Organizaciones peruanas denuncian la concesión de explotaciones de hidrocarburos en zonas naturales protegidas

La Defensoría del Pueblo de Perú denunció recientemente que el Gobierno de este país está concediendo explotaciones de hidrocarburos en diversas zonas naturales y comunidades indígenas de la Amazonía peruana sin llevar a cabo estudios previos sobre el impacto de su actividad. Por este motivo, acaba de publicar un Informe que, bajo el título ‘Superposición de lotes de hidrocarburos con áreas naturales protegidas y reservas territoriales en la Amazonía peruana’, alerta sobre la debilidad del Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado.

El citado Informe exige al Estado abstenerse de «otorgar derechos a particulares que posibiliten actividades de exploración y explotación de hidrocarburos que pongan en peligro los derechos de los pueblos indígenas», por considerar que amenaza a «su especial situación de vulnerabilidad».

Afirma que la acción del Gobierno compromete a «las áreas naturales protegidas, sus zonas de amortiguamiento y las zonas reservadas», reitera la Defensoría a través de un comunicado. Por su parte, la compañía estatal Petroperú argumenta que el proceso para otorgar los contratos cumple con la Ley Orgánica de Hidrocarburos y Ley de Áreas Naturales Protegidas.

Estas críticas se unen a las realizadas recientemente por varias organizaciones ecologistas que criticaron al Ministerio de Energía y Minas de aprobar, desde el año 2003, una serie de contratos de licencia de exploración y explotación de hidrocarburos en la Amazonía peruana.

El pasado mes de diciembre, WWF denunció que un total de 18 lotes petroleros operaban «dentro o cerca» de muchas de las 42 zonas naturales protegidas, en «tierras y reservas de pueblos indígenas aislados» o en «concesiones forestales maderables» de la Amazonía peruana.

Recientemente, la ONU incluyó a Perú, Brasil, Colombia, Ecuador, México y Venezuela entre los países con mayor diversidad mundial, alertando al mismo tiempo sobre los peligros que genera la contaminación, y el mal uso de los recursos.

Por EP