice por no cumplir sus compromisos, mientras que todas las empresas españolas han mantenido su presencia y son: Abertis, ACS, BBVA, Santander, Criteria, Enagás, Endesa, FCC, Gamesa, Gas Natural, Ferrovial, Iberdrola, Iberia, Inditex, Indra, Red Eléctrica, Repsol, Telefónica y Acciona.

Este reconocimiento no debe impedirnos distinguir algunas nubes en el horizonte impulsadas por la actual crisis económica. Según el último informe publicado por la Fundación Entorno, bajo el título Entorno 2009 sobre la gestión de la sostenibilidad en la empresa española, el índice de sostenibilidad de la empresa española ha disminuido con respecto al año 2008. Una de las conclusiones de este informe es el retroceso del compromiso de las empresas con el medioambiente (de 65,9 puntos en 2005 a 49,9 en 2008), algo que puede estar muy influenciado por la crisis económica y que lleva a pensar que la gestión ambiental todavía no ha sido incluida en el núcleo de los negocios y no es identificada como una fuente de ventajas competitivas, sino como una respuesta a la profusa legislación ambiental, principal factor impulsor.

También ha retrocedido significativamente (20 puntos porcentuales) el número de empresas que identifican beneficios, tanto tangibles como intangibles, por sus actuaciones sociales o medioambientales. Estos resultados pueden manifestar una visión muy cortoplacista de la empresa y una gestión de la sostenibilidad muy centrada en aspectos de imagen y reputación.

Como señalaba Warren Buffet «sólo cuando baja la marea se sabe quién nadaba desnudo». Lo bueno de las crisis es que ponen a cada uno en su sitio: permanecerán sólo aquellas iniciativas que, realmente, generen valor, y las que no, desaparecerán. Y esto también es motivo de celebración.

0