Antena 3 y TVE, las televisiones más responsables

0

El Grupo Antena 3 lidera el ranking de responsabilidad social de las televisiones públicas y privadas elaborado por la Fundación Compromiso Empresarial. Junto al grupo privado, Televisión Española (TVE) y la catalana TV3 son las públicas que más responsabilidad ejercen sobre los contenidos que producen y emiten.

Cerrando el ranking, se posicionan como las televisiones menos responsables del panorama español, Telemadrid y La Sexta, que no aportan información pública sobre sus políticas o códigos ni tienen publicada una memoria anual o de responsabilidad corporativa.

Estas son las conclusiones que desprende el análisis de las páginas web de las 16 televisiones más importantes de España, tanto públicas como privadas: Antena 3, Canal 7, Canal Extremadura, Canal Sur, EITB, IB3, La Sexta, RTVCM, RTPA, RTVE, RTVG, RTVV, Telecinco, Telemadrid, TV3 y TVC.

Tal y como explica el informe Esporas de helechos y elefantes 2012 la verdadera responsabilidad social de las televisiones se encuentra en su manera de crear y emitir contenidos; cuestión que, como ha demostrado Antena 3, no está desligada a la obtención de beneficios. Desde la publicación de la primera edición del informe en 2010, Antena 3 ha dado un salto cualitativo en sus políticas de responsabilidad corporativa en relación con la producción y emisión de contenidos, encontrándose ya a la par que otros grandes grupos internacionales como BSkyB o ITV.

Análisis y resultados

Uno de los primeros requerimientos del informe Esporas de helechos y elefantes 2012 es que las cadenas cuenten con información acerca del tipo de contenidos que emiten, el modelo con el que los producen y el tratamiento que dan a determinados temas “sensibles”. Solo Canal Sur, RTVE y TV3 expresan en su web su posición ante contenidos relacionados con por ejemplo, la violencia, el sexo o el uso del lenguaje soez. A estas cadenas se añaden Antena 3, RTPA y RTVG en su compromiso por respetar la intimidad y el honor de las personas.

Mejores resultados refleja el informe cuando se refiere al tratamiento de contenidos que responden a sensibilidades sociales; nueve de las televisiones analizadas publican una declaración explícita de compromiso en su web. Es el caso, por ejemplo, de TVG, que cuenta con unas recomendaciones para el tratamiento de la información sobre violencia de género y que se adhiere a las normas del Cermi de Galicia (Comité de Representantes de Instituciones de Personas con Discapacidad) para el tratamiento de las informaciones o apariciones de discapacitados en los medios de comunicación.

El área en el que los medios muestran mayor responsabilidad es el referente a los procesos de producción de contenidos informativos. La mayoría de la muestra se compromete con la veracidad, la libertad de expresión (11 medios en ambos casos) y la independencia (10). Aunque, son muchos menos (cuatro, tres y cuatro, respectivamente) los que cuentan con directrices editoriales específicas relacionadas con estas tres premisas básicas del periodismo.

Atención a la infancia

Una televisión que quiera proclamarse socialmente responsable tendrá que tener especial cuidado con la protección a la infancia y la adolescencia. En este sentido, diez de las cadenas analizadas muestra un compromiso explicito sobre la cuestión (67%); sin embargo, las menos recuerdan que ese compromiso escrito debe apoyarse con sistemas internos de control de cumplimiento como los que poseen Antena 3, RTVG y TV3, y en un sistema de etiquetado y control, que solo tienen Antena 3, EITB, RTVE y TV3.

En la misma línea, solo cuatro cadenas, publican los incumplimientos que han incurrido en los derechos de la infancia y la juventud: Antena 3, EITB, RTVE y Telecinco.

Además, los medios, por su relevancia e impacto sobre el comportamiento social, deben llevar a cabo acciones de alfabetización dirigidas a niños, padres y educadores. En este sentido, Antena 3 cuenta con el proyecto Mañana para estudiantes universitarios y realiza visitas a colegios; Canal Sur pone a disposición de los docentes el portal Educaccion.tv, que desarrolla contenidos para la comunidad educativa, y RTVV dispone de un catálogo de contenidos educativos.

