La Caixa incluirá evaluaciones sociales y ambientales al otorgar préstamos

La Caixa anunció su adhesión a los Principios de Ecuador, unas directrices de carácter social y ambiental fijadas por la International Finance Corporation (IFC), del Grupo Banco Mundial (BM) para su actividad financiera, por la que la entidad realizará una evaluación social y medioambiental de los proyectos que financie y que superen los7,5 millones de euros.

De esta forma, La Caixa se compromete a informar periódicamente sobre la aplicación de estos Principios con el fin de que las operaciones de ‘project finance’ de la entidad –de cualquier sector y en cualquier parte del mundo– cuenten con una positiva evaluación social y medioambiental, de acuerdo con los estándares establecidos por la IFC.

Los Principios de Ecuador son un conjunto voluntario de directrices para gestionar social y ambientalmente temas relacionados con la financiación de proyectos de desarrollo. Nacieron en junio de 2003 de la mano de diez bancos, se revisaron en junio de 2006 para elevar su nivel de exigencia y hasta la fecha han sido adoptados por 45 instituciones financieras.

«Con la adhesión a estos Principios, La Caixa reafirma su trabajo en pro del buen gobierno corporativo, basado en una gestión responsable y transparente y en actuar teniendo en cuenta elcomportamiento ético, las relaciones laborales, el Medio Ambiente y la contribución al desarrollo socioeconómico del entorno», señaló en este sentido el director general de la entidad, Isidro Fainé.

Por su parte, el vicepresidente ejecutivo del IFC, Lars Thunell, recalcó que, «como un banco activo en la financiación de proyectos en los países de desarrollo, la adopción de los Principios de Ecuador por parte de La Caixa representa un importante paso adelante que el IFC recibe con entusiasmo».

A su juicio, la aplicación de los acordados estándares ambientales y sociales para la financiación de proyectos en todo el mundo «crea una oportunidad única para mejorar la calidad de los proyectos y posibilitar un impacto positivo».

De hecho, la adopción de estos principios por entidades de todo el mundo «está posibilitando la creación de un estándar común en los criterios sociales y ambientales exigibles en los proyectos que solicitan financiación».