El papel de las agencias de rating

A mediados del siglo pasado, el papel de las recién creadas agencias de rating norteamericanas, Moody’s y Standard & Poors, fue determinante para el desarrollo de los mercados de capitales. Se ganaron la confianza de los inversores con el objetivo de garantizar su derecho a la información, calificando títulos de gobiernos, empresas, instituciones financieras.

Sin embargo, desde hace unos 20 años, los inversores anglosajones empezaron a reclamar información más allá de los indicadores financieros, por muy rigurosos e independientes que fueran: fue el nacimiento de la inversión ética, que empezó a contemplar criterios sociales, medioambientales y éticos en la inversión. De ello nació la necesidad de conseguir fuentes de información adicionales, según una gama de criterios nuevos requeridos por los inversores.

El concepto de ética de la inversión progresó por Europa continental, y se fundió con el de sostenibilidad o Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Este nuevo campo fértil dio lugar a la aparición de una multitud de nuevas agencias de rating, enfocadas a medir los intangibles de la gestión empresarial.

Coincidió con el potente fortalecimiento del papel de los fondos de pensiones en los mercados, que poco a poco fueron suplantando en tamaño a los tradicionales grandes inversores, fortalecimiento que acentúa la visión de largo plazo, que a su vez requiere instrumentos de control de riesgo más amplios que los tradicionales indicadores financieros. Por si esto fuera poco, se añadió una larga cadena de escándalos contables que reforzaron esta relevancia.

La Inversión Socialmente Responsable (ISR) ya es una realidad tangible (336.000 millones de euros, según Eurosif, 2003), y dentro de la compleja cadena de actores que permiten su desarrollo, las agencias de rating de sostenibilidad juegan un papel primordial.

QUÉ ES UNA AGENCIA DE RATING. Las agencias de rating actúan en un contexto Businessto- Business, es decir entre entidades, por una parte empresas, y por otros inversores institucionales y gestoras, por lo que no tienen contacto directo con el público. Si los responsables de RSE de las empresas, y los gestores de fondos las conocen bien, su información no suele llegar a las personas privadas.

No obstante, la información que proveen puede ser de interés, tanto de los consumidores, que preferirán consumir productos y servicios de empresas responsables, como para los trabajadores, que preferirán ofrecer sus competencias a las mismas. En todo caso su misión es la promoción de la ISR como motor de la RSE, por lo que sí tienen un impacto difuso sobre la realidad económica.

La tarea de las agencias de rating es compleja y voluminosa, ya que se trata de analizar campos tan variados como la gestión de RRHH, la relación con los clientes y proveedores, el gobierno corporativo, la gestión de los impactos en el medioambiente y en la comunidad de una empresa. Además sus conclusiones no suelen ser públicas, ya que sirven para constituir carteras de inversión.

En este contexto, tienen especial interés los índices bursátiles, ya que proporcionan una herramienta simplificada (una simple lista de empresas seleccionadas) y de acceso público. Un índice de bolsa se construye para que lo compre un gestor de fondos, pero su impacto mediático va mucho más allá: acaba siendo una herramienta de comunicación, una especie de sello o estándar.

LOS ÍNDICES RSE. Representan apenas el 1% de la ISR pero acaban siendo su aspecto más conocido. Estos índices son promovidos en base al análisis que proporcionan las agencias de rating. Los principales índices ISR son:

1. Domini Social Index, es el más antiguo, inaugurado en 1990, cubre EEUU.

2. Dow Jones Sustainability Index, el más utilizado en Europa, con unos 5.000 millones de euros de activos.

3. FTSE4good, el más utilizado por los gestores de fondos españoles .

La base del trabajo de las agencias de rating RSE de cara a las empresas es la notación de las temáticas sociales, medioambientales, y de gobierno corporativo de las empresas. Esta tarea constituye de alguna manera su materia prima que permitirá elaborar soluciones para los gestores e inversores.

ANALISTAS. Las agencias de rating disponen de equipos de analistas pluridisciplinarios, que puedan cubrir empresas de su país o a veces del mundo entero. Se distinguen por: · Su metodología de investigación, el know-how de la casa, síntesis de criterios proporcionados por estándares internacionales (OIT, OCDE, ONU, GRI), consultores, think tanks, discusiones con empresas, reflexión sobre indicadores financieros e investigación interna.

  • La calidad de sus fuentes de información, que pueden ser tan variadas como: documentación procedente de las empresas, de ONG, de sindicatos, de los medios, de organizaciones internacionales (ONU), de académicos y consultoras…
  • La calidad de sus procesos y gestión.
  • Su capacidad para distinguir criterios de investigación genéricos, como el gobierno corporativo, de los criterios sectoriales propios de ciertas industrias o actividades.
  • El equipo de investigadores.
  • La cantidad de compañías cubiertas: nacionales, del continente, o a nivel mundial.
  • El objeto de la investigación: en general se trata de grandes empresas que cotizan en bolsa, pero igualmente se pueden calificar gobiernos, organizaciones supranacionales, y por otra parte, PYMES, cotizadas o no.
  • Su transparencia y Gobierno Corporativo.
  • Su eventual verificación por auditores independientes.

