La inversión de Obra Social en las cajas españolas “gira” hacia medio ambiente, inmigración y sanidad

En 2006, el presupuesto total que destinaron las cajas de ahorro a su Obra Social se elevó a 1.524 millones de euros, alcanzando la cifra de más de 40 millones de beneficiarios.

De esta cifra, el 40 por ciento, equivalente a 609 millones, se destinó a la cultura; 489 millones fueron para asistencia; 262 para investigación y educación; y 164 millones de euros se destinaron a la conservación del patrimonio artístico, histórico y medioambiental.

El director de Comunicación de la Comisión Nacional de Obras Sociales de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), Carlos Balado, destacó en rueda de prensa, «el giro que se está produciendo» en lo que respecta a la inversión de obra social en los capítulos de «asistencia social y sanitaria, el cuidado al medio ambiente y la inmigración».

Los datos reflejan que en 2006 la inversión en asistencia social y sanitaria creció en 2006 en una tasa del 21,23 por ciento, mientras que el cuidado al medio ambiente ha venido creciendo a una tasa del 47%». Paralelamente, en el último año la inversión social de las cajas de ahorro en el sector de la inmigración se ha situado en 10 millones de euros para distintos programas, como ayudar a las personas con el idioma y a que encuentren trabajo.

Además, el presidente de CECA, Manuel Aguilar, destacaba que «las prioridades emergentes de la obra social estarían incluidas bajo el paraguas de la I+D+i como: formación, capital humano e inversión empresarial; mayor empeño en los programas de carácter socioasistencial; programas de carácter medioambiental, desde educación medioambiental hasta la intervención en el territorio; de apoyo al Tercer Sector y voluntariado; el acceso a una cultura accesible; y la acogida de inmigrantes».