Doce razones para invertir en microfinanzas

CE14 diciembre 2010
0

Con independencia de los beneficios sociales que para miles de millones de personas suponen las microfinanzas, al facilitarles el acceso a los servicios financieros, estos activos reúnen un conjunto de características muy atractivas para los inversores: la descorrelación respecto a los mercados financieros tradicionales, su baja volatilidad o los buenos retornos por encima de la inflación (en los últimos cinco años ha sido superior al 5% neto, en dólares) son sólo algunas de las ventajas que presentan las inversiones en microfinanzas.

1 UNA CLASE DE ACTIVO DESCORRELACIONADA.

Los microemprendedores desarrollan su negocio independientemente del resto de la economía mundial, pues se trata de actividades fundamentalmente locales, como la administración de una pequeña explotación agrícola, el comercio local o pequeñas manufacturas.

Esta característica genera la descorrelación en los resultados de los fondos permitiendo más diversificación en las carteras que, a su vez, contribuye a reducir la volatilidad conjunta.

2 BAJA VOLATILIDAD.

Los fondos de deuda de instituciones de microfinanzas se distinguen por tener baja volatilidad al prestar dinero o comprar bonos en divisas como el dólar o el euro, que son las referencias de valoración de los mismos fondos de inversión. Quizás, la única desventaja, que es la ausencia de valoración diaria real de esos bonos, hace que no estén sujetos a la especulación.

Por otro lado, la evolución de los tipos de interés no afecta significativamente a estos fondos, ya que la mayor parte de sus inversiones son en deuda a corto plazo (hasta tres años y duración media de trece meses) lo que también facilita su baja volatilidad.

3 RENDIMIENTO ATRACTIVO.

El retorno del bono o deuda invertida se sitúa en torno al 6% en dólares, que junto a la baja volatilidad, lo convierte en una inversión muy atractiva. El principal riesgo deriva de la tasa de impagados que tengan las instituciones de microfinanzas, pero a día de hoy, ese riesgo es muy reducido, ya que se encuentra en niveles muy inferiores a los bancos occidentales: la tasa de impago de los créditos de los microemprendedores se encuentra actualmente en torno al 2%.

4 INSTITUCIONES DE MICROFINANZAS, BIEN GESTIONADAS, AUDITADAS Y REGULADAS.

Los fondos suelen invertir sólo en renombradas instituciones de microfinanzas, y la mayoría de ellas están auditadas por alguna de las grandes auditoras (Ernst&Young, KPMG, Deloitte o PricewaterhouseCoopers).

5 LIQUIDEZ DE LOS FONDOS Y CAPACIDAD DE SUSCRIPCIÓN.

Los gestores de los fondos más grandes, como Blue Orchard, tienen una buena diversificación de inversores, de manera que hace improbable las salidas masivas; de hecho, durante la crisis pasada, los reembolsos fueron mínimos, no sufriendo por ese concepto de liquidez.

6 SIN RIESGO DE DIVISA.

La mayoría de los fondos conceden los préstamos o compran la deuda en dólares o euros, de forma que se evitan los riesgos inflacionarios y de divisas locales; aun así, también se ofrecen cada vez más fondos en divisas locales para aprovechar el crecimiento de esas economías emergentes.

7 DUE DILIGENCE Y DISTRIBUCIÓN DEL RIESGO.

Los diferentes gestores no son los únicos inversores en cada emisión, cooperando habitualmente entre sí y con los gobiernos y organismos supranacionales que vigilan las buenas prácticas en este sector. Aparte de buscar la auditoría contable y la supervisión del regulador, también se utilizan los ratings de las agencias de rating, especializadas en este sector, tales como Planet Rating o Microrate, así como las grandes agencias Fitch, Moodys y S&P. Adicionalmente, se realizan periódicamente análisis a las propias instituciones de microfinanzas por parte de los gestores. Por último, las instituciones de microfinanzas envían información pormenorizada mensualmente, como cualquier banco occidental. El inversor dispone con total transparencia de información comprensiva de todas y cada uno de los emisores y emisiones en las carteras de los fondos de microfinanzas.

