G3: Octubre marcará un hito en los informes de sostenibilidad

Una conferencia sobre El avance de la sostenibilidad a través de la transparencia en Amsterdam, que tendrá lugar la primera semana de octubre ,concretamente entre el miércoles día 4 y el viernes 6, es el marco elegido por el GRI para hacer pública esta tercera generación de Guías.

Más fácil y práctica, ayudará a las empresas a mejorar la calidad de sus informaciones en materia de sostenibilidad. Después de presentar en Madrid el borrador de la misma y de que el último día de marzo concluyera el periodo de comentarios públicos para una posible modificación, el documento definitivo llegará dentro de cuatro meses. Esperan que esta cita sea clave. Lo será.

Después de cuatro años de espera, GRI avanza en su concepción de mejora continua y ‘evoluciona’. Será por lo tanto el momento de contar con una nueva Guía, más clara y accesible, aunque será susceptible de cambios con el paso del tiempo con el objetivo de ir adaptándose a las nuevas necesidades que en esta materia vayan surgiendo.

La Coalición de Economías Medioambientalmente Responsables (CERES) creó en 1997 el Global Reporting Initiative (GRI), con la participación de empresarios, auditores, inversores, investigadores y expertos en medio ambiente y derechos humanos y laborales de todo el mundo.

En el año 2000 hicieron públicas las primeras directrices sobre informes de sostenibilidad y en 2002, cuando empezó su andadura en solitario, publicó su Guía de Indicadores, el G2, que son las que conocemos actualmente y bajo cuyos criterios las compañías elaboran sus memorias de sostenibilidad y estructuran su información sobre los avances en materia económica, social y medioambiental.

GRI es un centro de colaboración oficial del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y trabaja en cooperación con el Global Compact de Naciones Unidas.

BORRADOR EN MADRID. Antes de que se presente el G3 ha habido muchos pasos previos. El último de ellos fue la presentación en marzo en la Casa de América de Madrid del borrador de la Guía GRI G3 de la mano del Foro de Reputación Corporativa, en colaboración con KPMG. Se trataba de la versión para la opinión pública, ya que al borrador presentado para elaborar memorias de sostenibilidad le faltaba ser completado con los comentarios públicos que han concluido este pasado 31 de marzo.

Sin embargo aún llegados a este punto, seguirán los cambios. El director ejecutivo del principal estándar internacional de elaboración de memorias de sostenibilidad, Ernst Ligteringen, adelantó en Madrid que la nueva versión de los estándares, el ‘G3’, sufrirá varios cambios posteriores, que podrían denominarse G3(1), G3(2) o G3(3), antes de que aparezca su sustituto, el ‘G4’, aunque éste, según apuntó, llegará ‘a muy largo plazo’.

Los avances por lo tanto son lentos, pero se dan. Dos años tardó en nacer la segunda generación de guías y cuatro, la tercera. El proceso de creación del G-4 llevará más tiempo aún que su antecesor, pero simplemente su anuncio ya pone de manifiesto la voluntad de cambio y de adaptación que tiene el Global Reporting Initiative.

El resultado del trabajo del GRI ha sido, precisamente, una guía de estándares más breve, pasando de los 97 indicadores de la versión de 2002 a los 79 de este nuevo ‘G3’ y con sólo Diez Principios. Reduciendo los indicadores, explicó Ligteringer, se da más importancia a los datos, evitando así el ‘bombardeo’ de información que muchas veces se detecta en estas memorias, y ya que ‘casi nunca más datos es igual a mayor claridad’.

De este modo, las directrices principales de 2002 pasan de ser 50 a 47 y las adicionales se reducen de 47 a 32, dando un total de 79 en lugar de las 97 anteriores.

MÁS CERCA DE LAS PYMES. Con la aplicación de las nuevas normas de esta tercera generación, lo que se pretende además es que a estas grandes empresas se sumen otras tantas de menor tamaño.

