Un código deontológico para el mundo del arte

0

tyle="text-align: justify;">El Instituto de Arte Contemporáneo (IAC) es la principal asociación de profesionales dedicados al arte actual. El IAC desarrolla ideas con el fin de favorecer la mejora y el desarrollo de la red institucional para el arte, vela por la progresiva implantación de buenas prácticas e impulsa una nueva percepción social del arte español actual. Entre sus objetivos prioritarios se encuentra la implantación de buenas prácticas en museos y centros de arte: en la estructura de gestión, la elección de directores, la contratación del personal y las relaciones con los usuarios. Pues bien, fruto de esos objetivos nace el reciente Código Deontológico aprobado por el Instituto. El código es muy completo; probablemente se trate del esfuerzo más ambicioso por establecer un marco con criterios deontológicos en un sector (en este caso el cultural). No falta ninguno de los grupos interesados.

Ojala el sector público y el sector empresarial tomarán notas. Dicho esto, en nuestra opinión, su mayor virtud puede ser también una debilidad sino se dan más pasos en el futuro. El texto es muy ambicioso y prácticamente no deja nada en el tintero. Ahora bien, si lo que se quiere es impulsar buenas prácticas es necesario desarrollar políticas y propuestas de autorregulación más concretas. Está claro que este documento no era el marco más adecuado, pues se trata de un documento que desarrolla principios generales, pero es necesario no detenerse. Nosotros, como espectadores externos, pensamos que sería muy necesario impulsar una iniciativa sobre buenas prácticas en la gestión de los museos, similar a otras que existen en el mundo anglosajón. En todo caso, nuestras felicitaciones por esta excelente iniciativa y, eso sí, no olviden que los códigos deontológicos son para cumplirlos, no para ignorarlos, como hace el Banco de Santander.

0