Las cadenas de televisión, además de tener responsabilidad sobre los contenidos que producen, también la ejercen sobre la publicidad que emiten. Así, menos de la mitad de las cadenas analizadas publica su compromiso con los códigos de regulación y autorregulación de la publicidad: Antena 3, Canal Sur, EITB, RTVV, Telecinco y TV3.

Comunicación y transparencia

El informe Esporas de helechos y elefantes 2012 recuerda que todas las cadenas deben contar con canales de comunicación bidireccionales con sus stakeholders para mantener una relación transparente, pero solo seis disponen de ello. Además, solo Antena 3, RTVE, Telecinco y TV3 publican las quejas y demandas recibidas. Como ejemplo de responsabilidad, RTVE incluye en su web un site específico de la defensora de la audiencia y emite el programa RTVE Responde una vez al mes en La 2, para resolver las dudas de la audiencia.

Pero sin duda, el área más crítica para las cadenas de televisión es la de “Gobierno y Transparencia”. En este sentido se pide a las televisiones que hagan públicas las herramientas y mecanismos que utilizan para asegurar su comportamiento según estándares de RC. Estas herramientas incluyen aspectos organizativos, como órganos de gobierno y control, así como códigos y estándares de conducta que guíen el comportamiento de los profesionales de la compañía. En esta categoría, Antena 3 se posiciona como la más responsable seguida de Telecinco.

Tan solo la primera, Antena 3, cuenta con un código ético que afecta a las productoras con las que trabajan.

Cabe destacar que tan solo RTVE realiza encuestas para comprobar el grado de agrado de la audiencia con las expectativas creadas, cuestión importante cuando la mayoría de las televisiones cita en su misión la necesidad de satisfacer la demanda de la audiencia.

Espectadores ¿responsables?

No corren buenos tiempos para nadie, pero el mundo de la comunicación se ha visto fuertemente afectado por una crisis económica que ha derivado en una aplastante caída publicitaria.

En su curso ha arrastrado a multitud de medios cuya viabilidad era insostenible dejando a miles de periodistas en paro. La profesión periodística ha sido la segunda más afectada, tras la construcción, por una crisis que se ha cobrado ya más de 6.000 puestos de trabajo y ha visto como más de 50 medios han cerrado sus puertas, según datos de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).

Con este panorama es más fácil pensar que, como dijo Paolo Vasile, consejero delegado de Mediaset España (Telecinco, Cuatro), “la medida de la ética la da la audiencia” y no reparar en hacer una televisión responsable; posiciones que, por otra parte, no son opuestas.

Tal y como explica el informe Esporas de helechos y elefantes 2012 la verdadera responsabilidad social de las televisiones se encuentra en su manera de crear y emitir contenidos; cuestión que, como ha demostrado Antena 3, no está desligada a la obtención de beneficios.

Desde la publicación de la primera edición del informe en 2010, Antena 3 ha dado un salto cualitativo en sus políticas de responsabilidad corporativa en relación con la producción y emisión de contenidos, encontrándose ya a la par que otros grandes grupos internacionales como BSkyB o ITV. Además, la cadena principal del Grupo Planeta ha logrado desbancar del pódium de audiencias a La 1 y tras cuatro años de lucha por subir de la tercera a la segunda posición lo ha logrado.

El éxito de programas “blancos” y familiares como Tu cara me suena, El número 1, La ruleta de la suerte, Atrapa un millón, Ahora caigo o El hormiguero unido a los recortes presupuestarios de la pública y, en consecuencia, la falta de producción propia otorgaron en junio la medalla de plata a Antena 3 por primera vez desde 2009. Antena 3, con su cambio de estrategia en términos de responsabilidad social ha logrado plantar cara a programas de la talla de Sálvame deluxe, conducido por el presentador más mediático del momento, Jorge Javier Vázquez.

