Triodos Bank, la Banca Ética se instala en España

0

El banco que define así sus ambiciones institucionales es Triodos Bank. Esta entidad pertenece a lo que se conoce como banca sostenible o ética. Un modelo de banca que financia empresas, organizaciones e iniciativas con valor añadido de carácter social, medioambiental y cultural, o lo que es lo mismo, un banco que no financia proyectos que no contribuyan al desarrollo de una sociedad más sostenible.

Esto que puede parecer utópico es, sin embargo, una empresa rentable que lleva operando en Europa desde hace 25 años gracias a la visión del economista Adriaan Deking Dura, el catedrático de derecho fiscal, Dieter Brüll, el banquero Rudolf Mees y de Lex Bos.

Ellos crearon en 1968 la semilla de lo que hoy se ha convertido en un banco europeo más con sedes en los Países Bajos, Bélgica, Reino Unido y España, casi doscientos empleados y más de tres millones y medio de euros de beneficio neto en 2004.

La banca sostenible parte de la visión de que los bancos son agentes sociales y con su gestión pueden ayudar a que iniciativas de gran valor añadido salgan adelante.

Aportan a la gestión del negocio bancario una visión social y un profundo compromiso ético. Esto rompe con la imagen que tiene la mayoría de la gente sobre la banca, por eso uno de los mayores retos que tiene Triodos Bank en España es superar ese estereotipo tan asumido por el usuario de banca tradicional.

Triodos es el primer banco ético de nuestro país y un recién llegado que lleva desde 2004 abriéndose camino. Así que Esteban Barroso, director general de esta entidad, tiene un primer mensaje que dar sobre Triodos: «lo que hacemos es absolutamente posible».

UN BANCO ESPECIALIZADO. Triodos es un banco especializado en el ámbito cultural, social y medioambiental. Después de un recorrido de más de dos décadas buscando proyectos sostenibles, Triodos ha identificado una serie de tipologías de iniciativas que encajan con sus intereses fundacionales.

En concreto, dentro del ámbito medioambiental financia proyectos que tengan que ver con agricultura ecológica, bioconstrucción, energías renovables, ahorro energético y todo lo relacionado con tecnología ambiental y reciclado.

En cuanto a lo social, apoyan la cooperación al desarrollo, el comercio justo, la integración social y la lucha contra la exclusión. En esta línea tiene especial interés su trabajo con las microfinanzas, ya que el banco en su conjunto invierte en más de 40 países colaborando con 60 instituciones de este sector.

Cuando se refieren a proyectos culturales, apoyan las artes escénicas y plásticas, y la educación.

Por tanto si un emprendedor acude a un banco como este no sólo tiene que demostrar que su proyecto es rentable a nivel financiero sino que realiza una contribución a la conservación de la naturaleza, a la lucha contra la pobreza o la exclusión económica o social, o que conlleva una faceta cultural o educativa.

Si su objetivo es ganar dinero para sí mismo sin tener en cuenta lo que le rodea, olvídelo éste no es su banco. O esta es la perspectiva del banco donde afirman, «la empresa socialmente responsable tiene su equivalente en el mundo financiero en la banca sostenible».

Como consecuencia de este enfoque el estudio que se hace de los proyectos difiere notablemente del resto de la banca.

«Hacemos un análisis cualitativo acerca de si el proyecto aporta algo a la sociedad y luego cual es la viabilidad económica, y en el centro están los que lideran el proyecto, los promotores, la persona», nos explica Barroso.

«Cuando el banco se compromete con un proyecto vamos a aplicar todo nuestro conocimiento, toda nuestra capacidad financiera, todo nuestro interés para sacar adelante ese proyecto. Otra cosa es que luego sea imposible financiarlo. El capítulo de la financiación de un proyecto es esencial en su viabilidad y es ahí donde la banca especializada juega un papel determinante. Hay proyectos que en otras entidades financieras no se van a financiar porque sencillamente no tienen el background de cómo se financian este tipo de operaciones».

