Botín y los actos de fe

0

tyle="text-align: justify;">Que la fundación familiar Botín, a la que gusta presentarse en sociedad «como la primera fundación privada de España por volumen de inversión» (Emilio Botín dixit), no proporcione ninguna información económica en su web tiene difícil justificación. Que el último documento de verificación de sus cuentas anuales sea un informe de auditoría firmado por Deloitte del año 2010 es, además, contrario a la normativa legal, pues el artículo 3.4 de la Ley de Auditoría de Cuentas establece con claridad que: «En ningún caso el informe de auditoría de cuentas anuales podrá ser publicado parcialmente o en extracto, ni de forma separada a las cuentas anuales auditadas».

El señor Botín y los gestores de su fundación deben ser conscientes que la mejor manera de confirmar con hechos sus palabras no es exigiendo un acto de fe en las mismas, sino acreditándolas con la documentación económica generalmente aceptada: estados financieros, memoria general de las cuentas generales e informe de auditoría. Si así lo hace contribuirá a aumentar la credibilidad de su fundación y de todo el sector fundacional.

0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.