El alto precio de no responder a tiempo

CE13 febrero 2007

La multinacional Cadbury-Schweepes será procesada en Gran Bretaña por delitos contra la salud pública. Hace unos meses la alerta nacional saltó cuando docenas de personas enfermaron de salmonella después de haber entrado en contacto con productos de chocolate de la marca Cadbury.

La compañía se vio obligada a retirar más de un millón de chocolatinas de los puntos de venta, lo que le causó un alto grado de pérdida de confianza de sus clientes, lo que según cifras de la propia compañía se ha traducido en pérdidas por valor de treinta millones de libras. A la compañía se le acusa de no haber actuado a tiempo y de dejar que el problema se extendiera, afectando a muchas más.

Según el sumario, la compañía sólo admitió que sus instalaciones estaban contaminadas seis meses más tarde después de que la agencia de protección de la salud británica descubriera que había un problema de salmonella en su planta de Herefordshire el pasado año. Cadbury tardó más de dos días en responder a la demanda por parte de la agencia sanitaria de retirar los productos del mercado.

Para Cadbury, toda la publicidad negativa que ha generado este asunto se ha traducido en la suspensión de algunas de sus campañas de publicidad y en el retraso en el lanzamiento de de una nueva chocolatina.

La mala gestión de esta crisis ha hecho tambalear el futuro de la compañía.

Por The Guardian