Los préstamos, uno de los recursos más poderosos contra la pobreza

CE16 diciembre 2006

La Cumbre Global de Microcrédito, que se celebró en Canadá del 12 al 16 de noviembre, ha reunido a unos 2.300 delegados de un centenar de países con un «objetivo global audaz», dijo Daley-Harris en entrevista con The Associated Press. Diseñar estrategias para que 100 millones de familias en el 2015 «superen el umbral del dólar por día significa sacar a 500 millones de personas de la pobreza extrema».

Daley- Harris, que es director de la Campaña por la Cumbre del Microcrédito, reconoce que los pequeños préstamos no son la panacea para sacar a la gente de la pobreza extrema. Pero sí son, asegura, «la más poderosa de las no-panaceas. Con un préstamo puedes hacer algo, construir tu casa, enviar a los niños a la escuela».

El reto de los microcréditos para este siglo pasa por superar algunas barreras, algunas son de las propias instituciones prestamistas. «Tenemos que lograr que sean bien administradas y eficientes, que reduzcan costos y que incorporen tecnología informática servir a más clientes».

Otro reto es el de la medición de los avances: «Una docena de los grupos más poderosos de microcréditos del mundo firmarán un compromiso aquí de aplicar métodos fiables para medir el progreso de sus clientes». Además se concluye que los gobiernos tienen que poner su parte, «no se puede regular a los microbancos de la misma manera que se regula a los bancos comerciales. No pueden decirles, ‘si quieres iniciar un banco pequeño para hacer micropréstamos en esa zona, tienes que poner 5 millones de dólares»’, señala.

La cumbre ha tenido lugar en un momento en el que las cifras indican un crecimiento explosivo del sector: hace 10 años 13,5 millones de personas en el mundo habían recibido micropréstamos. En el 2005 la cifra se había elevado hasta 113 millones.