El Fondo Soberano de Noruega pone nota al IBEX 35

1

El Fondo Soberano de Noruega es una institución poco conocida fuera del campo de los especialistas. En general, los fondos soberanos despiertan cierto recelo debido a la cuantía de sus inversiones y la opacidad de muchos de ellos. No es el caso del fondo noruego, denominado Goverment Pension Fund.

El Government Pension Fund es un fondo constituido por el excedente producido por los ingresos derivados del petróleo de Noruega. Está gestionado por el Norges Bank Investment Management (NBIM), parte del Banco Central de Noruega, dependiente del Ministerio de Finanzas.

Es el mayor fondo de pensiones en Europa y el cuarto más grande en el mundo. Su valor total es de 590 mil millones de euros y sus inversiones equivalen al 1,05 por ciento de los mercados bursátiles mundiales. El fondo sostiene el 2,15 por ciento de las reservas europeas, es decir que es el más grande propietario de valores en Europa.

Pero más allá de su peso y rentabilidades, el fondo gestionado por el NBIM es conocido por sus criterios de exclusión de determinados valores, su exigencia de altos estándares en las prácticas de buen gobierno y su defensa de determinados temas sociales y medioambientales.

El NBIM tiene una política de inversión responsable que se basa en seis grandes pilares:

1. Igualdad de trato a los accionistas. Como accionista minoritario, el fondo ha comprobado cómo las empresas tienden a ignorar a los pequeños accionistas. NBIM defiende el principio de una acción un voto y son contrarios a cualquier medida que limite la transacción de acciones o la oferta de compra de la empresas sino defiende la igualdad de trato de todos los accionistas.

2. El papel del consejo de administración y la rendición de cuentas a los accionistas. Para NBIM el consejo de administración es el representante legal de los accionistas y como tal debe rendir cuentas de su actividad a los mismos. Los accionistas deben ser capaces de proponer, elegir y cesar a los administradores en las juntas de accionistas, así como cuestionar sus decisiones y realizar propuestas.

El consejo no debe imponer limitaciones a la asistencia y derecho de voto de los accionistas. Asimismo, el consejo debe hacer público a los accionistas las capacidades y experiencia de los candidatos a ocupar puestos en el consejo.

La principal función del consejo es supervisar a la empresa, formular la estrategia, identificar y controlar los riesgos y asegurar un sistema de información y control interno. Los miembros de los consejos deben ser competentes, dedicar tiempo suficiente a las tareas de gobierno y mantener su independencia de la dirección. El presidente del consejo de administración no debe ser ejecutivo de la empresa ni tener intereses que puedan entrar en conflicto con la compañía.

3. Mercados eficientes. Un mercado eficiente debe impulsar la liquidez, proporcionar a todos los participantes igual acceso a la información, proteger contra los abusos de poder e impulsar la confianza.

4. Protección de los derechos de la infancia. NBIM exige que las compañías examinen sus operaciones y toda la cadena de valor de sus actividades para evitar cualquier forma de explotación infantil e incorporen las recomendaciones de la OIT en esta área.

5. Gestión del riesgo del cambio climático. NBIM espera que las empresas aborden los temas relacionados con el cambio climático en sus políticas de control de riegos, en su estrategia y planificación y en sus prácticas de reporting.

6. Gestión de los recursos hídricos. Hay un conjunto de industrias que requieren una gestión eficiente de los recursos hídricos por estar especialmente expuestas al riesgo de hacer un mal uso de este recurso. Estas industrias son las siguientes: agricultura, papel, farmacéutica, minería, distribuidora de agua y eléctricas.

NBIM espera de estas empresas una política y estrategia clara para prevenir los riesgos de una mala gestión del agua. A lo largo del año NBIM mantiene reuniones con los directivos y responsables de las empresas para transmitirles sus criterios y ejerce el derecho de voto en las juntas de accionistas para defender sus principios. Durante el año 2013 los responsables del NBIM mantuvieron más de 2.300 reuniones con directivos de empresas y votaron en 9.500 reuniones de accionistas.

El Fondo de Noruega está presente en todas las empresas del IBEX 35 con una inversión en cada una de ellas que suele estar entre el 0,5 y el 1%. No es un accionista significativo en el capital de las empresas, pero el sentido de sus votaciones se siguen con atención por ser un inversor institucional referente en temas de gobierno corporativo.

Por otra parte, es de los pocos inversores institucionales que hacen públicas sus votaciones en la web. En la Tabla 1 se pueden consultar el sentido de las votaciones de NBIM en las últimas juntas de accionistas de las empresas del IBEX 35 en cuatro temas importantes.

Como se puede comprobar, un gran porcentaje de las empresas del IBEX 35 obtuvieron un voto negativo o no favorable en tres grandes capítulos que afectan a la propuesta de consejeros, propuesta de remuneraciones y propuestas de dilución del capital.

Fondo-Soberano-de-Noruega (1)

Por Javier Martín Cavanna
@jmcavanna

bannerpdf52

1
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.