Red Natura 2000: Gran riqueza pero pobre protección

El 27% del territorio en España está protegido bajo la Red Natura 2000. En Europa esta superficie sólo alcanza el 18% de media, por lo que proporcionalmente este país es el que mayor superficie aporta y con mayor valor ecológico a nivel europeo: exactamente más de 2.000 espacios.

“Poseemos un gran patrimonio, lleno de oportunidades que tenemos que preservar; y también aprovechar los múltiples beneficios que nos ofrece”, señala a Compromiso Empresarial Gema Rodríguez, responsable del Programa de Especies de WWF.

Para Rodríguez, sin embargo, este elevado número de espacios de alto valor ecológico no se corresponde con el bajo nivel de protección que existe. En 2012 sólo un 11% de estos espacios contaba con un plan de gestión aprobado, algo “fundamental para planificar su protección y los medios y recursos para poner en marcha las medidas necesarias”.

Y un reto por abordar es el que más destaca entre todos: salvar la falta de conocimiento, el primer paso; pero también su escaso nivel de gestión y la falta de financiación que se destina a su conservación.

En realidad, una de las principales barreras, según WWF, “es la falta de una verdadera apuesta política por la conservación de estos espacios y el reconocimiento de que los beneficios obtenidos por los servicios ambientales que nos aportarán supera con creces los costes”.

También las barreras sociales son un freno al desarrollo de estos espacios: el desconocimiento y la falta de información sobre esta Red hace que muchas personas puedan verla como un freno o una limitación. “Y la realidad es que la Red Natura es una red de espacios concebida para ser compatible con los usos y actividades económicas tradicionales y la conservación del territorio”.

“No existe un adecuado conocimiento sobre la importancia y valor de conservar estos espacios en España”, insiste Gema Rodríguez, que recalca que “de hecho, y a pesar de que más del 80% de la población española vive cerca de uno de estos espacios, tan sólo el 3% sabe qué es y cómo puede aprovechar sus beneficios y ayudar en su conservación”.

¿Y qué servicios ambientales reciben los ciudadanos europeos de estos espacios?: Servicios vitales como el almacenamiento de carbono, el mantenimiento de la calidad del agua o la protección frente a inundaciones y sequías. Unos servicios valorados, según datos de la Comisión Europea (CE) en entre 200.000 y 300.000 millones de euros al año.

Un paso importante para comenzar a salvar algunas de estas barreras sería la implicación del sector empresarial, por ejemplo dentro de sus políticas de responsabilidad social corporativa, o mediante el fomento de prácticas y productos más respetuosos con el medio ambiente.

“Y es que, el propio modelo de la Red Natura 2000 promueve que la conservación de la naturaleza vaya de la mano con los beneficios para los ciudadanos y para la economía en general”, apunta Gema Rodríguez, por lo que, “lejos de ser un obstáculo para el desarrollo socioeconómico de los lugares, la Red Natura 2000 ofrece nuevas oportunidades para el fomento de actividades productivas tradicionales, actividades recreativas y turismo”.

Por Laura Martín
@LauramArribas
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.