Microfinanzas: aún hay de dos a tres mil millones de personas sin acceso a servicios financieros

Financieros sin Fronteras ha organizado recientemente la conferencia «Microfinance and its Dual Objective: Financial-Social Inclusion and Sustainable Business Development», en el IE Business School en Madrid. La conferencia, patrocinada por Madrid Centro Financiero, y la colaboración de la Bolsa de Madrid y la Fundación Compromiso Empresarial, concluyó con un mensaje común sobre el gran potencial que todavía existe para el crecimiento de las microfinanzas. Dado que aún hay un mercado amplio y no explorado de dos a tres mil millones de personas que no tienen acceso a servicios financieros, todavía queda mucho trabajo por hacer.

La conferencia respondió al creciente interés de hombres y mujeres de negocio en métodos alternativos de financiación y en especial en inversiones socialmente responsables. Como invitado especial, el profesor Michael Chu, de la Universidad de Harvard, detalló cómo las microfinanzas han persistido durante cuatro décadas, proveyendo al sector informal con ingresos adicionales y permitiendo acceso a servicios básicos como la sanidad, la educación y la vivienda.

En el panel «Different Cultures and Different Business Models in Microfinance» Guadalupe de la Mata, del BERD, experta en la región de los Balcanes, expuso cómo la industria en la zona ha sido afectada por la crisis financiera con resultados como sobreendeudamiento, deterioro de la calidad de la cartera de préstamos y elevados riesgos de crédito y de divisas. Sin embargo, en Latinoamérica, la entrada de nuevos jugadores de origen no bancario, de la banca convencional y de actores globales ha aumentado la competencia y el alcance.

Por su parte, el profesor Mehmet Asutay, de la Universidad de Durham, presentó las microfinanzas islámicas como una alternativa de financiación que cumple con la ley Shariah y que llega a los emprendedores pobres.

Por último, los invitados en el panel de «Investments in Microfinance: Financial and Social Returns» explicaron cómo los Vehículos Microfinancieros de Inversión ayudan a las instituciones microfinancieras a mejorar su gobierno corporativo, desarrollar mejores prácticas y ampliar su alcance. Además, el objetivo del «Double Bottom Line» provocó bastante discusión, la que llegó a su fin con las palabras de Marcus Fedder, director de Agora Fund: «El enfoque social de la institución es lo que provoca el retorno financiero».