Certificado Discert, más que necesario para la integración laboral de las personas con discapacidad

1

Es un secreto a voces que, prácticamente, ninguna empresa cumple con la LISMI (Ley de Integración Social de Minusválidos) vigente desde el 7 de abril de 1982. Según Discapanet (informe 2009) el 84% de las empresas españolas incumple la legislación actual y un 90% de las entidades públicas o de participación pública.

De forma resumida, esa ley obliga a las empresas tanto privadas como públicas a reservar un 2% de los puestos de trabajo a personas con alguna discapacidad. Es obligatorio para empresas de más de 50 personas. Actualmente existen cláusulas de cumplimiento de esta ley para poder participar en la contratación pública y para la obtención de ayudas y subvenciones (no otorga puntuación alguna, simplemente descalifica a quien no la cumple). Sin embargo, ante la incapacidad de poder verificarlo se admite un certificado por parte de la empresa conforme cumple, sin solicitar documentación ni pruebas documentales al respecto (generalmente por falta de tiempo y recursos).

Esto se debe a que no se trata simplemente de disponer del 2% de personal discapacitado en plantilla, sino que pueden existir medidas alternativas (RD 364/2005), cuya verificación es algo más laboriosa para la Administración.

Entre las medidas alternativas se cuentan: contratar productos o servicios a centros especiales de empleo, realizar donativos o patrocinios en temas relacionados con la discapacidad y, por último, establecer enclaves laborales en la propia empresa. Para adherirse a estas medidas es necesaria la obtención previa de un Certificado de Excepcionalidad que se otorga a partir del cumplimiento de ciertos requisitos administrativos.

El certificado Discert viene precisamente a cubrir esa necesidad, acreditando que las empresas cumplen con esas exigencias de la ley. La compañía Discert tiene tres categorías de certificado: bronce (cumplimiento de la ley), plata (compromiso más allá de la ley) y oro (mayor compromiso social). Hasta la fecha hay casi 50 empresas certificadas que representan 98.700 empleados, de los cuales 3.282 tienen discapacidad (3,3%). Entre las empresas certificadas se encuentran Acciona, Novartis, Grupo Eulen, Esade o la Junta de Andalucía, además de un buen grupo de Pymes.

1
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Fernando garcia

    ENHORABUENA por esta iniciativa. Como discapacitado puedo decir que muchas grandes empresas no tienen ningun tipo de sensibilidad, pero muchas empresas medianas y pequeñas se lo creen de verdad. Me gusta que no solo se pongan multas (bueno la verdad es que no creo que se pongan muchas) y que se reconozca a las empresas que lo trabajan y se lo creen.
    Enhorabuena a las empresas y a los responsables de que esto se mueva de una vez.