Pese a que La 1 haya caído al tercer puesto tras la cancelación de la mayoría de sus contenidos de producción propia, según los datos desprendidos por Barlovento Comunicación, desde agosto de 2009, la pública ha liderado durante 25 meses, mientras que la cadena de Mediaset Telecinco ha dominado en ocho ocasiones, además de registrar un empate técnico el pasado mes de abril. A falta de poder confirmar que los datos de audiencia estén directamente relacionados con el grado de responsabilidad de las televisiones, indiscutible es que la pública más responsable atendiendo al ranking elaborado por Fundación Compromiso Empresarial con 21 puntos ha liderado desde 2009, 17 meses más que Telecinco, que suma 12 puntos en la clasificación de responsabilidad social.

Informes como Esporas de helechos y elefantes ayudan a impulsar la responsabilidad de las televisiones, pero ¿qué peso tienen los espectadores en el impulso de esta?

Antena 3 y La Sexta, prometidos y ¿comprometidos?

Por Begoña Morales. En los últimos dos años Antena 3 ha llevado a cabo una evolución de su modelo guiada por criterios de responsabilidad corporativa. La visión de la compañía ha pasado de estar muy ligada al beneficio para el anunciante: “Ser un grupo de comunicación multimedia de referencia en el mercado con la capacidad social de anticiparse a los gustos de la audiencia para mantener un gran atractivo para los anunciantes” (Declaración de Visión Antena 3. Informe anual 2009), a estarlo a su contribución social: “Ser el grupo de comunicación multimedia de referencia con una contribución valiosa y positiva en la sociedad en la que operamos” (Declaración de Visión Antena 3. Informe anual 2011).

Además, en su definición de valores han incluido uno nuevo: Calidad. Y lo han definido de la siguiente forma: “Trabajamos en la mejora continua de nuestras actividades, desarrollando productos excelentes en su forma y contenido, orientados a las necesidades y expectativas de nuestras audiencias”. Y no se ha quedado solo en bonitas palabras sino que ha trasladado estas declaraciones a los diferentes procesos que gestiona la cadena. El principal de ellos: “la programación”. Antena 3 en 2011 ha eliminado de su programación los programas del corazón, para sustituirlos por series y concursos; en general dirigidos a todos los públicos.

Por otra parte, han desarrollado una serie de políticas y códigos de conducta que actúan de guía para los diferentes profesionales de la cadena. Esta línea de actuación ha sido aplaudida tanto por la audiencia como por los empleados de la compañía, que se sienten más cómodos trabajando en una cadena que tiene en cuenta su impacto social que en una dirigida solo por motivaciones económicas.

A finales de 2011 el Grupo Antena 3 suscribió el acuerdo de absorción de La Sexta. Hasta la fecha no se ha llevado a cabo ninguna acción de integración organizativa, de políticas o modelos ni se sabe con certeza si finalmente se producirá dicha fusión. Si Antena 3 reporta en el futuro su actividad como grupo, debería extender su actual visión, políticas y códigos a La Sexta. No tendría sentido que el grupo definiera una visión para algunas de sus cadenas y la contraria o ninguna para una en particular.

Pero La Sexta es una compañía muy diferente, con una línea ideológica, una programación y unos modelos de funcionamiento muy alejados de la actual visión de Antena 3. A juzgar tanto por la programación, con programas conflictivos, como La sexta columna; como por su información pública, que aporta pocos datos sobre su modo de entender y hacer el negocio de la televisión; el reto que tiene el Grupo Antena 3 es complicado, pero seguro que puede encontrar una fórmula con la que satisfacer a su nuevo comprometido público.

Descargue aquí el informe íntegro.

Por Esther Barrio
0
Comentarios
  1. Jorge JUNYENT

    Muy interesante documento, deberían tomar esta guía los medios Argentinos, donde el vacío de compromiso editorial se ha adueñado de la comunicación en medio de esta Borrachera de la Democracia.