Diez recomendaciones a la Comisión Europea sobre voluntariado corporativo

CE31 agosto 2011
0

Desde el pasado mes de enero, un grupo de expertos sobre de voluntariado corporativo (VC) ha estado trabajando, promovido por la Unión Europea y la Alianza Europea del Voluntariado en este 2011, Año Europeo del Voluntariado, con el fin de plantear recomendaciones y propuestas para extender el VC y desarrollarlo, logrando el mayor impacto posible. A través de esta sección, se han compartido los avances de dicho grupo, invitando a participar a aquellas personas con algo que decir sobre este fenómeno. El trabajo de estos meses ha dado su fruto y se van a trasladar diez recomendaciones, para que la Comisión Europea las tenga en consideración.

El VC es un medio excelente para visibilizar en la sociedad la labor de las empresas y el resto de la sociedad civil. Pero tiene más que ofrecer: la complejidad de las habilidades sociales y competencias adquiridas a través del VC, convierte a los participantes en ganadores y abre posibilidades de fomentar las relaciones duraderas entre ellos. Las recomendaciones, aunque están inicialmente dirigidas hacia la Comisión Europea, incluyen a todos los interesados: Estados miembros, empresas, sindicatos y sociedad civil.

Recomendaciones a la comisión europea

1 La acción social de las empresas es algo más que filantropía; se centra en cómo gestionan sus actividades en la comunidad y crean un impacto positivo tanto para la sociedad, como para el negocio. El VC es un elemento vital en estos programas, ya que utiliza a los empleados y permite poner cara a un programa de Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Es fundamental reconocer y promover la importancia del VC como parte integral de la RSE.

Medidas propuestas: Incluir el VC en la información sobre RSE que emana de la empresa de una forma más amplia. Establecer una forma común de informe estándar sobre VC. Promover la inclusión de más indicadores clave de rendimiento, relacionados con el VC y su impacto, en los sistemas de medición generalizados.

2 La presencia del VC debe seguir siendo alta en la agenda política y económica. Debemos trabajar con las partes interesadas y seguir difundiendo la importancia del VC para la sociedad, destacando las mejores prácticas frente a los desafíos comunes.

Medidas propuestas: Tener un catálogo de entidades que promueven activamente o están interesadas en el VC, potenciando el uso de las redes sociales para unirse a iniciativas comunes y crear conciencia sobre el VC. Promover acciones que sirvan como llamada de atención sobre este fenómeno, como días de VC a nivel local, nacional y europeo, buscando el apoyo de los medios de comunicación para estimular aún más el interés y el debate sobre VC.

3 Las alianzas intersectoriales son un medio para fomentar la cohesión y la innovación social. Una forma de lograrlo es a través de los premios y reconocimientos sobre VC. Se deben utilizar para hacer un VC más conocido en los Estados miembros o sectores que aún no tengan experiencia, así como fomentando la mejora continua en aquéllos más avanzados.

Medidas propuestas: Apoyo de la Comisión Europea para los premios de Voluntariado Corporativo, con un enfoque específico en las alianzas intersectoriales.

4 Con el fin de promover el VC y lograr el mayor impacto en la sociedad, es muy importante invertir tanto en un entorno propicio para las organizaciones intermediarias entre empresas y ONG, como en la formación de los actores involucrados. Esto asegurará el desarrollo de sinergias, así como mejorará el conocimiento sobre el VC.

Medidas propuestas: Organizar foros en los que confluyan todas las partes interesadas, intercambiando conocimientos, experiencias y facilitando su contacto. Promover la existencia de intermediarios más profesionalizados y capaces, encargando a este tipo de organizaciones (con experiencia en la gestión de las asociaciones e intermediación) la dirección y coordinación de las relaciones entre empresas y ONG. 5 Se recomienda a la Comisión Europea apoyar investigaciones sobre VC para conocer los distintos niveles de desarrollo que tiene en los Estados miembros. Utilizar los resultados de la investigación para crear normas mínimas, como un medio para mejorar el desarrollo e impacto del VC.

Medidas propuestas: La puesta en marcha de dichas investigaciones, como antesala de la redacción de normas para la promoción del VC.

6 La medición de los programas de VC es crucial para entender el impacto real y el valor del mismo, así como para poder evaluar cómo están evolucionando los programas, buscando la mejora continua de los mismos. Los métodos existentes deben ser aprovechados y complementados con métodos cualitativos y cuantitativos, estudios de casos, etc., para demostrar los efectos a largo plazo del VC.

Medidas propuestas: Investigar, recomendar y compartir las buenas prácticas de medición del impacto y evaluación, de la forma más accesible posible.

7 Las habilidades y competencias que se obtienen e intercambian a través de programas de VC, generan efectos muy positivos para todos los agentes involucrados. Para el éxito en la economía actual (economía del conocimiento), todas las formas de aprendizaje permanente (formal o no formal), así como todas las habilidades y competencias, son tan importantes como la educación formal y las habilidades profesionales y técnicas. El VC puede proporcionar una forma alternativa de aprendizaje y formación.

Medidas propuestas: Potenciar los programas de VC que fomenten la empleabilidad de los grupos desfavorecidos. Por otro lado, es de suma importancia disponer de sistemas que permitan reconocer qué habilidades y competencias adquieren los empleados a través del VC, determinando qué tipo de acciones de voluntariado potencia cada una de esas habilidades y competencias. Si se genera un mapa que vincule competencias y acciones de voluntariado, puede suponer una herramienta de gran valor para los departamentos de RRHH de las empresas, lo que terminará de impulsar internamente el VC.

8 Explorar y desarrollar maneras de incluir programas de voluntariado en la gestión de las carreras profesionales de personas en periodos de adaptación o tránsito, así como para reforzar los vínculos con antiguos empleados prejubilados o jubilados.

Medidas propuestas: El VC podría ser promovido como una herramienta que mejora la gestión de profesionales en periodos de cambio (del tipo que sea), así como opción para los empleados en los años previos a la jubilación, por su eficacia para reducir la presión de trabajo y promover el envejecimiento activo. Impulsar el VC como una forma de explorar nuevas trayectorias profesionales posibles para trabajadores en riesgo de pérdida de empleo.

9 Permitir incentivos fiscales específicos para las pymes y ONG que desarrollan VC.

Medidas propuestas: Establecer excepciones de IVA para ingresos obtenidos a través de iniciativas de voluntariado, así como otros incentivos dirigidos a pymes y ONG con programas de VC.

10 VC lo definimos como aquel que se hace durante la jornada laboral, de forma general. Apoyar que esta situación se generalice es muy importante, por lo que recomendamos que todas las empresas tengan una política definida de «tiempo libre» para permitir a sus empleados hacer voluntariado durante la jornada laboral.

Medidas propuestas: Compartir buenas prácticas de gestión del voluntariado en la jornada laboral y que la Comisión Europea públicamente apoye estas fórmulas.

Con estas propuestas se espera poder impulsar y mejorar esta forma de relación, tan especial y de tanto potencial, de las empresas con la comunidad.

Por Juan Ángel Poyatos
0