El sector de la alimentación no aprueba

0

No es habitual encontrar información de calidad sobre el reporting anual de las empresas. La prensa económica no dispone de recursos, periodistas con tiempo y conocimiento, para profundizar en los temas, contrastar la información y ofrecer opiniones fundadas. Al final del día lo que se consume son las notas de prensa confeccionadas por los gabinetes de comunicación de las empresas que, además, son anunciantes del medio que publica la noticia, por lo que los intereses cruzados están servidos en bandeja.

Es la pescadilla que se muerde la cola. No hay recursos y, por esa razón, no se ofrece información de calidad, sin caer en la cuenta de que sin información de calidad no vendrán los recursos, y si vienen serán bombas retardas a la espera de estallar. Por esa razón hay que agradecer el esfuerzo que hacen algunas instituciones, como la consultora Deva con su Informe Reporta, por ofrecer una información más objetiva e independiente de las prácticas de reporting de las empresas.

Las conclusiones del Informe Reporta 2012 no son muy positivas: “En su tercera edición, Informe Reporta muestra una evolución descendente en las puntuaciones obtenidas por las empresas que de media suman 41,8 puntos, frente a los 45,8 del año anterior, en una escala de cien. Esta bajada se debe, por un lado, a una actualización en el instrumento de medición que ha supuesto un aumento de exigencia y, por otro, a que algunas empresas han renunciado a publicar informes de actividades o de responsabilidad corporativa para ahorrar costes, a cambio de sacrificar calidad en su reporting“.

El informe también señala que las empresas que obtienen mejores calificaciones son las pertenecientes al sector del petróleo y energía, situándose en último lugar las compañías del sector de alimentación y productos farmacéuticos. Según Deva, las empresas de alimentación proporcionan una información muy superficial sobre su desempeño social y medioambiental, ignorando temas relevantes como “las relaciones con los productores y las políticas de precios con ellos, la utilización y gestión de agua en sus procesos, la gestión de residuos, las políticas de packaking o reciclaje, el modo de asegurar la trazabilidad de alimentos, etc.”.

Si algún reproche hay que hacerle al Informe Reporta es que no llegue hasta la raíz de los problemas. En realidad el reporting de las empresas de alimentación es superficial no tanto porque no informe de los temas que menciona Reporta, sino porque no acierta a identificar los temas relevantes para sus grupos de interés. Esa carencia en la materialidad muy probablemente tenga su causa en una falta de diálogo real con sus stakeholders para identificar sus intereses y expectativas.

0
Comentarios