Iniciativas para medir el impacto social y económico

0

tyle="text-align: justify;">La incorporación de los llamados nuevos filántropos (empresarios que fraguaron su riqueza aprovechando el boom tecnológico y profesionales procedentes del sector de la banca de inversión) al sector social trajo consigo una preocupación por analizar sus inversiones en las causas sociales con igual rigor que las de sus negocios lucrativos. En los últimos diez años se han desarrollado diversas herramientas e impulsado varias iniciativas para tratar de medir el impacto social que intentan combinar los objetivos sociales y financieros. Las iniciativas y metodologías más conocidas son:

  1. El Impact Reporting and Investment Standard (IRIS) es una iniciativa impulsada por la Rockefeller Foundation, el Acumen Fund B Lab para estandarizar un lenguaje común en la definición, seguimiento e información sobre el impacto de las inversiones que tengan un impacto social y medioambiental.
  2. El Blended Value Proposition, desarrollado por Jed Emerson, fundador del Robert Enterprise Development Fund (uno de los primeros fondos de venture philanthropy) e impulsor en EEUU de los emprendimientos sociales. El BVP más que una metodología constituye una propuesta teórica que trata de romper el paradigma clásico de la medición de valor, tradicionalmente centrada en indicadores económicos, a otras variables sociales y medioambientales. Dentro del BVP cabrían todas las herramientas y metodologías que tratan de combinar la medición de valor económico y social.
  3. Varias iniciativas desarrolladas por Strategic Learning and Evaluation Center impulsado por FSG Social Impact Advisors y la William and Flora Hewlett Foundation. El centro ofrece diversos servicios de consultoría, investigación y herramientas de evaluación. Su enfoque es mucho más amplio que el resto de las metodologías y herramientas al uso; FSG entiende la evaluación fundamentalmente como un proceso de aprendizaje muy ligado a la estrategia de la organización.
  4. El Best Available Charitable Option (BACO), una metodología desarrollada por el Acumen Fund que tiene por objeto informar a los inversores dónde será más eficaz su inversión filantrópica, contestando a la siguiente cuestión: ¿por cada dólar invertido, cuánto valor social se generará durante el tiempo de la inversión en relación con otras opciones de inversión alternativas?

La incorporación de los llamados nuevos filántropos (empresarios que fraguaron su riqueza aprovechando el boom tecnológico y profesionales procedentes del sector de la banca de inversión) al sector social trajo consigo una preocupación por analizar sus inversiones en las causas sociales con igual rigor que las de sus negocios lucrativos. En los últimos diez años se han desarrollado diversas herramientas e impulsado varias iniciativas para tratar de medir el impacto social que intentan combinar los objetivos sociales y financieros. Las iniciativas y metodologías más conocidas son:

0