8 LOS FONDOS SUELEN ESTAR DOMICILIADOS EN LUXEMBURGO.

Con estructuras conocidas, tipo Sicav o Sicar, y están sometidos al escrutinio del regulador luxemburgués, que incluso a diseñado una calificación adicional, LUXFLAG, que garantiza la observancia de determinados buenos principios para las microfinanzas, como la transparencia y protección al inversor. Los auditores de los fondos también pertenecen a las compañías auditoras más conocidas.

9 REPUTADOS OPERADORES EUROPEOS CON EXPERIENCIA Y PRECIOS RAZONABLES.

Todos los fondos tienen como administradores, gestores y depositarios a conocidas instituciones financieras, como Caceis, Credit Suisse, Dexia, BBVA, Rotschild… siendo los asesores de inversiones principales Blue Orchard y Symbiotics.

Esta clase de activo empezó hace cuarenta años y los gestores ya tienen experiencia de alrededor de diez años. Las comisiones de gestión son relativamente reducidas, ya que la gestión de estos fondos es muy intensiva en personal y en viajes a países recónditos, pero mantienen niveles similares a los fondos que gestionan otras clases de activos tradicionales.

10 PARTICIPAR EN EL CRECIMIENTO GLOBAL DE LAS MICROFINANZAS.

El sector microfinanciero crece hoy a tasas del 15-20% (antes de la crisis más del 40%). Desde organismos supranacionales se siguen promoviendo las microfinanzas, más allá del Premio Nobel o de las convenciones anuales (la próxima en Valladolid), con ejemplos concretos como el «Fondo Obama», gestionado por Blue Orchard, para Latinoamérica.

La inversión en microfinanzas reduce la diferencia entre ricos y pobres y contribuye a crear las clases medias (más de dos tercios de la población mundial vive con menos de 1.500 dólares al año, alrededor de 4.000 millones de personas); la demanda potencial es cinco veces la oferta, por lo que se convierte en una de los escasos activos con claro crecimiento en un mundo ralentizado, para todo tipo de inversores, pero especialmente para los fondos de pensiones.

11 CONTRIBUCIÓN SOCIAL PARA PROPÓSITOS SOCIALES.

Los fondos de pensiones de empresas representan un sistema de seguridad para los trabajadores y los activos que componen los fondos de pensiones representan parte del ahorro de éstos; invirtiendo esos ahorros en un fondo de microfinanzas, sigue siendo una inversión en trabajadores, y representa un loable fin social. Para este propósito, las agencias de rating emiten también las ratings sociales, en los que analizan el desempeño social de cada una de las instituciones de microfinanzas invertibles.

Así mismo, el Banco Mundial, a través de CGAP, ha promovido campañas como SMART, de protección a los clientes finales de estas instituciones de microfinanzas, a las que nos acogemos los diferentes actores en las inversiones de microfinanzas para asegurarnos de las buenas prácticas con los microemprendedores.

12 LAS MICROFINANZAS CONTRIBUYEN A MEJORAR LAS INVERSIONES EN EDUCACIÓN, SALUD Y VIVIENDA DE LAS POBLACIONES MÁS DESFAVORECIDAS.

Las microfinanzas, como acceso regulado al crédito en particular y a los servicios financieros en general, apoyan el crecimiento de las economías locales de los países en desarrollo. Parte importante de los prestatarios son mujeres que al tener acceso a los servicios financieros mejoran los ingresos de la unidad familiar.

Esa mejora, de acuerdo con todos los estudios realizados, se traduce en una mejora general de las condiciones de vida de las poblaciones más desfavorecidas. En efecto, los estudios muestran que cuando la mujer es la que recibe los préstamos se incrementa notablemente la inversión de la familia en educación, vivienda y salud.

Por Francisco Neri, socio de Finenza
0