INVERSORES Y GESTORAS DE FONDOS, CLIENTES DE LAS AGENCIAS DE RATING. Por su parte, los inversores y las gestoras de fondos son los clientes de las agencias de rating, por tanto una vez se ha realizado el análisis de las empresas, se trata de construir herramientas enfocadas a la inversión para aprovechar esta información. Por ejemplo:

  • Los gestores de fondos podrán dar salida a la información sectorial o sobre empresas o títulos que consigan de las agencias de rating en una multitud de productos de inversión: fondos de inversión o garantizados, mandatos, productos estructurados como Exchange Traded Funds (ETF) o depósitos indexados etc… De esta manera añadirán el carácter socialmente responsable a su producto. Existen herramientas on-line especializadas, como SiRi Pro, una herramienta en web diseñada por SiRi Company para gestores de activos, que permiten crear carteras a medida de los criterios que defina cada gestor. La investigación de las agencias de rating puede servir tanto para elaborar productos específicos con filtros (screening) de sostenibilidad, como para dar argumentos para ejercer activismo accionarial, o para integrar los criterios sostenibles en los procesos de inversión tradicionales.
  • Los planes de pensiones podrán tener una herramienta para adecuar los principios de su política de inversión ,que en el ámbito público o de las cajas de ahorros suele tener un carácter social, a las técnicas de gestión de sus gestores. El Fondo del Petróleo de Noruega por ejemplo, fondo más grande del mundo (111 millones de euros), se basó en la información de varias agencias de rating para definir su estrategia de inversión.
  • Cada vez más inversores y gestores se juntan en acciones colectivas para ahorrar recursos y dar más peso a sus reivindicaciones sobre aspectos específicos de la sostenibilidad: el Pharma Project en el ámbito farmacéutico, el Carbon Disclosure Project en materia de política de CO2, el IIGCC sobre cambio climático, el Internacional Corporate Governance Network, etc… Y más allá de sus productos, las agencias de rating juegan un papel determinante en la promoción de la ISR, gracias a su implicación en proyectos internacionales como el EUROSIF (European Social Investment Forum), o a sus relaciones estrechas con la banca ética.

Sin embargo, de cara al futuro se presentan importantes retos para este tipo de agencias ya que es un mercado en un proceso acelerado de maduración y organización, y poco a poco se van creando agencias en cada país. En el caso español Analistas Internacionales en Sostenibilidad, AIS, ha sido la última en aparecer.

Por otro lado, los primeros universos cubiertos por las agencias de rating eran los de grandes empresas europeas y norteamericanas, mientras que ahora se extiende la cobertura a la zona Asia-Pacífico, países emergentes etc… Paralelamente se desarrollan las metodologías para adaptarlas a PyMEs por una parte, y a gobiernos por otra.

Además, en el futuro la pertinencia de la integración de criterios de Gobierno Corporativo y RSE en los procesos de inversión ganará terreno a medida que se va probando la relación entre estos criterios y la rentabilidad.

Por último, en un mercado internacional con alta competitividad, las agencias de rating buscan las vías estratégicas para fortalecer sus posiciones, unas por crecimiento orgánico y compra de competidores, como fue el caso de Innovest y Vigeo, otras por asociación en red y compartiendo recursos, metodologías y bases de datos (Si- Ri Company), y, finalmente, otras centrando sus servicios en la gestión de fondos para garantizarse más fuentes de ingresos (SAM).

Sólo el tiempo dirá cuáles serán los efectos de estas nuevas estrategias.

Por Stéphanie Capdeville

Agencias de Rating

SIRI COMPANY. Es una red de consultoras que agrupa 11 agencias de rating: España (AIS), EEUU (KLD), Canada (Jantzi Research), Australia (SiRiS), RU (PIRC), Italia (Avanzi), Suecia (GES), Paises Bajos (DSR), Suiza (Centre Info), Alemania (Scoris). Índices de bolsa: Domini Social Index 400 (EEUU), Jantzi Social Index (Canadá), SIX/GES Ethical Index Nordic.

INNOVEST STRATEGIC VALUE ADVISORS. Consultora canadiense que recientemente ha adquirido Core Ratings.

OEKOM RESEARCH. Consultora alemana.

VIGEO. Consultora francesa que recientemente ha adquirido Stock at Stake/Ethibel. Índices de bolsa: Ethibel Sustainability Index.

EIRIS. Fundación británica. Índices de bolsa: FTSE4good. En España está representada por Ecodes y EsF.

E-CAPITAL PARTNER. Consultora italiana ligada a la Universidad Bocconi y al Vaticano. Índices de bolsa: Ethical tracker .

SAM RESEARCH. Departamento integrado a la gestora SAM de Suiza. Índices de bolsa: DJSI

¿Qué beneficio tienen las empresas en ser cualificadas por las agencias de rating?

  • Beneficio financiero: entrar en un universo de inversión sostenible significa fortalecer su posición bursátil con inversores de largo plazo.
  • Beneficio técnico: Los documentos proporcionados por ciertas agencias de rating, informes de notación, al detallar sus criterios de calificación, pueden permitir a la empresa elaborar su propia política de RSE en base a criterios internacionales y reconocidos por inversores.
  • Beneficio interno: las agencias de rating, al dar una notación, permiten a una empresa comparar su impacto social, medioambiental y su gobierno corporativo con el resto de los competidores de su sector.
  • Beneficio externo: las empresas pueden comunicar sus resultados y notación, y por tanto usarlos como herramienta de comunicación para fortalecer su reputación corporativa.