Tengo hogar: Viviendas contra la exclusión social

CE19 febrero 2014
57

“Nos parece tan increíble que existan personas que teniendo su propia vida decidan ayudar a los demás, que alguien en un momento difícil te tienda la mano sin buscar nada a cambio… Estamos tan agradecidos por la oportunidad que se nos ha dado de volver a empezar, que sólo tenemos ganas de esforzarnos para dar lo mejor de nosotros mismos».

Con estas emocionadas palabras, Jazmín comienza a contar su historia. Una experiencia muy parecida a la que atraviesan cientos de personas en estos momentos en España debido a la crisis económica y que deja sin vivienda a muchas familias.

Aunque su caso no es grave, ya que su familia no está desestructurada y ella continúa manteniendo su trabajo, llegó un día en que no podían hacer frente al alquiler y tuvieron que buscar alternativas.

“La cosa se fue complicando poco a poco. Mi marido Héctor perdió su puesto de trabajo, y tras el paro, empezó a cobrar una prestación de 380 euros, que no nos permitía casi vivir, ya que mi sueldo entero se iba prácticamente para el alquiler del piso y teníamos además que pagar los colegios, la ropa, la comida de los niños, etc. Todos los meses acabábamos sin poder pagar todo lo que teníamos pendiente”, comenta Jazmín.

La situación de esta familia se fue agravando económicamente hasta que esta madre de familia decidió ponerse en contacto con los servicios sociales del Ayuntamiento de Madrid. “Tuve suerte, desde el primer momento me ayudaron, y fui oportuna porque me dijeron que justo se estaba creando un nuevo proyecto que se llamaba Tengo Hogar y que mi perfil encajaba bien con lo que ellos buscaban. Fue cuestión de meses el que me llamaran, vinieran a casa a conocer nuestra situación y nos ofrecieran una vivienda donde poder quedarnos”, explica Jazmín.

Jazmín y su familia pudieron acceder a una de las tres primeras viviendas que puso en marcha el proyecto Tengo Hogar.

“De repente alguien te tiende una mano y apareces en un piso arreglado, precioso, con los muebles puestos, los electrodomésticos que gente desconocida y voluntaria ha querido regalarte, no puedes más que dar las gracias por la suerte que has tenido”, se emociona Jazmín.

La actitud de generosidad y de agradecimiento de esta familia está siendo asombrosa. Han recuperado la ilusión, tienen ganas de cambiar su situación y luchan por ello, agradecen de verdad esta oportunidad.

“Lo único de lo que tenemos ganas es de esforzarnos para no defraudar a aquellos que nos han dado una oportunidad. Queremos encontrar trabajo cuanto antes, mejorar nuestras condiciones, devolverles algo de todo lo que han hecho por nosotros”.

“Hemos pasado de la angustia a la felicidad, y eso no se paga con nada. Sólo con nuestro esfuerzo y la garantía de que haremos todo lo que esté en nuestra mano. Cuidaremos este piso para que la siguiente familia que lo reciba lo encuentre tal cual nos lo entregaron. Solo que cada esquina de él estará cargado de ilusiones, sonrisas y esperanza”, concluye Jazmín.

Tengo Hogar, ahora fundación

Recientemente se constituyó en Madrid la Fundación Tengo Hogar, una iniciativa solidaria que lleva en marcha desde enero de 2013 y cuya finalidad es proporcionar diferentes recursos, en especial viviendas, a familias que por la crisis se han visto obligadas a abandonar las suyas.

TengoHogar“Nuestro objetivo es la prevención. Queremos evitar que personas con un perfil completamente normal pero que se han visto sacudidas por un fuerte revés económico, caigan en la exclusión social,” explicó Jorge Martínez Ramallo, uno de los artífices del proyecto.

“Son muchas las que por una situación de adversidad y tras perder su empleo y en consecuencia su casa, ven amenazadas su red social, la estructura familiar, sus ingresos secundarios, la búsqueda de empleo… y esta es nuestra manera de darles ese tiempo y el respiro que necesitan para que puedan recomponer todo lo que han perdido”, continúa.

El funcionamiento de la fundación es sencillo. Los servicios sociales del ayuntamiento de Madrid le derivan a las familias que mejor se adaptan a su perfil, y es en ese momento cuando se les asigna una vivienda temporal que podrán utilizar entre uno y dos años a un coste muy reducido.

“Las personas que acceden al proyecto siguen teniendo los ingresos suficientes como para poder hacerse cargo de los gastos de los suministros de la vivienda y pagar un alquiler que nunca supera los 160 euros. Este precio reducido que ofrecemos es posible gracias a nuestra adhesión al programa de vivienda solidaria que desarrollan el Ayuntamiento de Madrid y la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) a través de un convenio”, explica Martínez Ramallo.

Pero no es la única ayuda con la que cuentan las familias que entran a formar parte del proyecto. A partir del momento en el que entran en el programa, reciben además de vivienda, apoyo en todo lo que necesitan: acompañamiento con trabajadores sociales, alimentos si lo requieren, búsqueda de empleo, reestructuración familiar, etc.

57
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. MARI CARMEN

    Me pongo en conctacto con ustedes para pedir ayuda soy madre de dos hijos de 23 y 19 por esta crisis hace dos años me echaron de la casa y por no tener ingresos me meti de okupa y en cualquier momento nos echan el unico que entra en casa es alguna chapuza que le sale al chico perdonar por molestarles la unica forma de contactar conmigo es por telefono gracias

  2. Elizabeth Fernández Bohorquez

    Bueno agradeciendo de antemano la atención prestada ya que mi situación familiar es muy crítica mi marido y yo estamos sin empleo sin contar con ningún tipo de ayuda económica y la verdad no sabemos que hacer tenemos una niña de 15 meses de nacida espero pueda contar con vuestra ayuda con la búsqueda de empleo. Muchas gracias