Este compromiso con los proyectos financiados se manifiesta en la voluntad de encontrar soluciones para cada caso a través de la innovación. Dentro de sus servicios corporativos o lo que sería la banca de inversión, Triodos considera que determinados productos financieros que, generalmente, están reservados a las grandes corporaciones, pueden ser usados también para las pequeñas instituciones o empresas.

Aunque Triodos aún no comercializa estos servicios en España está previsto que se oferten pronto y un ejemplo de cómo desarrollar esa capacidad de financiación desde la perspectiva de Triodos pueden ser los casos de sus clientes Weleda y Café Direct. La primera empresa se dedica a la producción de productos farmacéuticos, dietéticos y cosméticos naturales, y la segunda es la mayor compañía de comercio justo de bebidas calientes del Reino Unido.

Las necesidades de financiación de ambas no se ajustaban a las condiciones del dinero bancario así que se probó con una innovadora alternativa. Mediante el empréstito de obligaciones Weleda y la emisión de acciones de Cafédirect se ofreció al público la posibilidad de invertir en el crecimiento y el desarrollo de ambas empresas. El resultado fue un éxito, en la emisión de obligaciones de Weleda se aportaron más de 5,5 millones de euros y en la de acciones de Cafédirect se alcanzaron los 7 millones de euros.

EL CLIENTE. Las personas que apostaron por la labor de estas dos empresas enfocadas al comercio ecológico y al comercio justo, lo hicieron por el beneficio pero también por la convicción. Este es posiblemente el único rasgo que comparten los clientes de este banco, el convencimiento de que a través de las decisiones económicas que toman pueden cambiar el mundo. Por esta razón, desde Triodos no pueden concretar mucho más el perfil del cliente.

Le conocen cuando finalmente adquiere un producto o solicita financiación. «Con las instituciones es más fácil porque definen su misión. Pero con las personas es muy complicado de saber. En Triodos promovemos valores universales que pueden encontrarse en cualquier persona», nos explica Esteban Barroso.

Efectivamente el cliente institucional es una parte importante del negocio y resulta más fácil de definir. Lo constituye desde entidades que nacen con un fin social hasta empresas que quieren dar cumplimiento a sus compromisos de RSC. Esto se refleja claramente en los accionistas del banco, el 40% son instituciones financieras, fondos de pensiones.

Al tratarse de un banco ético las motivaciones de sus clientes son muy variadas y novedosas para un sector que esta definido por el precio del dinero y la rentabilidad del producto. Hay clientes de Triodos que se dirigen a la entidad porque quieren decidir a quién pagan sus intereses.

Según Barroso, «Al final quien sostiene los bancos son los que pagan los intereses. Así que hay gente que viene porque saben que vamos a entender el enfoque de su proyecto, podemos incluso apoyarle en su trabajo y además, el resto de proyectos que financiamos son afines con la forma en la que ellos entienden que tiene que desarrollarse la sociedad».

Actualmente los productos para particulares de Triodos se centran en distintos de tipos de cuentas y dos productos de inversión. Las cuentas de ahorro, ya sea la genérica, infantil o vivienda, ofrecen un T.A.E. del 1.51% sin comisiones. Todas ellas están vinculadas a la «Cuenta Operativa Triodos». Con un T.A.E. del 0.10%, es la cuenta desde la que el cliente mueve su dinero a través de cheques, transferencias o domiciliación de pagos.

No tiene comisiones y permite cinco transferencias nacionales gratuitas al mes. Si el cliente quiere hacerse físicamente con su dinero deberá contar con una cuenta en otra entidad para realizar transferencias.

Para las empresas el banco ofrece préstamos, avales y cuentas a crédito. Para su operativa normal existe la «Cuenta Corporativa Empresas» similar a la «Cuenta Operativa Triodos» y para ahorro la «Cuenta Valor Triodos» similar en su rentabilidad a las cuentas a las que se ofrecen a los particulares.

