Harineras Villamayor, excelencia y compromiso social

CE2 septiembre 2005
0

Fundada en 1934, Harineras Villamayor transita un recorrido longevo en un sector marcado por un exceso de capacidad de producción y una dependencia del precio de la materia prima muy alta que en los últimos años ha llevado al cierre de un número importante de fábricas.

Frente a esta realidad la compañía dirigida por José Villamayor ha respondido con una dinamicidad constante, primero implementando criterios de calidad en el proceso de producción y comercialización, y ahora introduciendo herramientas de responsabilidad social corporativa.

Este esfuerzo tiene su reflejo en el hecho de que Harineras Villamayor está entre las primeras empresas de su sector en España y en dos reconocimientos públicos, Premio a la Excelencia Empresarial 2002 y Premio Aragonés a la Responsabilidad Social Corporativa 2004.

Aunque en el año 2002 Harineras Villamayor ya firmó el Pacto Mundial de Naciones Unidas y formó parte del Consejo Rector del Código de Gobierno de la Empresa Sostenible, fue el año 2003 el que resultó un punto de inflexión para la empresa a nivel de RSC. Fue entonces cuando Harineras Villamayor decidió introducirse en un proceso de autoanálisis con el fin de desarrollar todas sus capacidades para comprometerse con una política de responsabilidad social.

«Dado que nuestra empresa es pequeña y no tenemos la posibilidad de un reparto de responsabilidades en todas las áreas asignándolas a cada persona, las actuaciones en RSC fueron asumidas principalmente por mi persona como gerente de la empresa. En las diferentes reuniones internas, revisiones semestrales del sistema de Calidad, plan estratégico y reuniones del día a día, iba transmitiendo los pequeños pasos que se iban dando en estas actuaciones».

Así narra José Villamayor un proceso que les condujo a la creación de la primera memoria de sostenibilidad de la empresa en 2004 según el modelo del Global Reporting Initiative y la implantación de un sistema de gestión de acuerdo con la norma de Responsabilidad Social SA8000.

COMPROMETIDA CON EL ENTORNO AGRARIO. Este deseo de compromiso se evidencia en muchas facetas de la gestión de Harineras Villamayor pero es muy significativo en el caso del entorno social ya que según sus propias palabras «el arraigo no es sólo estar en un lugar determinado, desde hace muchos años, sino estar y buscar los medios para seguir estando».

Esta labor comienza con el entorno más cercano: los empleados. Esta pyme cuenta con 66 personas de las que el 90 % son trabajadores fijos. La estabilidad laboral se considera un factor de suma importancia para la empresa, que rentabiliza con ello la formación, y para las personas, que adquieren con ello una estabilidad profesional y personal. Además, se prefiere la promoción interna como un factor de motivación y se potencia el contacto con el Comité de Empresa para tratar con la suficiente celeridad las necesidades y demandas de los trabajadores, que por otra parte pueden evaluar estas políticas en una encuesta de satisfacción periódica.

Las fábricas de Harineras Villamayor se encuentran en la ciudad de Huesca y en Plasencia del Monte (Huesca), allí la empresa interviene con actividades de mecenazgo académico y como colaborador en los foros, cursos y reuniones que se organizan en la zona.

Pero es el apoyo de la producción agraria lo que más ha comprometido a la compañía en su forma de hacer negocio estableciendo contratos con agricultores y cooperativas para la compra de trigos ecológicos con el fin transformarlos en productos ecológicos. También compra a las cooperativas trigos destinados a la alimentación infantil que deben cumplir con determinados estándares de calidad, lo que ha provocado que los agricultores usen herbicidas, plaguicidas y abonos menos dañinos y por tanto, más ecológicos.

Junto a esta política de compras Harineras Villamayor colabora con sus propios clientes, algunos de ellos multinacionales del sector de la alimentación infantil, en la formación y sensibilización de los agricultores acerca de este nuevo tipo de técnicas y cultivos a través de jornadas de trabajo conjuntas.

Del mismo modo su política medioambiental se canaliza en el entorno agrario promocionando el desarrollo sostenible en la producción agrícola.

Con este objetivo se creó el proyecto comunitario Craft.

Este consiste en la creación de un equipo de trabajo dedicado a la detección del gorgojo adulto y sus larvas en el trigo contribuyendo a disminuir el uso de tratamientos químicos en el cereal y disminuir las pérdidas por efecto de las plagas.

Esto se complementa con el objetivo de establecer unos requisitos básicos en relación al sistema de gestión de medio ambiente a las empresas de transportes subcontratadas.

Por CE

José Villamayor: “Nos gustaría implicar al personal en temas de solidaridad”

¿Qué ha significado para Harineras Villamayor recibir el Premio Aragonés de Responsabilidad Social Corporativa?

Ha sido el mejor premio que hemos recibido, el que más nos ha impactado a todos los trabajadores y el que expresa mejor lo que queremos ser y cómo lo queremos alcanzar.

Se nos ha concedido el Premio Aragonés en el año 2002 a la excelencia empresarial por la implantación del modelo europeo de calidad, EFQM y otros reconocimientos pero el último de RSC es otra cosa. Está relacionado con las personas, con el estilo de hacer empresa, en el respeto a los derechos humanos, derechos de los trabajadores y de terceras personas.

Ha sido un acicate para seguir todos en esta línea de actuación y en la manera de entender la empresa.

¿De todas las iniciativas que han puesto en marcha que les ha reportado mayor satisfacción?

La memoria de sostenibilidad ha sido una manera de dar a conocer con transparencia quienes somos, lo que hacemos y nuestras actuaciones de futuro. Las felicitaciones han sido muchas así como el apoyo para seguir adelante. Ha sido de gran ayuda y satisfacción.

El destinar un 10% de los beneficios a temas sociales, va a suponer una mayor sensibilidad para todos por lo que supone de apoyo a otras personas, darlo a conocer y tratar de implicar a todo el personal en temas de solidaridad.

¿Considera que las políticas de RSC tiene un impacto positivo en la rentabilidad del negocio?

Hoy por hoy las actuaciones de RSC no están incidiendo en una mayor rentabilidad de nuestro negocio al menos de una manera directa. Soy un poco escéptico en este tema y creo que es difícil buscar una relación directa entre actuaciones en RSC y rentabilidad del negocio.

Otra cosa diferente es el cambio de imagen que se transmite, el mayor conocimiento de la empresa a través de los medios de comunicación y de los propios clientes y del sector en el que uno se encuentra. Cierto es que a través de todo esto, la empresa se ve beneficiada pero de aquí a relacionar directamente con un aumento de los beneficios, es otra cosa y al menos dudoso.

¿Qué proyectos nuevos tiene previstos para el futuro?

Los hemos plasmado en un proyecto de actuaciones que quedaron recogidas en la memoria que presentamos para acudir al premio aragonés sobre la RSC.

Entre ellos, estamos ya ultimando el proyecto de solidaridad con un país de América Latina y en breve lo pondremos en marcha.

Lo vamos a dar a conocer a nuestros clientes, proveedores, y demás partes interesadas.

Estamos implantando la norma de RSC, SA 8000 para dar un paso más en las actuaciones sobre estos temas.

Por último, estamos estudiando constituir un grupo de voluntarios entre los trabajadores para realizar actuaciones de solidaridad en nuestro entorno más inmediato.

Esto costará un poco más, ya que supone una sensibilización, un compromiso y un plan de actuación.

0