El primer paso para que las pequeñas y medianas empresas encuentren útil las directrices del GRI lo dio la organización el pasado 8 de noviembre, con la presentación de una Guía específica adaptada a pymes, con el fin de facilitarles la presentación de sus informes de sostenibilidad, que por el momento editan mayoritariamente las grandes.

El resultado fue el llamado ‘Libro de Bolsillo sobre Informes de Sostenibilidad para Pymes’, una guía práctica con orientaciones para la aplicación de los principios del Pacto Mundial de la ONU sobre RSE y de la Guía para Multinacionales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Desde GRI siempre se ha insistido en que sus guías, sobre todo en lo que se refiere a pymes, son ‘un mapa’ o un ‘plan de consejos’ que deben adaptarse a cada compañía y, por lo tanto, no es necesario seguir al pie de la letra todos y cada uno de los indicadores de la misma.

Según la directora de Desarrollo de Negocio de GRI, Teresa Fogelber, la idea es conseguir la unificación de criterios, ya que a su juicio, la Guía actual ‘era demasiado complicada para las empresas’ y el objetivo de esta tercera generación es hacerla ‘más flexible’ para poder adaptarla a las pequeñas y medianas empresas.

Entre los nuevos cambios se encuentra también su formato, que para esta nueva generación ‘G3’ será digital y en soporte CD, además de mantenerse el tradicional en papel. Las nuevas directrices se diseminarán a través de la web del GRI, que además, servirá para que los usuarios conozcan los servicios que se ofrecen para orientar a las empresas a la hora de elaborar sus memorias: cursos ‘on line’, herramientas adicionales de ayuda y apoyo, etc.

54 IN ACCORDANCE. Por un lado, el acercamiento a las pymes y, por otro, que las empresas grandes no se ‘obsesionen’ con obtener el in accordance. El director de sostenibilidad de KPMG, José Luis Blasco, y quien dirigió la traducción del borrador de la versión del G3, subrayó en la presentación de este último que la consecución o no de esta distinción no debe ser un requisito sine qua non para informar correctamente sobre RSE.

Esta misma idea la trasladó a Logroño, al I Congreso Europeo de la RSE que se celebró a finales de abril en La Rioja.

Esta distinción es la máxima ‘puntuación’ que las empresas pueden obtener en la elaboración de sus memorias; son aquellas que cumplen cinco requisitos obligatorios de información y se consideran como las de más alto nivel, por ser las más respetuosas con los estándares incluidos en la Guía 2002 de GRI.

En la actualidad, más de 160 compañías han conseguido el ‘In accodance’ de 33 diferentes países. En lo que se refiere a España, 50 compañías han conseguido esta distinción, incluidas pymes.

Después de España, el país con más memorias in accordance es Estados Unidos, aunque le sigue de lejos con un total de doce. Después aparecen Reino Unido y Canadá con ocho, seguidos con una menos por Australia, Italia y Sudáfrica. Con estas cifras se percibe claramente a qué se refiere Blasco con ‘obsesión’. Los restantes países cuentan con cinco, cuatro, tres, dos o una memoria in accordance.

Entre ellos, desde países latinoamericanos como Brasil (5) o Perú (1), asiáticos como Japón (1); europeos como Francia (2) o Finlandia (1); africanos como Kenya (1) o de Oriente Próximo como Israel (1).

En su opinión, además del resultado debe haber una preocupación por el «rigor y el equilibrio», que llegaría gracias a las pautas del G3 que reducen considerablemente la extensión de las memorias. Por otro lado, insistió también en que los indicadores del GRI no deben verse nunca «como una norma» sino como «un marco de referencia que ayuda a avanzar y a pasar a la cuarta generación».

Si la nueva generación de guías fomenta en las empresas el reporte y les facilita la tarea abogando por la transparencia, esperaremos otros cuatro años con gusto para seguir mejorando. Cumpliendo metas. Ansiosos del G-3. Esperando el G-4.

Por Lidia Soria