Como productos de inversión Triodos comercializa el «Depósito Triodos» y el «Ecodepósito». El primero es un depósito a tipo de interés fijo que va desde seis meses a cinco años, cuyo interés oscila del 1,7% para el primer caso al 3,5% para el vencimiento de los cinco años. El importe mínimo son 1.000 euros.

El «Ecodepósito» es un producto exclusivo de Triodos Bank en España. Este depósito está definido a un año con una rentabilidad del 2,5% nominal anual desde 300 euros hasta 100.000. Sin embargo, es un producto que añade otros valores medioambientales.

Por cada depósito se planta un árbol en un bosque de gestión sostenible y si la aportación es superior a 3.000 euros el cliente consigue una suscripción anual a una de las organizaciones de defensa del medio ambiente que han apoyado el producto: Amigos de la Tierra España, Ecologistas en Acción, Greenpeace España, SEO/Bird Life y WWF/Adena.

TRIODOS EN ESPAÑA. Este banco europeo llegó a España gracias a la voluntad de un grupo de profesionales entre los que se encontraba su actual director general, Esteban Barroso. «Un grupo de personas en España decidimos que era importante para este país y para nosotros contribuir a una cambio positivo y sostenible de la sociedad». Así nació inicialmente el Grupo Trust, como una empresa de consultoría vinculada a proyectos del sector social, cultural y medioambiental.

En este proyecto se encontraron con Triodos como financiador de algunas de las iniciativas en las que estaban implicados.

Trust actúa como agente de Triodos durante un determinado periodo de tiempo invirtiendo, en nombre de Triodos en esos proyectos, y, por tanto, combinando la actividad de consultoría con la financiera.

«Creíamos que en España se daban las circunstancias para crear un banco sostenible, para que Triodos trabajara aquí. La gente de Triodos y Trust ya se conocía bien y decidimos trabajar conjuntamente en la preparación del proyecto. Un trabajo que duró casi un año y medio, en la que participaron más de 20 profesionales y que fue el business plan de un banco», relata Barroso.

De este modo se creó una sociedad que se llamó Triodos Investment y que pasó a convertirse en Triodos Bank en 2004.

Un banco con más de dos década de trayectoria pero un recién llegado a España donde economía y ética son dos conceptos que aún la mayoría no asocia. Aunque se puede anticipar que los resultados de este 2005 hablan ya de bastantes clientes convencidos y de un crecimiento continuado y prometedor.

Sin embargo, queda mucho camino por andar y el primer paso es hablar del 2006. Triodos asume importantes proyectos para este año. Sin duda llama la atención el lanzamiento el pasado 1 de marzo de la primera empresa de análisis de rating de sostenibilidad de España, un proyecto realizado por Triodos en colaboración con la Fundación Ecología y Desarrollo, y la voluntad de traer los fondos de inversión que ahora comercializa la entidad en otros países.

Estos fondos incorporan todos los criterios de inversión socialmente responsables de acuerdo con la metodología SIRI.

Además, el cliente del banco este año lo tendrá un poco más fácil ya que se lanzarán tarjetas de débito y de crédito y se abrirá una oficina de representación en Barcelona, donde Triodos tiene un buen número de clientes. Dos medidas enfocadas a aminorar la virtualidad que actualmente distancia a los clientes de la entidad y que servirá para atraer a otros que reclaman más funcionalidad en el servicio bancario.

Por último, en una visión más general se van a desarrollar determinados acuerdos de colaboración y lanzar al mercado productos dentro del sector social y posiblemente también del cultural, además, de seguir desarrollando todas las actividades dentro del sector medioambiental.

Triodos y la banca ética representan un modelo de negocio alternativo. Su existencia invita a la reflexión sobre cómo gestionamos nuestro dinero y pone de manifiesto nuestra responsabilidad como consumidores también cuando elegimos un banco. Sin embargo, su mayor aportación es hacernos conscientes de la trascendencia social de la gestión bancaria y, contando con esta información, donde poner nuestro dinero es decisión nuestra.

Por CE
0