Responsabilidad y sostenibilidad para el sector turístico

El sector económico estrella en España, el turismo, está buscando nuevas vías de diferenciación y consolidación, y qué mejor manera para conseguirlo que forjar alianzas y sumarse a los Objetivos de Desarrollo Sostenible que la ONU ha marcado en su Agenda 2030. ¿Cómo? Con medidas de compromiso social y medioambiental que han puesto en marcha tanto grandes empresas como pymes.
0

No es casualidad que el sector del turismo haya sido el primero en España en haber forjado alianzas para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en su Agenda 2030. No sólo porque es uno de los medios en los que mejor nos desenvolvemos: desde hace décadas hemos sabido atraer al turista, foráneo y autóctono, gracias a nuestra riqueza natural y cultural, a nuestra oferta de ocio, de sol y playa, de hostelería y restauración… Estamos acostumbrados a recibir visitas y eso se nota.

Las cifras están a nuestro favor. El Instituto de Turismo en España (Turespaña), dependiente del Ministerio de Industria, aseguraba recientemente que hasta el pasado mes de junio habían llegado a España 50,8 millones de visitantes extranjeros, un 6,3% más que en el mismo periodo de año anterior. A estas cifras se suman las previsiones de la patronal turística Exceltur: para finales de 2016 se esperan alcanzar los 74 millones de turistas, seis millones más que en 2015, y superar los 124.000 millones de euros de facturación registrados en el pasado ejercicio.

Sin embargo, esa tendencia alcista podría truncarse en cualquier momento. Los agentes del sector llevan tiempo advirtiendo de que España absorbe año tras año a todos esos turistas que han desechado la idea de viajar a países árabes como Egipto o Túnez por la inestabilidad política que existe en ellos. Es decir, cuando la tempestad pase en estas naciones, ¿qué será de nosotros? Probablemente experimentemos una caída difícil de remontar.

A no ser que se busquen alternativas para fortalecer y consolidar al sector ahora que todavía hay margen, vías para diferenciarse de esos mercados tan similares al nuestro, aunque más competitivos en cuestión de precio. ¿Cómo hacerlo? Con negocios más responsables y sostenibles, en los que primen las alianzas y no la férrea competencia entre iguales.

Así se lo han planteado las trece entidades integradas en el acuerdo de colaboración alcanzado por la Organización Mundial del Turismo (OMT) y la Red Española de Pacto Mundial, una alianza público-privada que tuvo su germen en la última Feria Internacional de Turismo (Fitur). En esta unión se han planteado una serie de retos vinculados a la igualdad de género, la accesibilidad, la generación de puestos de trabajo de inclusión social, reglamentarios, con una remuneración justa… En definitiva, a las buenas prácticas.

Europamundo Vacaciones, FuerteHoteles, Iberia, Ilunion Hotels, Minube, NH Hotel Group, Port Aventura, Renfe, Tarannà, Viajes El Corte Inglés, Segittur, Formagrupo y Ostelea son esas trece entidades con las que ha arrancado la iniciativa. Una buena muestra en la que se incluyen agencias de viajes, cadenas hoteleras, transportes, propuestas de ocio, formación, innovación… y en la que trabajan por igual grandes empresas y pymes, todas ellas con políticas de RSC muy asentadas, cada una dentro de sus posibilidades.

Por supuesto, la puerta se ha quedado abierta para todas aquellas empresas del sector que quieran sumarse al cambio: trabajando con tour operadores que cuiden de sus empleados con sueldos y contratos dignos; o fomentando el turismo en países y regiones responsables con su entorno y sus recursos naturales, como Costa Rica, un paraíso verde que funciona al 100% con energías renovables y cuyos hoteles no alteran, ni de lejos, la belleza de sus playas.

Otras políticas interesantes son aquellas que potencian el intercambio cultural en la experiencia turística, aplicando siempre el llamado win-win en el que todas las partes ganan. Como las que plantea Europamundo Vacaciones, que une a grupos de distintas nacionalidades en un mismo autobús para contaminar menos y crear vínculos entre culturas.

Por supuesto, buscar alternativas para cuidar el medio ambiente también es un buen plan. La agencia Tarannà ha eliminado de su oferta visitas a zoológicos, delfinarios y todos aquellos lugares en los que los animales estén en cautividad, y ha añadido todo tipo de excursiones para poder disfrutar de la fauna y flora en su hábitat natural y en libertad. Por su parte, la cadena hotelera NH ha marcado a sus proveedores ciertos compromisos para cumplir con los ODS, y gracias a ello ha conseguido reducir sus emisiones un 70% y su consumo eléctrico un 30%.

La formación de los más jóvenes y la inclusión laboral de personas discapacitadas o en riesgo de exclusión social es otro palo que algunos están tocando, como Renfe o Ilunion Hotels. Igual que mejorar la calidad del turista, tanto del que se va de España a otros mundos como del que viene de otros mundos a España. No sólo buscando a aquel que realice el mayor gasto, sino al que cuide del entorno que visita. Y es que situaciones demoledoras como las que se han generado en los últimos años en diversos puntos de la costa mediterránea (como es el caso de Barcelona) están generando verdadera aversión a la llegada de visitantes foráneos. Un aspecto que los miembros de este pacto quieren erradicar.

Éstas y otras muchas son las medidas que los trece firmantes están adoptando, asumibles para pequeñas y grandes empresas. Para ellas no es sólo una cuestión de imagen, ni si quiera de concienciación, sino de convicción. Es un cambio de mentalidad beneficioso para el planeta y para aquellos que habitan en él que también servirá para darle firmeza al sector y hacerle crecer de una manera sostenible.

0
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.