“Es importante diferenciar un banco asistencial de uno social, basado en la confianza y viabilidad del proyecto”

El presidente de MicroBank, José Francisco de Conrado, aseguró el 27 de abril en el IESE que la concesión de microcréditos para proyectos de tipo social “se basa en la confianza y en la viabilidad del proyecto por lo que es importante no confundir un banco social con un banco asistencial”. La entidad participó en la conferencia ¿Qué son los emprendedores sociales y qué pueden aprender las empresas de ellos? organizada por la Cátedra La Caixa de Responsabilidad Social de las Empresas y Gobierno Corporativo del IESE y patrocinada por La Caixa.

Antonio Argandoña, titular de la Cátedra y profesor del IESE, inauguró el acto señalando que “a pesar de la escasa relación aparente entre una empresa comercial y una empresa social, existen algunos puntos en común que hacen compatibles ambas actividades”.

José Francisco de Conrado recordó que la actividad de MicroBank comenzó en 2007 cuando su único accionista, La Caixa, apostó por extender su compromiso social al ámbito que le es propio: el entorno financiero. “Somos un banco y nos regimos por los mismos parámetros de rigor, exigencia y sostenibilidad de cualquier banco. Somos un banco social porque nuestra actividad pretende generar actividad social”, explicó el presidente de MicroBank.

Por su parte, el presidente de La Fageda, Cristóbal Colón, apuntó que “la empresa nunca es un fin en sí mismo sino que es la herramienta para que las empresas que en ella trabajan tengan ilusión por su trabajo y desarrollen una labor con sentido”.

En esta misma línea se pronunció Elena Correas, directora del Programa a Emprendedores Sociales de Ashoka España, una plataforma de aceleración de la innovación social con presencia en más de 70 países. “El emprendedor social es un emprendedor con la obsesión de maximizar el impacto de carácter social y no económico. Por tanto la empresa es el medio para conseguirlo”, señaló.

José Francisco de Conrado añadió que criterios sociales y sostenibilidad deben ir de la mano. “Hay que buscar la rentabilidad ya que los criterios sociales sin más no garantizan el futuro de una empresa. No es que se pretenda hacerse rico, sino que se trata de ganar los suficiente para continuar con nuestra labor”, indicó el presidente de MicroBank.

Empresa social y fines lucrativos

En el acto, al que asistieron un centenar de personas, también estuvo presente el subdirector general de La Caixa y director del Área de Responsabilidad Corporativa y Marca, Àngel Pes, que animó a las entidades sociales y a MicroBank a continuar la labor desempeñada hasta ahora para mejorar la actividad productiva y la cohesión social. “No es excluyente ser una empresa social con el fin lucrativo, la empresa social puede ser una empresa con fines de lucro”, dijo José Francisco de Conrado que puso como ejemplo el Grameen Bank, fundado por el Premio Nobel de la Paz, Muhammad Yunus.

Todos los ponentes reconocieron la necesidad de dar a conocer más y mejor la actividad social y las experiencias de este tipo de entidades. Elena Correas se mostró partidaria de apoyar “a todos aquellos que tienen ideas desde que empiezan” mientras que Cristóbal Colón señaló la importancia de “garantizar las relaciones humanas y cultura organizacional” de las empresas sociales que buscan la rentabilidad económica para mantener su actividad.